superliga masculina de voleibol
Sin oficialidad

Posible Supercopa a cuatro, Copa del Rey a ocho y cinco miércoles de Superliga en el calendario nacional

Unicaja Costa de Almería asiste a la reunión virtual de clubes a través de su presidente Ramón Sedeño y la toma de decisiones definitiva va a ser en la ‘esperada’ Asamblea General de la RFEVB del 11 de julio


| noticias

Este miércoles, día 17 de junio, una jornada después de la realizada en la categoría femenina, se ha llevado a cabo en formato on-line la tradicional reunión de clubes de la Superliga Masculina de Voleibol, produciéndose una serie de acuerdos tanto de índole económica como deportiva que se elevarán para su aprobación definitiva a la Asamblea General de la Real Federación Española de Voleibol. Presidido por Agustín Martín como máximo responsable del ente federativo, y de una considerable duración tanto por el volumen de temas a tratar como por las aportaciones de todas las entidades representadas, con las dosis lógicas de debate, el encuentro dibujó lo que sobre el calendario podría ser la próxima temporada 2020/2021, dándose inicio a lo que más interesa a la afición, el juego, el fin de semana del 26 de septiembre, en el que se disputaría la Supercopa de España.

Siguiendo por esa línea deportiva, y manteniendo la cronología de títulos a disputar, el presidente de la Federación anunció que la jugarían Unicaja Costa de Almería, al ser primero de la fase regular de la SVM, y CV Teruel como el campeón de la Copa del Rey, pero acto seguido introdujo el debate de una propuesta que horas antes le había hecho llegar Juan Ruiz, presidente de Guaguas. Según la misma, el conjunto canario sería el organizador y como tal jugaría una Supercopa a cuatro equipos, ya que se invitaría al tercero de la fase regular, el Urbia Vóley Palma, más los dos antes referidos, Almería y Teruel. Ante esta posibilidad surgió desde Ibiza la opción de ser el propio cuadro pitiuso el organizador, como cuarto de la fase regular, sustituyendo entonces al club canario en la disputa de primer título de la ‘nueva normalidad’.

Solo almerienses o turolenses, con los derechos de participación según se ha hecho esta competición con anterioridad, podrían oponerse, con un plazo de los próximos días para hacerlo. Sedeño supeditó su decisión a la consulta obligada con su cuerpo técnico, mensaje igualmente lanzado acto seguido por Carlos Ranera, mandatario del CV Teruel. Con la Supercopa y su formato en el aire, si bien Unicaja Costa de Almería tiene el derecho de organizarla como primero de la SVM, pero no su fecha, que se quedará casi con toda probabilidad en el final de septiembre, lo siguiente en dar comienzo sería la Superliga Masculina de Voleibol 2020/2021, en concreto el fin de semana del 3 de octubre. Su recorrido, en caso de que no haya problemas en la inscripción de los 14 equipos con derecho a participar, será de 26 jornadas en fase regular, por lo que habrá que apretar el calendario y dará cabida a cinco miércoles de competición, uno por mes. En primera instancia, serían los días 21 de octubre, 11 de noviembre, 9 de diciembre (o el 8, festivo, mitad de la fase regular), 20 de enero y 10 de marzo, con el salto de febrero por ser le mes de la Copa del Rey.

Esos miércoles estarían supeditados a la participación de algún equipo español en la competición europea, habiendo mostrado ya su interés en hacerlo Unicaja Costa de Almería si las condiciones oportunas de producen. Como hecho diferenciador al respecto de lo ya conocido, habría dos jornadas de la segunda vuelta antes de parar en Navidad, en cuyo seno se organizaría el ‘All Star’ como evento de la RFEVB. La jornada 26 y última sería el 26 de marzo y se entraría directamente en los playoffs por el título de liga, manteniéndose el formato previsto para esta temporada de que jueguen los ocho primeros con cuartos de final al mejor de tres partidos, semifinales al mejor de tres también y la final a una distancia de cinco encuentros como tope y comienzo el fin de semana del 17 de abril para los dos primeros encuentros en casa del mejor clasificado al término de la fase regular.

Respecto a la Copa del Rey, su disputa sería entre el 5 y 7 de febrero, en tres días, viernes, sábado y domingo, regresando a ocho participantes en lugar de los seis de los últimos años. Sedeño considera que el sistema de competición propuesto es un “retroceso”, puesto que “se implanta el que había en 2003, en Gijón”. El motivo de la queja del presidente ahorrador es la disputa de partidos el viernes por la mañana, obligados por meter todo el torneo en tres días. Así, el citado viernes se jugarían los cuartos al completo, dos en horario matutino y dos en horario vespertino, sábado se ocuparía con las dos semifinales, ambas por la tarde, y el domingo sería la final, de igual manera por la tarde. No sería tan importante ser cabeza de serie en la mitad de la fase regular, ya que todos jugarían los cuartos, pero sí que la Copa seguiría emanando de dicha fase regular, un torneo dependiente de otro en gran medida a efectos de clasificación y de posteriores cruces. La sede todavía no está decidida.

Por último, sobre el otro gran pilar, el económico, tratado en primer lugar por el gran interés que tiene para los clubes, se determinó la bajada de inscripción de los 11.750 euros actuales a 5.750 para esta temporada. El plazo de pago pasa del 3 de julio al 31 de diciembre, el límite para inscribirse es el 20 de julio y el de renuncia se fija el 17 de julio. El aval bancario necesario cae de 10.000 a 3.000 euros, con tope hasta el 3 de septiembre para presentarlo. Otra medida importante es que no se permitirá que los jugadores extranjeros jueguen toda la temporada con visado de turista.