superliga masculina de voleibol manolo berenguel y victor viciana
Tres décadas

Los ‘viejos conocidos’ se retan una vez más

Manolo Berenguel y Víctor Viciana reúnen entre ambos decenas de enfrentamientos con Soria y presentan el partido de este sábado con los argumentos suficientes para que sea el clásico del vóley español


| noticias

Significativo es el brillo de los ojos de Manolo Berenguel, si bien su media sonrisa le delata también como ‘ilusionado’ ante una cita de muchísimo gusto: “Son muy buenos recuerdos, son muchísimos años compitiendo; la época buena de Soria yo tuve la suerte de vivirla y tiene una de las aficiones a las que sitúo junto a la de Almería, cuando digo que se ha vuelto selecta porque lleva 31 años de vóley; este tipo de enfrentamientos tienen su aliciente, ahora en épocas diferentes porque yo contra Sevillano me he enfrentado como jugador y ahora tengo la suerte de poder medirme a él como entrenador”. Elogios al técnico soriano: “Como jugador, no hay nada que decir, lo ha hecho todo, es un pedazo de jugador y es lo que transmite al equipo, siendo un grupo que compite y que entiende muy bien el vóley”.

En el análisis del rival, va por delante que “juega muy bien y como te descuides, y ya lo demostraron en la primera vuelta, en la que hubo que luchar muchísimo, te complican”, lo que se mantendrá esta jornada: “Este fin de semana, con esa idea, y si nosotros aflojamos un poco, pues saben que nos pueden ganar”. Regresa a casa Ignacio Sánchez, “debutó contra Unicaja en aquel partido y sin estar rodado ya se notó”, un hombre que a Berenguel le encanta: “Es un colocador creativo que arriesga un poco más, que apenas se encuentre un camino por dónde tirar y hacer daño lo va a explotar al máximo, es de Almería y siempre lo vamos a considerar de este club, pero tened por seguro que ahora mismo va con Soria y que hará todo lo posible para llevarse la victoria”.

A la cita se llega después de una derrota que al preparador nijareño no gustó nada de nada: “El partido era difícil de preparar al cien por cien por la resaca de la Copa y era un sitio en el que se podía perder perfectamente; no comparto cómo pasó, las formas, porque se podía haber dado un poco más, y esa es la parte negativa, pero hay que seguir aprendiendo de los errores y espero que así haya sido; cierto es que cuando hemos perdido teníamos una prueba de fuego al fin de semana, y el equipo ha reaccionado a la perfección, ahora nos han dado toque de atención, y sabemos que tenemos que jugar al 100% para ganarle a cualquier rival, pero la prueba de fuego en las próximas jornadas somos nosotros mismos, nuestro nivel de juego, tratar de que hasta el fin de fase regular cada partido sea una final con el fin de que el equipo vaya evolucionando y creciendo dentro del campo”.

A su juicio, “no es que hubiera presión por la sequía de títulos ni en el club ni en la plantilla”, sino “más ilusión”, y al final “esa ilusión ha podido con todo”. Berenguel lo tiene claro: “Este club ha demostrado, demuestra y demostrará que va a seguir ganando títulos, pero hay que tener paciencia; yo como entrenador quiero ganar desde el minuto uno, pero hay que ir con calma por mucho que sea una campaña ilusionante con mucha gente de Almería, porque si no se hubiese ganado nada, posiblemente en el proyecto se seguiría creyendo y se le daría continuidad”. La clave es la ‘regularidad’: “Correcto, totalmente de acuerdo, la asignatura pendiente que tenemos y lo que le va a dar solidez al equipo, es un reto más, de retomar el buen juego durante mayor tiempo y ser un equipo sólido, que hay tiempo”.

