superliga masculina de voleibol
Otro toque de atención

Entre el éxtasis y el despertar, Fran Ruiz apunta a doblete

El receptor da un "sí o sí" a levantar la Superliga tras haber sido clave en la undécima Copa del Rey de Unicaja Almería y haber dado la talla en la clara derrota del equipo ahorrador en casa de Urbia Vóley Palma


| noticias

Él no puede evitarlo, porque lo genera su propia naturaleza, pero es una bendición esa luz que irradia y que ilumina todo a su alrededor cuando el que aparece es el genuino Fran Ruiz. En la fila de Melilla antes de saltar a la disputa del tie-brek eso justo fue lo que lo envolvió, una aureola, y el final ya se sabe cómo fue. Este gran jugador, que puede presumir de ampliar allá por donde pasa sus legiones de gente que lo adora, se siente bien, se nota en ‘efervescencia’, y lo reparte entre todos: “Estoy muy contento por esa parte, porque no es que no me encontrara cómodo en el equipo antes, pero es verdad que no terminaba de romper, a lo mejor porque jugaba menos, pero tanto yo como todo el equipo ha mostrado en Copa la versión de jugadores que somos, y a partir de ahora, que viene lo mejor, es cuando todos vamos a estar al 200%”.

Es cierto que esa expresión llega con una derrota que se ha colado de por medio, que no minimiza: “En nuestro deporte, el equipo que comente menos errores es el que gana, y nosotros es cierto que el sábado en Palma cometimos muchos; a la hora de la verdad así no podemos jugar contra un equipo como Urbia, y no hubo opción”. Sin excusas, cabe analizar que “después de un subidón tan grande como es ganar la Copa del Rey, que es uno de los títulos más importantes, es cierto que siempre cuesta retomar, además de que físicamente puede que el cuerpo se vaya abajo y también puede pasar un poco de factura, pero tampoco creo que fuese la clave”. Pese a todo, fue de los que mejores números arrojó entre los ahorradores.

Pero es lo suficientemente inteligente para, de nuevo, sacar la lección adelante y repasarla con avidez: “Nos viene bien a la hora de que el equipo, una vez más, se tiene que dar cuenta de que nadie nos va regalar nada, que todo el mundo quiere estar en play off, todo el mundo quiere ganar la liga, por lo que es otro toque de atención que nos tiene que hacer venir a entrenar cada día más fuerte y a pensar en el partido del sábado”. Deja claro que “el pasado es pasado”, para lo bueno y lo malo, si bien marca el camino: “Ahora tenemos que empezar de nuevo de cero, pensar cada partido del fin de semana que nos toque, ya queda muy poco de fase regular y tenemos que defender la segunda plaza como sea”.

Fran Ruiz, además de apoyarse en la derrota para ‘crecer’, se apoya en el éxito para ‘creer’: “Ahora cambian mucho las tornas; no es que antes no se pensara en ganar el doblete, pero ahora se equilibra todo un poco más; hay que pensar en la fase regular, quedan partidos importantes que jugamos fuera de casa y creo que lo mejor es ir cada partido, cada entrenamiento, e ir ganando”. De hecho, no hay en su apuesta ninguna fisura: “El equipo está motivado, tiene ganas, y sí que va a por el doblete”. Ese es el mensaje que mejor viene oír tras una derrota en Palma en la que los blanquiverdes fueron “de más a menos, estando totalmente fuera del partido en el tercer set”. Lo único que le alegró fue el gran público del Son Moix y su respeto: “Siempre es un placer regresar a Palma”.

Fue la vuelta a la Superliga, una competición que ve muy abierta: “Todos los que estamos podemos ganarle a cualquiera, pero conforme pasan las jornadas creo que los cuatro que estamos arriba estamos más distanciados y entre nosotros está claro que puede pasar cualquier cosa, sin dejar escapar ninguna oportunidad”. Es tan así la cosa que Unicaja perdió la oportunidad de recuperar el liderato: “No lo pensamos en el momento, pero sí después, cuando nos enteramos de la derrota de Teruel, pero si ha pasado así será por algo y ya está; hay que seguir remando todos juntos”. De hecho, “solo se piensa en que el equipo crezca cada partido”.

Un buen momento de sacar otra vez la mejor versión es este sábado ante Soria, ya que “tiene un gran equipo, allí fue un 1-3 que costó sacar y además a partir de ahora todos los que jueguen contra Unicaja, que es una motivación de por si, van a tener la de doblegar al campeón de la Copa del Rey”. El cordobés recomienda que se entrene “muy bien” esta semana y “del primer punto hasta el último no dar solo el 200, sino el 300 por cien, y que la victoria se quede en casa”. El clásico del voleibol en España tiene todos los alicientes deportivos: “Vendrán con todo y a arriesgar en saque, en ataque… con jugadores que conocen muy bien esta liga como Salvador, Sevillano o Ignacio Sánchez, un buen equipo cuando todos juegan bien”, lo que no duda que harán en el Moisés Ruiz.

Pero además nadie puede faltar a la cita porque se ofrendará la Copa del Rey a su propietaria, a la grada: “Ojalá que estuviese mi familia, pero si está toda la gente de Almería, como todo el año está viniendo y siguiéndonos, no va a haber mejor escenario que nuestra afición, que este pabellón y que la ciudad de Almería para entregarle la Copa”. En gran medida es el ‘culpable’ del regreso de ese placer: “En dos años sin ganar se había acumulado deseo, es verdad que Unicaja ha estado en las finales, pero por desgracia no se ha ganado, y este título es como agua de mayo para el club y los jugadores, y volver a tener esa alegría, ese ‘estamos aquí’, la gente está súper feliz, y yo me siente fenomenal”. Ruiz es más voraz aún: “Hay que seguir porque, como ya he dicho, queremos el doblete sí o sí”.

Pese a impulsar las bolas en los puntos decisivos de la recta final de la finalísima, incluida la del punto 15, el cordobés se ve dominado por su humildad: “Creo que en ese momento miré a Víctor y le dije con la mirada ‘me las das, o me las das’; en ese momento fue a mí como en otro pudo haber sido a Ronald, Almansa, Borja… me tocó a mí hacer los puntos finales pero tampoco es una cosa que… en otro partido seguro que le puede tocar a otro compañero, porque en ese momento todos hubiésemos subido a por la pelota y nuestro único fin era hacer el punto”. Lo recuerda como “un partido muy luchado en el que el equipo supo sufrir y estar muy unido bajo el mismo objetivo, que era traer la Copa a Almería”. De lo que siente un crack, esto: “Cuando tienes esa ‘cosilla’ en el estómago, y los que nos dedicamos a esto sabemos qué hay por las sensaciones, en el quinto es cierto que sabíamos que ganábamos el título”. Ahora ‘afina’ su mejor versión para los play off: “Llegas con motivación, ganas y rabia, y el factor cancha, así, no es determinante”.