unicaja Costa de almeria
Primera incorporación del nuevo proyecto

Unicaja Costa de Almería enciende la mecha de Colito

El club ahorrador se hace con los servicios del opuesto internacional y confía en la ilusión renovada de un artillero excepcional, que llega a su disciplina tras ganarlo todo, pero con ganas de hacerse más completo


| noticias

Nacido en Cabo Verde, en la ciudad de Mindelo, el 23 de enero de 1997, por lo que cumplirá los 24 años en medio de la que será su quinta temporada en la Superliga, lo ha hecho todo, pero le queda todo por hacer también. Jugador de condiciones y características muy poco comunes, lo que lo convierte en realmente especial, pone Almería como su mejor destino posible para aplicar la máxima que lo mueve desde sus inicios: “La clave para mejorar es competir contra tu yo de ayer”. Así lo declaró en una entrevista a prensa de la RFEVB, en una serie dedicada a los Red Lynxes. Sí, es internacional, defiende a España y proviene de la fértil cantera castellonense, como su antecesor verde en esta posición de opuesto, Pablo Kukartsev. Debutó con UBE L’Illa Grau muy joven, con 18 años, tras su paso por la Selección Permanente, y el equipo descendió a Superliga 2. Al curso siguiente se quedó y sacó la espinita de todos, quedó campeón y devolvió a su club de origen a la máxima categoría.

“Empecé al jugar a voleibol a los 13 años, después de que un ex entrenador de L’Illa Grau me propuso probar para acabar enganchándome a este deporte”. Con el reto primero de su carrera cumplido, no disfrutó de esa campaña en Castellón, sino que fichó por Teruel y directamente levantó un triplete, a costa del que ahora pasa a ser su equipo, Unicaja Costa de Almería. En el curso siguiente ganó otros dos títulos en las filas aragonesas, igualmente frente a los verdes, que esa vez se hicieron con la Copa del Rey. Cuatro temporadas en el vóley senior, tres de ellas en Superliga y en dos de las mismas alzándose campeón, decidió vivir la experiencia de jugar en un histórico como Soria, en lo que finalmente ha sido un año de transición para ahora llegar al que nunca ha visto como un ‘eterno rival’, sino como un gran club, perfecto para sus pretensiones de seguir creciendo: “Una vez que se pusieron en contacto conmigo, esta fue la primera opción tanto por el proyecto como por el nivel del club, además de que me han hablado muy bien de cómo se trabaja”.

Porque sí, tiene un palmarés envidiable, sobre todo a su edad, y además sabe qué es la competición europea, pero renueva objetivos permanentemente y le apetece dar simbólicamente ‘un puñetazo sobre la mesa’, haciendo valer su tremendo poder e incluso sacándole un partido que hasta ahora seguramente no ha sido todo el que es posible: “Por supuesto; este es un club donde se trabaja duro, y eso es esencial para llegar a dar mi máximo nivel”. Si con las condiciones que atesora, si el diamante termina de pulirse, a Augusto Renato Colito es complicado ponerle un techo como jugador profesional de vóley, y él lo sabe: “En todos estos años me he desarrollado bastante como jugador debido al gran nivel del que he estado rodeado, tanto en mis anteriores clubes como en la selección, y destaco principalmente por el ataque y el saque, pero quiero seguir creciendo en todos los aspectos como jugador”. En manos de Manolo Berenguel se encuentra en las mejores para hacer más fuerte en defensa y bloqueo, sin dejar atrás el permanente perfeccionamiento de lo que más domina.

Con 197 centímetros de altura y complexión atlética, su potencia física es un ‘regalo’ para Enrique de Haro, otra de las piezas clave de la estructura de un Unicaja Costa de Almería que había depositado sus ojos años atrás en esta perla: “Como en toda negociación, hay que lograr que las dos partes estén de acuerdo, pero lo cierto es que me lo pusieron fácil, y estoy feliz por formar parte de un club con tanta historia y que siempre está peleando por todos los títulos”. De hecho, ese no puede dejar de ser su objetivo al final del camino, sobre todo acostumbrado a ganar desde tan temprana edad y sin contar con demasiada experiencia: “Espero que sea una gran temporada para el equipo, poder ganar algún título y ojalá jugar en Europa”. Es más, matiza todo ello para ser mucho más rotundo cuando lo personaliza en la aportación que pretende dar al grupo que se está formando: “La meta principal es pelear por ganar todo y demostrar lo que puedo llegar a hacer”.

Sabe que estará bien rodeado, “de momento, este proyecto tiene una bases sólidas y espero que las nuevas incorporaciones cuajen bien, y que podamos dar muchas alegrías”, asegura, haciendo tándem por las bandas con otra joven promesa que ya igualmente está confirmada como estrella de la Superliga, el caso de su amigo Fran Iribarne: “Al que más conozco es a él, porque estuvimos juntos en la Permanente y en la Selección Absoluta, en la que también he coincidido con Mario e Ignacio”. No tiene referentes, “intento fijarme en los mejores y aprender de todos”, confiesa, y a Colito le motiva ser local en Almería y la afición almeriense que pasará a adorarle: “Jugar en él Moisés Ruiz siempre es difícil como visitante, y la entrega del público marca la diferencia”. Su última vez aquí se le sufrió duramente en saque, con tres puntos directos y muchas complicaciones en recepción, dejando muestras de una gran calidad que ahora alegrará a la grada.

A ella se ha dirigido con un primer mensaje: “A la afición le pido que siga animando siempre, porque son una parte muy importante para los jugadores, así como que yo espero realmente que disfruten mucho este año y podamos celebrar algo juntos”. Al opuesto, eso sí, no se le va de la cabeza cómo podrá ser la vuelta a la normalidad tras el confinamiento: “Es una situación difícil para todos el no poder salir y disfrutar del deporte, pero he tenido la suerte de pasarlo acompañado y por eso se hace más llevadero; estoy desando volver a las pistas y empezar a trabajar, cosa que espero que ya sea pronto, y me gustaría jugar con afición en las grandes, lógicamente, ya que, al final, jugamos para la gente, pero siempre que no suponga un riesgo para la salud de todos”. La playa, una de sus pasiones, será una gran aliada para Colito en la ciudad de Almería, incluso para comenzar a recuperar el toque sobre la arena, al igual que ya están haciendo sus compañeros de plantel a título particular.