Además, hay confianza por los resultados: “Ya tenemos una Copa del Rey, y ello indica que tenemos opciones, todas, de ganar la liga; vamos a pelearla hasta el final y con respecto a la próxima temporada vamos a conseguir que este equipo se identifique con un grupo de jugadores y que se haga sólido, en comparación a otra época en la que el grupo se identificaba por un ‘mínimo aceptable’ con el que al menos competía y jugaba; queremos ese ‘mínimo aceptable’ con el que, aun así, plantemos cara a cualquier rival, o sea, el saber estar dentro del campo”. La Copa será presentada este sábado, y Berenguel espera ambientazo: “El espectáculo va a estar servido, mostraremos el título, que no ha sido nada fácil conseguirlo, y nos estamos dando cuenta de que la liga se está poniendo muy atractiva y es bueno para el vóley nacional; necesitamos a nuestro público y la motivación que nos da”.

Víctor Viciana, uno de los históricos jugadores de la Superliga, también ha dado un ‘paseo’ por la memoria de los partidos ante Soria: “He jugado muchas veces y siempre son partidos interesantes y bonitos allí y aquí, tanto su público como el nuestro entiende de vóley, no es común que la gente entienda tanto, y además yo tengo muchos amigos y es atractivo jugar contra ellos”. Soria, para el colocador, “es un equipo muy completo, que siempre suele jugar en el mismo nivel y espera que su rival flojee para apretarle las tuercas, así que no puedes bajar los brazos, con jugadores súper expertos como Sevillano o Ignacio, jugadores físicos como Hister… equipo completo y muy ‘jugón’”.

Al almeriense no lo duda: “Ganar la Superliga siempre es el mayor premio que hay junto a la Copa, y cuando es apretada, cosa que por desgracia pasa pocos años y se acaba con una pelea de dos, siempre motiva más, porque realmente semifinal y final se compondrán de partidos muy duros; llegar en puestos altos va a ser difícil, pero siempre digo que el vóley se gana en los últimos partidos, en los play off, y realmente durante la fase regular se pueden tener altibajos como los que estamos teniendo porque somos un equipo que compite muy bien, que jugador por jugador es muy competitivo y lo demostramos en la Copa, y cuando lleguen los momentos importantes es cuando realmente sacaremos la rabia y lo que tenemos dentro; no me preocupan los demás partidos, en los que se trata de buscar el nivel pero no es preocupante que perdamos ni que tengamos un vahído, como el sábado”.

Sin duda, se trata de todo un aviso a navegantes de un hombre experimentado al que sí le va la apuesta por el ‘doblete’: “Antes de jugar la Copa poca gente apostó por nosotros, pero hemos demostrado que cuando es necesario el equipo compite y lo da todo”. En ello, como en su vuelta al más alto nivel, hay un gran esfuerzo: “Mucho trabajo tiene detrás, mucha paciencia tanto mía como del cuerpo técnico y de los compañeros, debuté con Palma pero por motivos técnicos fue contra Soria, y me siento mucho mejor que en aquel momento, así que espero demostrarlo este sábado”. Se disfruta “mucho” jugando en este Unicaja: “Cuando se creó y se decía nombre a nombre yo simplemente pensaba en ‘carácter’, me encantan los equipos con carácter, yo lo tengo y me gusta rodearme de gente igual, y sí que cualquiera se e contagiado y se compite al 120%, lo que hace que se juegue muy bien”.

No hay mucho más secreto que “lo que se habla día a día, cada entrenamiento es una pelea entre 13 jugadores, cada sesión de pesas tiene que ser como la última, es la única manera de mejorar y de tener el nivel de la final de Copa; es un equipo de trabajo, trabajo y trabajo, no hay ninguna súper estrella, sino que la estrella es el equipo, y en él tenemos que estar todos al cien por cien”. Por último, reconoce que “no sabía cómo iba a estar realmente porque era una lesión grave, con una recuperación larga, pero volver al equipo de toda tu vida y conseguir un título que hacía tanto que no se lograba, en parte porque lo conseguía yo en otro sitio, da muchísima alegría: ofrecer un título a tu gente, a tu ciudad, es mucho mejor que ofrecerlo en otro sitio, y esperemos que siga así”.