superliga masculina de voleibol
Por la vía planificada

No hay encasillamiento que valga con Mario Ferrera

El sevillano aparece como mejor líbero de la jornada en el equipo ideal de la RFEVB, pero prefiere concentrarse en lo que aporta, más allá de estadística, a bordo de un Unicaja que “no está hecho para ser quinto”


| noticias

Tuvo que ser ante ‘su’ Melilla, al que mantuvo ‘a flote’, volviendo a ser receptor, dos temporadas atrás. Mario Ferrera metió al club norteafricano como paréntesis entre el verde ahorrador, del que salió líbero, al que regresó como ‘4’, y en el que, al poco tiempo, tuvo que ser ‘auxiliador’ igualmente, volviendo a la posición de la camiseta diferente. “El mejor líbero”, eso le dice su cabeza, ese es el objetivo que lo mueve, y por fin le ha llegado un ‘reconocimiento parcial’, de una jornada, la tres de la SVM: “Me habría gustado tenerlo antes, de receptor, que también habría estado bien, pero creo de todos modos que no es la mejor manera de representar lo que al final intento hacer cada semana, que sé que las estadísticas, la mayoría de las veces, están mal y sobre todo en recepción”. Dice que no le quita el sueño, pero “sí que ayuda”.

El día a día está claro, “yo intento hacerlo lo mejor posible, y si una semana estoy en el 75% y no salgo, la verdad es que me da un poco igual”, confiesa. Y es que ya ha aprendido a atenuar muy bien el ‘ruido externo’, aplicado también al equipo y lo que se ha venido comentando en las redes sociales: “Es un poco cosa de ‘la prensa rosa’ más que de vóley -risas-, eso de intentar encasillarnos en un lado o en otro, y nosotros intentamos que no nos encasillen en ninguno, ni siquiera en los primeros puestos, que en todo caso son los que el equipo se merece y para lo que se está entrenando mucho; este no es un equipo para quedar quinto, sino para luchar por las finales, como siempre”. Y como jugador y capitán, a darle lo que necesita: “Con mis 33 años, ya lo he dicho alguna vez que otra, puedo dar más que la recepción y defensa, intento inculcar más en el equipo y que tenga ese feedback”.

Su misión, “que vaya para arriba, que es donde tenemos que luchar, en las primeras posiciones”, textualmente, en un contexto que parece que todavía hay quien no ha terminado de comprender: “Es una temporada atípica, los clubes se han reforzado muchísimo, está Guaguas, con medio equipo de Unicaja, están Palma, Teruel, Ibiza, al que le han llegado los jugadores nuevos, está Barça, que cuando quiere, puede jugar a un buen nivel… es una liga muy competitiva y está claro que mejor eso a lo de que Teruel y Unicaja nos juguemos todo, como los últimos años”. Y sí, “es bonito y a la vez toca trabajar más para meterse en la salsa, y que no nos apunten más en dirección descendente”, remata. Tiempo al tiempo, buena dinámica y frutos, no hay más secreto: “El problema estaba cuando no salía en los entrenamientos y no salía en los partidos, evidentemente, pero creo que poco a poco estamos cogiendo ritmo, estamos jugando mucho más seis para seis que otras semanas, y el equipo está un poco concienciado del nivel en el que tenemos que estar”.

No es nuevo oír de boca de un jugador ahorrador que “estamos por el buen camino, entrenando bien”, a lo que se abona también un Mario Ferrera que fija objetivos más certeros: “Hay que llegar a los partidos buenos y bonitos, en los que hay que dar el callo, Palma, Teruel, Guaguas, Ibiza… con los que tenemos que luchar”. Eso no va a suponer camino de rosas hasta entonces, por los rivales y por la dureza y ritmo al que se va a someter el propio Unicaja Costa de Almería cada semana. Primer tramo largo, con partido entre semana, a por todas: “Lo iremos viendo con los partidos si es lo que necesitamos; desde luego que, en Boiro, mitad será el equipo y mitad el viaje, porque 14 horas en autobús revientan a cualquiera; esperemos que el bus se porte bien con nosotros, con nuestra espalda, y eso que tenemos nuestro colchón, gracias a Guille, pero 14 horas influyen en un partido”.

Además, todo nuevo: “Equipo inédito y pista inédita, yo nunca he jugado allí, algunos del equipo sí en Superliga 2, pero no hay excusas porque estos dos partidos son clave para seguir en ascenso y ponernos en buena posición antes de Soria y pronto también Palma”. Lo de casa, con el alivio de contar con una fantástica afición en la vuelta segura al voleibol: “En estos dos partidos, así, ‘separaíllos’, el pabellón se vio lleno y es una cosa muy bonita, que no está sucediendo en otros pabellones, Ibiza, Canarias, en donde no hay gente todavía, y es algo que tenemos que disfrutar, tal y como creo que la gente lo está disfrutando”. Protagoniza el vídeo de la campaña de abonos, y más allá del eslogan, ‘seguro y seguro’, deja claro detalle importante: “Al tener pocas plazas, este año más que nunca el abono es importantísimo, porque llegan unos playoffs y esos 350 son los que van a entrar”.

Ferrera, mientras tanto, a su ritmo, “siempre he luchado por ser el mejor, he jugado de ‘4’ para ser el mejor, ahora me he cambiado de posición para ser el mejor, y ni estadística ni nada, personalmente necesito estar entre los tres mejores líberos para forzarme a seguir a más”, apoyado en sus compañeros. Sobre dos habla, su pareja Curro Sáez, “un chaval que trabaja muchísimo, que estuvo nervioso en el debut, y lo dijo él mismo, pero que en este segundo partido estuvo más cómodo y lo disfrutó, muy valioso para el equipo”, y Javier Jiménez: “Lo conocí en Grecia, hablé con él al cruzarnos con Saaremaa, y es un tío genial, que desde el principio lo está dando todo, ha trabajado en Cuba encerrado en casa, haciendo pesas con lo que podía, y ha llegado muy bien, delgado; la primera semana no ha saltado, más por precaución  como hicimos los demás al principio, y nos va a dar mucho, como ha demostrado en su carrera; creo que es un jugador top, al que tendremos en el campo en breve”.