superliga masculina de voleibol copa del rey
Emoción de todos los integrantes de la delegación ahorradora

Once títulos de Copa del Rey bajo el manto de la Patrona

El Club Voleibol Unicaja Almería cumple con una de sus más firmes costumbres y ofrenda un centro de flores y el trofeo copero a la Virgen del Mar, "la que más seguidores tiene", proponiéndose volver pronto


| noticias

Siempre se trata de un acto sencillo, si bien está cargado de emoción por parte de todos los integrantes del club ahorrador. Sabedores de lo que supone la imagen que les espera en su camarín, a la que es inevitable mirar cuando se flanquean las puertas de su templo, se sienten felices de ofrendar otro éxito deportivo, y van 29 de ámbito nacional. La undécima Copa del Rey ya ha sido presentada a la Virgen del Mar, la Patrona de la ciudad desde hace más de 500 años tras ser vista entre las olas de la playa de Torregarcía. La devoción de la ciudadanía la hace del sentir más almeriense, y ello es homenajeado por el Club Voleibol Unicaja Almería cada vez que alcanza un éxito. Habían pasado casi tres años, pero se ha vuelto.

A las 12.30 horas, con total puntualidad, se ha corrido el cerrojo para que hubiera camino directo del equipo con su benefactora. Abierto el acceso principal, el trofeo ha hecho el recorrido por el pasillo central hasta situarse justo debajo de la imagen portado en las manos de uno de los capitanes, Borja Ruiz, al tiempo que Almansa ha presentado un bello centro de flores que se ha ubicado en el altar mayor. A la cita no han faltado jóvenes seguidores del ‘vecino’ colegio El Milagro, que también han tenido la ocasión de disfrutar de la última conquista ahorradora, sintiéndose parte de una aventura que ha tenido un punto y seguido. De hecho, la conjura era muy clara: “Volveremos en mayo con la Superliga, dándolo todo para ello”.

Las primeras palabras han correspondido al prior de los dominicos, quienes hacen un magnífico trabajo como custodios de la imagen. Fray José Barrado Barquilla no ha escatimado en su elogio a Unicaja Almería en el preámbulo de un acto vivido a los cinco días del triunfo como el principal de todos los previstos: “Dos gestos muy hermosos, traerle a la Patrona una flores tan bellas y la Copa del Rey, además flanqueados como venís por estos jóvenes seguidores y seguidoras del voleibol; el deporte es una de las actividades más nobles que podemos ejercer, una actividad de convivencia y de esfuerzo, y el esfuerzo siempre se premia, bien con trofeos o bien de otro modo, es una actividad pacífica, de concordia, de conocimiento de gentes en los ámbitos nacional o internacional”.

El prior ha trasladado su agradecimiento por la visita “en nombre de la Santísima Virgen, Nuestra Patrona”, abriendo las puertas con o sin trofeos: “Sabéis que aquí tenéis vuestra casa, no solo para estas conmemoraciones, sino para lo que sea, y reitero la felicitación a todo el colectivo, a los entrenadores y especialmente a los triunfadores, y os deseo que esos triunfos sigan aumentando ese casi ‘museo’ que tenéis montado con los trofeos que ganáis, y que el éxito que alcancéis sea para el bien de Almería, y también el de Unicaja que es la entidad que os patrocina”. Sus representantes han podido escuchar esas palabras en vivo, al ser parte de la comitiva blanquiverde, tratándose de Juan Cayuela y de Antonio Rodríguez.

Invitado a ofrecer su impresión por parte de Fray José Jorge Barrado, el capitán Jorge Almansa le ha seguido en el púlpito agradeciendo el recibimiento y con una puntualización a modo de curiosidad que puede ser todo un adelanto: “Siempre es por partida doble, porque siempre que venimos a entregar un trofeo, venimos dos veces, así que ojalá este año sea así también y que en abril o mayo volvamos con la Superliga”. Ha cerrado las intervenciones Ramón Sedeño, el presidente verde, en un tono cercano a lo que supone la Virgen del Mar: “Gracias por tener siempre las puertas abiertas de esta casa, lo que es reconfortante, y tengo que añadir que venir aquí es una obligación para cualquier almeriense, y ya quisiera cualquier club de la ciudad tener los seguidores y levantar la pasión que los almerienses le tienen a su Patrona”.

Tras los discursos, ha sido el momento de que la plantilla y el cuerpo técnico, junto al resto de la delegación, accediesen al camarín de la Virgen, mostrándole muy de cerca la undécima Copa del Rey y pasándola bajo su manto, como es tradición. El momento final se ha destinado a las fotografías que pasarán a formar parte no solo de la historia del Club Voleibol Almería, sino de la propia ciudad a través de su Patrona. Quedaba por hablar, eso sí, un Berenguel totalmente emocionado por ser el ‘culpable’ por primera vez como primer entrenador de llevar un título: “Para mí supone, como almeriense, un orgullo y una satisfacción personal inmensa; he venido a la Patrona un montón de veces como jugador y también como segundo entrenador, y ahora, por la parte que me toca como el máximo responsable de la dirección técnica del equipo… es indescriptible”.

Sin adelantar demasiado de sus impresiones acerca del fin de semana que ya se ha echado encima entre celebraciones, Manolo Berenguel ha sacado tiempo casi de donde no lo había para preparar el partido. Se visitará a Urbia Vóley Palma en Son Moix este sábado, pero las celebraciones son “un bendito problema”.