moises ruiz con publico
El momento más deseado

Unicaja Costa de Almería inicia la cuenta atrás para abrir el templo del Moisés Ruiz y reencontrarse con su afición

Se avecina ya el debut de los ahorradores, que disputan la jornada 1 de la Superliga este sábado desde las 19.30 horas en casa y aceleran su campaña de abonos para celebrar todos juntos ‘La Vuelta al Vóley’


| noticias

Pendientes del aforo permitido en el mítico recinto deportivo, lo que sí es seguro es que habrá público tras largos meses y será otra vez parte clave de un Proyecto 2021/22 que va a por todas y que apuesta fuerte

Fue Javier Jiménez el que hizo el punto 25 del cuarto set con el que se cerraba el tercer partido de cuartos de final de la Superliga frente a Río Duero Soria. Era el día 28 de marzo cuando ocurrió eso, en un horario ‘poco habitual’ para la afición verde, el mediodía, pero con afición verde… por última vez. Por fin, después de 188 días y cinco horas de apagón, por restricciones de pandemia y periodo entre temporadas, el Moisés Ruiz se ilumina de nuevo, y no solo eso, sino que recupera el eco del rugir de la grada ahorradora. ‘La Vuelta al Vóley’, campaña de abonos de Unicaja Costa de Almería lanzada el mismo día de la vuelta al cole, ha sido el eslogan elegido este año, porque de eso se trata, de que la gente vuelva a disfrutar del voleibol en vivo y sea parte indispensable de él sin que el dinero sea ningún problema.

Desde el club se han lanzado precios simbólicos para que sea mucho más fácil eso de volver y, una vez allí, se tiene todo preparado, protocolos de seguridad activados junto a Diputación de Almería, titular de la mítica instalación, sin ningún riesgo de contagio. Ha sido un periodo duro, muy duro, con vaivenes y cambios de la situación pandémica de mejor a peor y viceversa, repetidas veces, y una actuación coherente en todo momento con lo mejor para una afición que se ha comportado de un modo ejemplar en el cumplimiento de las medidas y en el apoyo al equipo. Ahora hay luz, efectivamente, porque el pabellón se enciende, y no solo en lo referido a la luminaria del singular techo del Moisés, sino sobre todo a la chispa que ponen los seguidores animando a un equipazo que, otra temporada más, va a por todas y apuesta fuerte.

Apurando las plazas disponibles, si bien pendientes de posibles actualizaciones en el aforo permitido, se cuentan las horas para que el balón se alce al cielo y comience el juego, con el honor además de compartir con el rival su debut al máximo nivel. La web oficial del club facilita al máximo adquirir el abono, en apenas unos clics en el link https://cvalmeria.playoffinformatica.com/preinscripcion/4/Alta-de-Abonado-a/, al que remitirse para una gestión rápida y sencilla. La horquilla de precios de entre 10 y 30 euros por toda la temporada, con la modalidad de familiar situada en 50 euros, es la más baja de la historia fijada por esta entidad, con el único interés en que haya éxito en la recuperación de la normalidad, en que los sábados por la tarde haya una actividad de ocio viviendo emoción con el mejor espectáculo deportivo de la élite.

Los primeros compases en Superliga del Léleman Valencia son un atractivo en si, ya que la afición almeriense se ha labrado su fama de ‘sabia’, de entendida en vóley, y de respetuosa, y debe ‘bendecir’ la llegada de un nuevo club al máximo nivel como se merece. Además, el nuevo Unicaja de Manolo Berenguel tiene un cartel llamativo por si solo, dada la conformación de plantilla que se ha realizado, el refuerzo en el cuerpo técnico que se ha efectuado y las grandes sensaciones que ha ido dejando en los partidos de pretemporada. No solo eso, sino que estará al completo, con una sola ausencia en pista, que no en la cancha, como es la de Marlon Palharini. Mala suerte la del receptor hispano-brasileño, que se fracturó un dedo en una lucha en la red frente a Melilla, y que estará todavía alguna semana más de baja.

Con el que sí se cuenta es con Igor Jovanovic, colocador serbio cuya tramitación de documentación ha retardado su llegada a Almería que se va a dar por zanjada en las próximas horas. Con él, la plantilla de 15 efectivos será una realidad, potente y llena de ilusión. El serbio hará pareja con el almeriense Andrés Portero, que ha dado un tono muy alto de rendimiento pese a estar solo hasta ahora tanto para entrenar como para jugar, sin recambio, pero con la ayuda puntual del fisioterapeuta Soriano, que de la Selección Española volvió para enfundarse el corto y echar una mano en los momentos en los que ha sido imprescindible. Por tanto, la dirección de juego va a estar muy bien solventada este año, con dos jugadores de características distintas y complementarias, capaces de darle al equipo el ritmo que precise en cada choque.

En cuanto a receptores, se cuenta con la garantía y calidad de dos que siguen, tanto Javier Jiménez como el citado Palharini, y con exactamente lo mismo por parte de uno ya conocido de sobra y con merecida vitola de estrella, Juanmi González, y otro que está siendo toda una revelación por su potencial y su desparpajo en pista, Raúl García ‘Asensio’. A ellos se suman los juniors Dani y Pablo Segura, apuesta por la cantera y que irán cogiendo hueco en la dinámica del deporte profesional, y también el juvenil Marco Carreño, en idénticas circunstancias que sus compañeros. Además, no está siendo extraño ver la llamada de jugadores del equipo juvenil para entrenar con el primer equipo, pero no por necesidad, sino como dinámica de club.

El opuesto necesita poca presentación, MVP de Copa y Superliga el curso pasado, y de vuelta a su casa. Pablo Kukartsev está más motivado que nunca, aunque jamás le ha faltado el máximo de motivación, porque a sus características físicas y técnicas suma la inteligencia de siempre subir más, aunque esté en la cima. Los centrales son de nuevo de un nivel extraordinario, de la órbita de los Red Lynxes en los últimos años, con Miki Fornés repitiendo, ahora junto a David López y Jorge Fernández, la tripleta en red que pondrá uno de los puntos fuertes de este proyecto tan compacto. Para el final, pero como piezas clave, dos líberos ‘eléctricos’ como Curro Sáez, que continua, y Paquillo Fernández, que por fin está donde le corresponde, porque este club y él parecían predestinados desde hace mucho tiempo. Solo falta la afición.