superliga masculina de voleibol
Pleno del valenciano

Monfort se ‘compra piso’ en el septeto ideal de la jornada

El receptor lleva pleno en lo que va de Superliga siendo reconocido los tres fines de semana de competición como uno de los dos mejores en su posición: "Me satisface mucho al ser un premio al esfuerzo diario"


| noticias

Se ha instalado en un barrio de ‘alto standing’ y además se ha hecho ‘alcalde’ del lugar, dejando claro que se podría estar ante la mejor temporada de Javier Monfort desde su llegada a la Superliga. De hecho, es el único jugador, sea cual sea la posición en el campo, que ha hecho pleno al ser incluido los tres fines de semana en el equipo ideal de la competición. Ese tres de tres entre los más destacados le da confianza para continuar adelante, ya que se trata de algo inusual pero basado en el trabajo: «Me alegra mucho, porque es un premio al esfuerzo del día a día». El dorsal ‘1’ ahorrador, además, destaca que pese a ser reconocimiento individual, no se logra solo: «Me alegra estar en un equipo de jugadores con tanta calidad».

En ese sentido reconoce que ese ‘pequeño detalle’ en gran medida ha posibilitado «que pueda estar ahí» de manera perenne, siendo fruto de «grandes sensaciones» tanto en lo particular como en lo colectivo: «El equipo va fenomenal y yo comparto esa tendencia y no me quedo atrás, así que contento». Cuando firmó por Unicaja Almería la temporada anterior, se sabía que el voleibol le debía títulos, deuda que sigue abierta y que se está mostrando muy dispuesto a ‘cobrarse’ con el arranque imponente de Superliga que está protagonizando en el seno de un grupo en el que es muy complicado tener minutos en los partidos: «No ha sido fácil; empecé como cuarto receptor y ahora soy titular, pero no es nada definitivo, ni mucho menos».

Lo sabe muy bien, porque la semana de entrenamientos se desarrolla con ‘todos a por todas’: «La competencia afortunadamente es tremenda». Por ahora la apuesta del entrenador está siendo dar continuidad a los rostros del año pasado, entre los que el suyo está incluido, pero es algo a lo que no da demasiada trascendencia: «Es principio de temporada y quizás sea porque a los del año pasado nos cueste menos la adaptación». Dedicándose solo a entrenar y a aprovechar la continuidad que se le está dando, lo entiende como una cuestión de los técnicos: «No sabría decir, pero seguro que Manolo y Guille tendrán una idea más clara, que lo ven con una mejor perspectiva, desde su papel de ser el cuerpo técnico de este año».

Si se miran las estadísticas de los tres partidos disputados se le aprecia una línea estable de alto rendimiento que impresiona, con 14, 14 y 11 puntos, por ese orden cronológico del primero al último de ellos, anotaciones muy ‘repartidas’. Y es que maneja un gran ataque, pero está fortísimo en bloqueo (2, 3 y 3), y si es necesario aprieta como nadie en saque (5 aces frente a Teruel). Contra Melilla, en cuando a la faceta de recepción, firmó un 79%, teniendo la media en los tres choques en el 73%. Pero no son solo números, tan importantes en ese deporte, sino las referidas sensaciones ‘arrancadas’ de sesiones de trabajo «Intensas y de bastante exigencia y calidad; todo el equipo al completo se está vaciando en cada entrenamiento».

A su modo de ver, y precisamente viendo pasar los días uno a uno, responde un rotundo «sí» para reconocer que efectivamente nota el cambio en la dirección del banquillo ahorrador, «sobre todo a nivel táctico». Ello, para un profesional que vive con tanta pasión el voleibol, es otro motivo, y muy importante, de motivación: «De momento estamos trabajando con sistema nuevo para todos que poco a poco está dando sus frutos». Eso, trasladado a la cancha de juego en los fines de semana, es un arma muy valiosa para los jugadores: «La victoria ante Teruel tuvo mucho que ver con esa lectura táctica del partido que Manolo nos quiere inculcar». De ahí que, con claros ejemplos, se confirme que la confianza está justificada.

En ese sentido, las tres victorias en otras tantas jornadas disputadas son las tres diferentes y muy valiosas por diversas cuestiones, si bien se aposenten sobre las mismas bases: «La de Teruel es mi favorita, y creo que hablo en nombre de todo el equipo y seguramente de toda la afición ahorradora, mientras que la de Manacor la veo como la menos agradable, fue una victoria más agridulce». La tercera, la de Melilla, se produjo entre una gran superioridad dado el alto ritmo de juego que el Club Voleibol Unicaja Almería ya es capaz de imprimir, pero que debe mantener en todas las pistas. La prueba del fin de semana próximo es buena: «Un equipo sólido en casa como es UBE L’Illa Grau, contra un Unicaja que este año todavía no ha desarrollado su juego fuera del Moisés Ruiz».

La referencia a domicilio única es la de Manacor, en donde no hubo confianzas como no las habrá en la Ciudad Deportiva de Castellón: «Esperamos este partido con mucho respeto y seriedad, sabiendo que no será fácil». En la misma ciudad coincidirá en hora, pero no en partido, con su hermano Vicente, que recibirá con Mediterráneo a VP Madrid también a las 17.00 horas en el Pablo Herrera: «Una lástima, pero más por mis padres, porque yo tampoco podría verle al estar todos concentrados para el partido». Por último, el dominador de la tabla de receptores de la Superliga, mandando en bloqueo y ataque y brillando en recepción y saque, enchufa al Moisés transformando dichos argumentos en ilusión: «Está muy bien, pero queremos más y necesitamos más; este es un año que amenaza con hacer historia para Unicaja y no queremos que nadie se lo pierda, queremos que todos los almerienses lo vivan, lo sientan y lo disfruten con nosotros; los necesitamos».