superliga masculina de voleibol
Cita muy esperada

Berenguel confiesa su ‘flechazo de amor’ con Boiro

El entrenador de Unicaja Costa de Almería se muestra encantado ante la visita inédita, hasta el momento, que los ahorradores realizarán este sábado a un recién ascendido, pero de un enorme prestigio por detrás


| noticias

Lo conoce, y lo conoce muy bien, además, dibujando una sonrisa en los ojos cuando se le pide que valore al rival. Y es cierto que jamás se ha enfrentado a ellos, pero sí ha sido su ‘aliado’ y ha visto lo bien que se trabaja en Boiro. Por eso, no le extraña el ascenso, ni el gran bloque construido para su debut en la Superliga, y se espera ‘lo peor’, o ‘lo mejor’, según se mire. Manolo Berenguel, en todo caso, no ha podido ocultar que está muy motivado ante la visita que le toca el sábado: “Invitado nuevo y con un equipo hecho con calidad; yo el vóley de Boiro lo conozco, y además muy bien, hay una afición espectacular allí, hay una escuela de vóley playa increíble, hay unos entrenadores, como es Emilio, buenísimos, hay jugadores que llevan mucho voleibol encima, como Chicho, el líbero…”. Efectivamente, les admira mucho.

El técnico almeriense tuvo “la suerte” de ir invitado a un campus de playa hace unos años y tuvo un flechazo: “Me di cuenta de la calidad de su escuela, en la que tienen unos fundamentos increíbles, una metodología espectacular, que trasladan a pista”. Igualmente visitó esa tierra de puro vóley con la Selección Española femenina, “nos trataron fenomenal”, lo que conlleva a resumir que “hay mucho vóley, hay mucho entendido y no va a ser tarea fácil”. La admiración absoluta y el respeto total a Boiro se traduce en comprender que “es un premio para ellos estar en la Superliga, se lo merecen por el trabajo que llevan acumulado durante tantos años, y la muestra es la familia Bugallo (bajo sus órdenes ha tenido a Ana y a Pablo), que salen de allí, y eso significa que hay buen vóley”. Lo único que no da ‘buen rollo’ son “14 horas de autobús” -risas-, pero “muchas ganas de ir a donde me han tratado de maravilla”.

Manolo Berneguel ve potenciado su deseo de afrontar esta jornada por “la calidad” del rival: “Tienen cosas muy buenas, incluso supervisadas por mi parte previamente a este análisis de partido; es un equipo que va a dar muchas cosas de las que hablar y en su casa es muy peligroso, y fuera también, como viene de demostrar esta última jornada, que le puede ganar a cualquiera si tiene el día”. Y sí, ha pasado por allí ya Guaguas, “pero está intratable para la altura de la temporada en la que estamos”, lo que no le resta argumentos para insistir en que “muchos equipos van a sufrir en esa pista”. Encima, se han quitado la presión de la primera victoria y ante Unicaja… no hay nada que perder y mucho que ganar: “Que no quepa la meno duda de ello, y conozco su mentalidad un poco, y van a dar todo por el todo, están en esta liga por méritos propios y se han reforzado muy bien, y la prueba, el MVP de la jornada”.

Por el receptor argentino Benavidez empieza su repaso al ‘armamento’ coruñés, “un jugador que estará crecido, junto a Bitar (colocador), o Gallego (central), o Moreno (opuesto), o Chicho, que le da mucho saber estar en el campo… o sea, que es un equipo muy complicado, ya no por las sensaciones que yo tuviera en un principio, sino por el estudio que he hecho, que nos dice que hay que estar al cien por cien si queremos ganar”, textualmente. Eso sí, la dinámica de Unicaja Costa de Almería es igualmente positiva: “Nosotros seguimos trabajando en línea ascendente, el fin de semana pasado para nosotros fue una prueba de fuego, ya que se nos complicó el primer set, pero supimos tratarlo como unos auténticos campeones, el equipo fue de menos a más, un poco la dinámica del primero, pero ascendente, y al final el set tercero íbamos terceros y ellos dieron su brazo a torcer, y esa es nuestra dinámica”.

Abunda Manolo Berenguel en ello: “Nosotros ya sacamos números buenos, como por ejemplo en bloqueo, que no lo habíamos hecho en lo que iba de temporada, con 12 en tres sets más los controles, en ataque por encima prácticamente todos del 40%, con los centrales muy bien, luego gente como Fornés, que sabemos que es una de las armas que deben salir ya dio destellos este fin de semana, lo que lo ha llevado al septeto ideal, junto con Mario, dándole ahí solidez en recepción… ese es nuestro trabajo, y sigo pensando en que tenemos mucha capacidad de mejora aun y todos los días estamos trabajando para eso”. Es quien guía para que haya de un modo generalizado entre la plantilla ese ‘vamos por el buen camino’, quintos, pero a la espera de sacar el trabajo adelante y que se vayan jugando enfrentamientos de la parte alta, que ya llegan y son una opción clara de escalada en la tabla.

En ese sentido, el nijareño y su Unicaja Costa de Almería se midieron a Guaguas en la jornada dos, como un Ibiza en construcción hizo lo propio en Teruel, pero en muy poco tiempo el panorama está cambiando y ya hay partidos directos entre los otros favoritos: “Nos toca ver ahora esos choques de trenes ‘de lejos’ y espero que se defina bien en la clasificación; esto es así, la liga está escrita así, y así la tenemos que jugar, este año ha caído así, y lo afrontamos, pero lo que sí está claro es que el déficit que teníamos este año era de la red para acá, y eso ya se va subsanando y mejorando, y estamos contentos”. De hecho, se comienza a disfrutar, lo que es ya decir mucho: “A pesar de lo apretado en el marcador, este pasado fin de semana tuve momentos en los que me lo pasaba genial porque venía que mi equipo tenía buen juego, y ya me preocupaba más qué le podía hacer tácticamente al rival para divertirnos mucho, que es lo que están pidiendo los jugadores también”. Deja claro que “esto es cuestión de todos, y no es echar balones fuera, y sobre todo es tema de jugadores, que se lo crean, y esa es la única forma de trabajar, no hay otra”.