superliga masculina de voleibol
A tope desde el principio

Berenguel se reconoce en la ilusión de Léleman Valencia

Unicaja Costa de Almería debutará esta temporada frente a un recién ascendido a la Superliga, que tiene la misma motivación que él mismo sintió en sus inicios como jugador con el histórico ascenso almeriense


| noticias

No hay novedades respecto a la manera de afrontar el conjunto de la temporada, por mucho que sí haya habido renovación en el proyecto ahorrador. Misma filosofía del partido a partido, de respeto máximo por todos los rivales y de preocuparse más por el propio juego que por lo que pueda plantearse desde el otro lado de la red. Lo ha dejado claro Manolo Berenguel en su primera ‘previa’ del nuevo curso, especial por varios motivos. A debutar un año más se une el regreso de la afición a la grada y tener el honor de participar en el ‘bautizo’ al máximo nivel de un equipo que vivirá en el Moisés Ruiz sus primeros compases oficiales en la élite. Léleman Valencia es peligroso por su plantilla, pero además cabe sumar ese plus extra de motivación al que se ha referido el técnico de Unicaja Costa de Almería. A tope desde el principio.

Berenguel lo tiene muy claro, simplemente porque él mismo lo sintió, siendo joven, muy joven, cuando con Moisés Ruiz en el banquillo se logró el mítico ascenso, 1989: “Eso tiene un aliciente especial, y encima comenzar contra uno de los grandes, así que vienen con una motivación extra, que si se le suma a la calidad que tienen, está claro que te pueden poner contra las cuerdas, y si sales relajado, o sin saber hacer las cosas, o no tienes un buen día, te pueden ganar perfectamente”. Ahí ya sale la primera vez que el técnico dice eso de “nosotros, a lo nuestro, a intentar ir ajustando cosas, creciendo jornada tras jornada, empezando por la primera, lógicamente, y con nuestra afición que tenemos unas ganas inmensas de mostrarles lo que somos”.

Ha habido poco material del adversario para preparar el partido, pero “algo tenemos, y de lo poco que hemos estudiado nos hemos hecho una idea”, reconoce, “pero más allá de los aspectos técnico-tácticos que pueda tener este equipo, suelo decir que son ‘partidos trampa’”, advierte. Manolo Berenguel lo matiza: “Un recién ascendido, que viene a casa de uno de los grandes, que tiene mucho que ganar y poco que perder, con esa motivación extra y jugadores que ya los conocemos de temporadas anteriores, que nos han sabido poner entre las cuerdas… tenemos claro todos que pueden vencernos”. Además, “si están en la Superliga es por méritos propios, están aquí arriba y bienvenidos sean”. Ante eso, lo de siempre: “Nosotros, ir a lo nuestro, mejorando, ajustando cosas, que en una primera jornada todavía es necesario”.

Y si Léleman Valencia cuenta con la motivación de su debut al máximo nivel en uno de los pabellones-templo de España, Unicaja Costa de Almería no anda corto, para nada, de ganas, sino todo lo contrario: “No solo el equipo, los jugadores y el cuerpo técnico, sino todos los niveles del club, estamos deseando entrar en competición y con muchísimas ganas de vivir este proyecto prácticamente nuevo, que tiene dentro muchas incorporaciones, gente de todo tipo, inexperta, y más experta”. El reto inicial ha sido acompasar: “Creo que el equilibrio lo estamos consiguiendo, es verdad que hay buenas perspectivas, tenemos la primera jornada a la vuelta de la esquina, y tras jugar la Copa de Andalucía, que como toma de contacto vino bien, y completar una pretemporada en Lisboa que nos vino fenomenal, ahora viene lo bueno”.

Manolo Berenguel ha hecho un repaso de lo aprovechado que ha estado el tiempo, y ha sacado fuera la victoria contra Melilla: “Fue irreal por varias circunstancias y no se asemeja ni por asomo a lo que va a ser el Melilla que nos vamos a encontrar en temporada”. Sobre Benfica, “las primeras tomas de contacto estuvieron muy bien, es cierto que el equipo fue de más a menos, pero con la explicación de plantilla corta en el viaje; la preparación se hizo con dos centrales, si bien Miki se incorporó ya allí y pudimos darle descanso a sus dos compañeros, que llevaban un cúmulo de saltos importante, íbamos con un opuesto y un colocador, los jóvenes no viajaron por su comienzo de estudios y las rotaciones y descansos fueron complicados”. Curtidos ante un grande, “17 jugadores, a cuál mejor”, se volvió “con un buen sabor de boca”.

Habrá espectáculo este sábado desde las 19.30 horas y la afición debe disfrutar de la reunión de nuevo con su equipo: “Cada vez las cosas están más tranquilas, nos vamos acercando a la ‘nueva normalidad’, aunque nunca se sabe, porque este bicho es traicionero, adaptándonos a lo que hay ahora mismo, y eso es que regresa por fin el público con una serie de limitaciones”. Para los hombres de verde es vital tener a la afición en la grada dándole aliento: “El mensaje que transmitimos siempre es que es importantísimo, y ojalá que toda la gente que acude a los partidos pueda de verdad sentir lo que siente el jugador cuando la afición empuja, ese feeling la pista y la grada, algo fundamental para el deporte en general y para nosotros, claro”.

En el horizonte ahorrador se sitúan los más altos objetivos, como es siempre a lo que aspira este club, yendo paso a paso: “Objetivo, ganar títulos, y para eso hay que ir, como siempre digo, partido a partido”. De ahí se desprende, cosa obvia, que está prohibido fijarse en la jornada 5, cuando el gran favorito Guaguas visite la casa verde: “Antes están la jornada cuatro, la jornada tres, la jornada dos, estas después de recibir ya a Valencia en la jornada uno, y todos los rivales son fortísimos, así que es, la verdad, complicado pensar en los partidos de más adelante; hay que pensar exclusivamente en la que toca y centrarnos solo y exclusivamente en ir mejorando y que alcancemos nuestro nivel de juego, el único camino hacia la victoria”.