superliga masculina de voleibol

Los 211 de Jean Pascal contra los 187 de Cheng-Yang

La torre de la Superliga aguarda con motivación y cautela el duelo de Unicaja Costa de Almería frente a Vóley Textil Santanderina, en el que se 'medirá' en la red, como central más alto, ante el central más bajo


| noticias

Lo cierto es que el mensaje más común de todos los jugadores del equipo ahorrador es el de preocuparse de su propio juego, de centrarse en sacar su mejor voleibol, y en la medida de lo posible no tener que preocuparse por el adversario, pero no es menos verdadero que quien está en el otro campo afecta al rendimiento. El de Jean Pascal Diedhiou está yendo en línea ascendente, parece que muy consolidado en el seis titular de Unicaja Costa de Almería y cada vez con mayor confianza para dar una mayor aportación al equipo: “Después de las seis jornadas que han pasado, pienso que nos está saliendo muy bien, estoy contento de todo el trabajo que está haciendo grupo, y poco a poco vamos encontrándonos mejor, tanto colectivamente como individualmente; personalmente estoy satisfecho, pero quiero dar más”.

Mirando al próximo fin de semana, cabe tener en cuenta la curiosidad que se va a producir sobre la pista el Moisés Ruiz, la de que el central más alto, él mismo, con sus 211 centímetros, sea retado, porque es el otro es el visitante, por el central más bajo, el taiwanés Cheng-Yang Wu, con sus 187 centímetros: “Sé muy poco de él, pero por lo que he escuchado y por lo poco que aún he visto, se mueve muy bien y es un gran jugador”. Sobre la diferencia de estatura, más contras que pros si rival es del nivel que muestra el central del conjunto cántabro: “Hay que concentrarse en mayor medida, mucho más, porque a veces te puedes relajar al pensar que es bajito y él seguro que no lo va a hacer, así que no voy a bajar la guardia para poder estar a la altura, nunca mejor dicho”. El factor sorpresa es clave en esta situación: “No es fácil el ataque, porque habitualmente no ves las manos hasta el último momento, no como cuando me salta Moisés Cézar, que pienso ‘tengo que fintar’ -risas-“.

El juego de Cheng-Yang Wu le causa admiración, siendo magnífica su aportación a un Textil del que Jean Pascal no se fía: “Viene jugando muy bien y por supuesto que hay que estar preparados; cada partido de esta liga está lleno de sorpresas y como bajes la guardia, te lo pondrán difícil, porque todos los equipos ahora tienen buenos jugadores”. Es obligado que “cuando sales al campo, lo hagas concentrado y dispuesto a dar el máximo para llevarte los puntos”. Además, no se puede dejar en el olvido el magnífico inicio de los de Cabezón, equipo que por derecho propio aspira a jugar la Copa del Rey, más incluso que su racha de derrotas: “Tienen que ganar y van a venir con esa mentalidad, al llegar perdiendo tres seguidos, y hay que salir al campo con el cuchillo entre los dientes y a machacar, porque van a venir así, hay que estar preparado con el escudo también, para protegerte”.

Ese ‘escudo’ de Unicaja Costa de Almería cada vez funciona mejor, ya que se ha elevado bastante el rendimiento general en bloqueo. No es querer más a tu padre o a tu madre, pero Diehiou elige los puntos que logra bloqueando, y lo explica: “Los dos me gustan, pero últimamente el bloqueo me encanta, cuando cojo un bloqueo digo ‘guau’, porque no es fácil, porque al atacar puedes decir, ‘bueno, controlo yo el balón y sé dónde voy a meterlo’, pero el bloquear es para mí lo más complicado ya que no sabes a dónde va a parar; tú tienes que estar en el sitio correcto y cuando coges uno dices ‘lo he cazado por fin’ y es una satisfacción más que el ataque”. En la última jornada se fue de menos a más ante Manacor: “Al principio costó centrarlo, pero después supimos resolverlo, ajustar ese tiempo de bloqueo y nos dio la vida, porque Manacor tiene muy buen equipo, buenos jugadores, como Ángel Rodríguez o Vanole, pero al ajustarlo supimos pararlos, controlarlos y sacamos el partido”.

Se consiguió continuar invicto otra jornada más, lo que sí motiva: “Hay que seguir manteniendo este ritmo así hasta final de temporada; espero que se pueda, aunque seguro que será difícil porque nos tocan ahora partidos complicados, pero tenemos que seguir concentrados y trabajando para continuar con la dinámica que llevamos ‘hasta el infinito y más allá’ -risas-“. Y es que, tras Textil, durísimo, viaje a Los Planos y visita del colíder: “La verdad es que Palma tiene muy buen equipo, muy buenos jugadores, y también muy buen entrenador, así que los partidos que han hecho han trabajado duro y no será fácil”. Es pensar demasiado adelante, lo que resulta casi inevitable con respecto a la Challenge Cup, sobre todo: “Es humano pensar que hay partido en Europa, sin duda, porque son competiciones que llaman la atención y dan muchas ganas de jugarlas, otro nivel, otros equipos… entonces, aunque no se quiera, la mente está viajando por Europa, deseando que llegue el día, en el que espero que ganemos dando lo mejor de nosotros”.

Se trabaja duro para ello, como para las competiciones nacionales, en los entrenos, que especialmente le están gustando esta temporada: “Manolo hace que estemos trabajando tácticamente lo que necesitamos, como yo, que personalmente tengo que mejorar algunas cosas, y me está ayudando mucho a focalizar los fallos que tengo para mejorar, lo que me viene muy bien, muy contento y muy satisfecho por el modo de entreno”. Fruto de ello, es haber elevado su aportación: “Siempre hay que seguir mejorando a través del trabajo; en nuestro puesto de central, cada uno tiene sus cualidades y ‘estamos en guerra’, cada uno en los entrenos se los toma como una batalla para ver quién va a jugar en el próximo partido; ese es el camino”.