superliga masculina de voleibol
"Un factor secundario" ser titular o suplente

Parres y su maestría en medir los tiempos

El veterano central de Unicaja Almería avisa de que nadie en el equipo se va a desconectar hasta después del partido frente a Textil y que se estará muy bien preparados para una segunda vuelta más difícil aun


| noticias

Los partidos los gana Unicaja Almería, los jugadores y los técnicos, y cuando se juega en casa, la afición. Es un conjunto que jamás olvida un hombre de dilatada y muy brillante carrera llamado Manuel Parres. El central comenzó en el siete titular y ahora acumula dos partidos sin minutos, tras salir no de inicio en Barcelona. No importa lo más mínimo, porque el trabajo se hace en el día a día, y no solo el fin de semana cuando se disputa la jornada: «Son varias las jornadas sin salir desde el principio, pero eso es un factor secundario para mí; todos queremos jugar, todos queremos salir de inicio, pero el míster piensa que hay compañeros que a lo mejor están haciendo entrenamientos más buenos y decide, y no pasa nada».

Lo mismo que fue elegido durante más de la mitad de la primera vuelta y ahora le está tocando menos protagonismo el día del partido, eso es algo que puede volver a tornarse en cualquier momento: «Yo voy a estar ahí para que cuando alguno de los compañeros baje el pistón, salir y hacerlo igual de bien o si puede ser, mejor, y contribuir a un resultado positivo del equipo». Es más, «todo esto dice mucho de la competitividad del equipo, que ha crecido, y ya lo he dicho otras veces: cualquiera de los que estamos fuera podemos quitarle el puesto a los están dentro o entrar en pista en un set concreto». Parres es «consciente» de que hay mucha rivalidad en su puesto de central: «Lo que toca hacer es trabajar y esperar esa oportunidad».

Eso sí, y como protagonista del triplete de hace tres temporadas, se pueden tirar puentes de unión, siempre en su justa medida: «Son situaciones diferentes y no se puede llegar a comparar de igual manera una temporada con otra, pero sí que es verdad que respecto a las dos anteriores, sin decir que tengamos mejor equipo ni nada de eso, las sensaciones son que el grupo está más compenetrado y además el trabajo que se hace día a día es muy bueno, y eso hace crecer al equipo». Así, comparando, «tengo sensaciones de un bloque más sólido, parecido a lo que pasó con el triplete, de hacer entrenamientos muy buenos de seis para seis, con todos partiéndose el alma para poder jugar y dándonos muy duro».

Tanto en aquel momento como en este, «los entrenamientos y los seis para seis eran y son del nivel de un Unicaja – Teruel, o de cualquier otro partido de la SVM, que no quiero menospreciar a ningún equipo». Por eso, hay que conservarlo hasta el final y ni mucho menos «desconectarse ahora». El central garantiza que a frente a Textil se hará el último esfuerzo: «Queda todavía un partido para el mini parón de Navidad, queda nada, y tenemos que mantener la concentración un poquito más para coger esos ansiados días de descanso; en ellos sí desconectar totalmente, estar con la familia más tiempo y así seguir manteniendo el nivel que estamos teniendo en los entrenamientos para acabar el año con un buen sabor de boca».

Pero no será nada fácil, como siempre en Cabezón de la Sal, máxime con la Copa de por medio: «Me espero un partido muy complicado porque es un equipo que los últimos años está haciendo un buen trabajo, la permanencia siempre la consigue de modo holgado y es de los más difíciles a los que hay que visitar; sabemos que es un pabellón frío, con mucha gente que lo llena y que va a apoyarles y que se juega tras un desplazamiento muy largo en el autobús, son muchas horas, y todo eso multiplica la dificulta, así que nosotros tenemos en cuanta esas cosas y vamos a estar concentrados para acabar el año lo mejor posible, no relajarnos, hacer un buen partido y sacarlo adelante, sin llevarnos ningún susto».

Eso de ser ‘campeón’ de invierno y acabar la primera vuelta invictos no es escasa motivación para los ahorradores, que quieren más: «Se está haciendo buen juego pese a que no llegamos a completar un buen partido completo al cien por cien, con el sostén de esa regularidad durante todo el tiempo; siempre tenemos algún pequeño bajón en algún set, y por eso queremos acabar el año con un buen sabor de boca y con ese plus de motivación de seguir imbatidos para con toda la mejor sensación posible la vuelta de Navidad». Así, ahora toca «centrarnos en el partido que nos queda y después tiempo habrá de desconectar, y más tiempo para que pensemos en la segunda vuelta de desplazamientos complicados», aclara.

Será ante rivales directos y comenzando en Teruel: «Haciendo muchas cábalas es posible que independiente de lo que hagamos en Santander nos juguemos liderato allí, pero sabemos que no podemos tropezar en Santander y vamos mentalizados, con una relación magnífica entre todos nosotros fuera de la pista una vez que se acaban los entrenamientos y los partidos, totalmente sana la rivalidad, que es alta, por la competencia con hacerse un puesto entre todos los jugadores de la plantilla de este año». Parres reconoce que «sucede en todas las posiciones» e insiste en que sin dudarlo «eso hace crecer al equipo», lo que unido a tener la relación «súper sana» que se tiene, será la base de los éxitos que se piden al nuevo año 2019.