superliga masculina de voleibol
Valoraciones antes de viajar a la isla pitiusa

Manolo Berenguel no quiere otro Los Planos en Es Viver

El entrenador de Unicaja Costa de Almería no le presta atención a la derrota de Ushuaïa Ibiza Vóley en Soria, tan solo como acicate local, e insiste en su mensaje: "Ahora los enemigos somos nosotros mismos"


| noticias

“Seguro que va a ser un partido muy difícil y muy complicado”, eso de entrada para una valoración de lo que se avecina este fin de semana. Manolo Berenguel está ya ‘curado de espanto’ en cuanto a lo que puede suceder en una cancha de juego y su equipo está en ella, capaz de lo mejor y de lo peor, más allá de lo que pueda decir el rival de turno. Por eso, y ante la inminente visita a Es Viver, “una cancha siempre complicada”, para otro duelo contra Piero Molducci, “un equipo que está bajo sus órdenes sabemos que es un equipo que va a competir mucho”, pone paralelismos con la final de la Supercopa: “Tiene jugadores de muchísima calidad y si empiezan a probar cosas y les salen les puede ganar a cualquiera; es un poco, diría yo, como lo que nos pasó con Teruel, que probó a ‘nosotros queremos jugar así y vamos a probar a ver si sale’, les salió y nos pasaron por encima, pues este equipo de Ibiza exactamente lo mismo”. Con esa advertencia se emprenderá viaje este viernes.

Lo hecho atrás por parte del conjunto pitiuso le interesa, pero no precisamente para encontrar alivio: “El fin de semana anterior con Soria no les salió, pero en cualquier momento puede ser que sí; tienen un colocador que es habilidoso, que juega muy rápido a las puntas, que como haya esa conexión con los atacantes que tiene, que al final son atacantes fuertes, le pueden ganar a cualquiera, al igual que el tema de centrales, que siguen con Chemi, que les da un saber estar al equipo dentro de la pista, así que apenas ajusten las líneas de recepción y los tiempos de ataque, este equipo va a decir mucho”. Además, llegar de derrota es arma de doble filo: “Lo peor que nos puede pasar a nosotros es que el equipo pueda estar tocado, porque está hecho para estar ahí arriba, y una de las canchas por donde pasa es en la de Soria, si bien Soria ha hecho un equipo bueno, con un colocador igualmente habilidoso y que ajustando va a ganar y a estar ahí arriba; vienen de una derrota, tenemos que jugar en su casa, no pueden seguir perdiendo y tenemos claro cómo van a salir”.

A eso suma el pasado muy reciente entre ambos: “Más con la rivalidad que ya hay de los últimos años, sobre todo la temporada pasada en semifinal, cómo se pasó la eliminatoria, con partidos muy broncos y muy, muy, muy duros; eso está todavía ahí y queda en el ambiente, y hay una forma de empezar para ellos, que es dando un golpe fuerte en la mesa, que sería justo ganar a Unicaja.Costa de Almería”. Eso sí, de igual modo los verdes pueden alimentarse de lo sucedido hace medio año en el mismo recinto: “De esos partidos tengo muy buenas sensaciones y recuerdos, ya que al final se jugó a un muy alto nivel y un vóley brillante, pasamos nosotros a la final y sí queda el mal sabor de boca de la recaída de Víctor Viciana, pero el equipo funcionó con Rubén Lorente en el último partido allí para cerrar el pase”. Espera un ambiente similar: “Te vas a volver a encontrar con la misma historia, pero con los típicos desajustes del principio de temporada”.

Ese aspecto es uno de los que, sorpresivamente para todos, más incomoda, puesto que sigue habiendo lagunas en el juego: “Nosotros deberíamos de tener menos, porque está claro que llevamos más tiempo entrenando juntos, y de hecho cuando yo pido empezar la pretemporada antes es por estos temas y tener tiempo ganado, pero lo que pasa es que esto hay que demostrarlo en el campo y no por volumen, sino por hechos; tú puedes tener un mayor volumen de trabajo, pero si no está bien hecho o no se ha planteado bien, o llámalo como quieras… dijo el mismo Piero que al final el deporte solo entiende de resultados, y es la verdad, solo entiende eso, de resultados, y hay que llevarse siempre el resultado positivo de la vista a Es Viver”. Fiel a sus máximas, Berenguel vuelve a recordar que “los títulos y las sensaciones se sacan siempre fuera de tu cancha”.

En toda la extensión de su valoración no se queja de seguir con bajas, porque “a la hora de dirigir el partido puede ser más fácil porque tienes dos cambios, no hay más y esto es lo que hay”, pero sí que influye en el camino hacia el partido: “El día a día es lo más complicado, no es excusa en el partido, sino en el entrenamiento, pero a los que hay cabe reconocerles una calidad brutal, así que todo pasa por nuestro rendimiento, lo demás… si Ibiza prueba y le salen sus cosas, le puede ganar a todo el que se ponga por delante, pero… ¿y nosotros?; cuando probamos, cuando nos han salido nuestras cosas, le podemos ganar a cualquiera”. El problema está en el sostén de ese rendimiento: “Dejamos de hacer esas cosas, y por eso ahora mismo nuestro mayor enemigo somos nosotros mismos, por los fantasmas o los miedos que podamos tener dentro; solo cabe sacarlos y seguir trabajando, porque Unicaja Costa de Almería tiene mucho más que decir de lo que está diciendo hasta ahora”.

Es verdad que “en liga se ha ganado los dos partidos y el segundo ha sido, pese al 3-2, de una manera brillante, porque lo normal habría sido un 1-3 en contra, o eso dice la experiencia cercana, pero se ganó y con unos números sorprendentemente buenos para las sensaciones que dejó el partido”. Dicho esto, aporta un argumento más para lanzar un aviso: “Nosotros teneos todavía mucho más que decir”. Se va ajustando el volumen de trabajo, acorde al número de efectivos disponibles, “si no regulo, me los cargo”, reconoce un Berenguel que desea que “se vaya recuperando poco a poco a la gente”. Para él no es un ‘duelo de banquillos’, ni tampoco sabe si Berenguel conoce más a Molducci o a la inversa: “A Piero siempre le tendré un gran respeto, el que se merece, porque he aprendido mucho de él, como también lo he hecho de otros, y le estaré eternamente agradecido por el trabajo que ha hecho aquí, en mmi ciudad y mi club, y lo seguiré diciendo independientemente de lo que haga después en otros sitios; si me gana, me ha ganado, si le gano yo, pues mejor”. Solo le cabe una cosa en la cabeza: “Quiero el rendimiento de mi equipo, y cuando lo tenga, para ganarnos a nosotros le va a costar mucho a quien sea”.