superliga masculina de voleibol
Adios prematuro

La mejor Superliga confirma el peor desenlace: cerrojazo

La Real Federación Española de Voleibol, previa consulta a todos los clubes de las máximas categorías masculina y femenina, hace oficial a última hora del lunes 16 de marzo que da por finalizada la competición


| noticias

El Comunicado Nº 4 llegó a las sedes de los equipos de División de Honor bajo el título ‘Apoyo unánime de los clubes de Superliga y Liga Iberdrola a la propuesta de presidente de la RFEVB’. El subtitular era el que contenía la confirmación de lo que ya algunos protagonistas habían compartido en sus redes sociales, antes de que se hiciera efectivo: ‘Ambas competiciones finalizan el día de hoy’. Ese ‘día’ es el 16 de marzo de 2020, lunes, cinco meses y cinco días después del comienzo de ambas, allá por el 12 de octubre de 2019. El referido ‘apoyo unánime’ se fue haciendo real poco a poco, durante toda la jornada, ya que el domingo por la noche se comenzó a explicar la necesidad perentoria de esta medida desde el ente federativo, pidiendo adhesión de los clubes, algo que finalmente se produjo para poder dar una imagen de firmeza del conjunto del voleibol ante la graves situación que vive el país por la incidencia creciente del COVID-19.

De hecho, entre las argumentaciones de la Real Federación Española de Voleibol se explicaba literalmente que “los datos de que disponemos al día de hoy son mucho más preocupantes que los que se reflejaban cuando se publicó el Comunicado Nº 3, en relación con la expansión de la ahora pandemia”. En dicho documento se dio la orden de aplazamiento de las competiciones hasta el 4 de abril, pero acto seguido se produjo la entrada en vigor del Estado de Alarma, decretado por el Gobierno de España, “con todas las consecuencias (…) que esta decisión conlleva y que podría prorrogarse más allá del plazo de vigencia del mismo”. Ante esto, se tuvo en cuenta que “los clubes necesitan conocer el futuro inmediato para resolver contratos con sus deportistas y cuerpo técnico -si es el caso- (…) y los deportistas y los técnicos, especialmente los que proceden de otros países, inevitablemente se encuentran en una situación incómoda y también tienen urgente necesidad de definir cuál va a ser su situación en el futuro inmediato (regreso a sus países de origen, etc.)”.

Desde el Club Voleibol Unicaja Costa de Almería, su presidente no dudó en dar su apoyo a los planteamientos del ente federativo, toda vez que “lo primero, y yo espero que todos lo tengamos claro, es la salud pública y las personas, y la situación actual es de una gravedad sin precedentes para muchas generaciones”. Ramón Sedeño, que en persona mandó detener un entrenamiento a la mitad de su desarrollo y que paró ‘en seco’ a su equipo el pasado viernes, se suma a que ya habrá momento de determinar la resolución de la competición 2019/2020, tal y como se añade de modo claro en el texto de resolución presidencial de la RFEVB: “Dar por finalizadas las competiciones de Superliga (masculina) y Liga Iberdrola (femenina), con efectos a partir del día 16 de marzo de 2020, posponiendo la definición de las cuestiones técnicas y colaterales que puedan surgir como consecuencia de esta decisión (ascensos, descensos, clasificación, otros efectos posibles, etc.) para que sean resueltas por el órgano competente de la RFEVB en el momento adecuado”.

El presidente ahorrador ha querido dejar claro que “la que ha sido mejor Superliga de los últimos tiempos no merece acabar de este modo, pero mucho menos merece que se retome no se sabe cuando, y si se pudiera, que tampoco se sabe, con prisas, sin estado de forma de los equipos, descendiendo notablemente el maravilloso nivel que todos los participantes han mostrado, desvirtuando lo trabajado hasta ahora por parte de los cuerpos técnicos y las plantillas y echando por tierra el prestigio ganado en cinco meses de gran voleibol y reivindicación”. Tampoco considera una solución, en el caso de que se hubiese retomado ‘sine die’, que se redujese el sistema de los playoffs, “pese a que en ningún caso Unicaja Costa de Almería se vería excluido de la lucha por el título”, porque “o todos los que se han ganado el derecho, juegan, o no habría justicia con su buen desempeño a lo largo de 20 jornadas de competición”. Para Sedeño, “el sistema de competición está diseñado con una división meridiana y clara entre fase regular y playoffs, y ofrece, por tanto, la ocasión perfecta de corte”.

Ha hecho suyo el deseo de Agustín Martín Santos, que cerró el documento con el que se pedía el apoyo a los clubes expresando textualmente que estaba seguro de que, “actuado unidos, con prudencia y aplicando medidas progresivas, podremos superar los graves problemas que hoy nos afectan”. Ramón Sedeño lleva ya varios días trabajando a contrarreloj con el gerente del club y con el cuerpo técnico para dar la mejor solución posible a la relación contractual de los jugadores de la actual plantilla ahorradora con Unicaja Costa de Almería, sobre todo con la preocupación de que sus jugadores extranjeros puedan regresar con sus familias de una manera urgente, casos de Nick Amado a Estados Unidos, Dimitry Baranov a Rusia, Huang a Taiwán y Guilherme Hage a Brasil, en donde finalmente podrá nacer su hija. En lo que respecta a los nacionales, con un buen número de almerienses o residentes en Almería, pero con varios de fuera de la provincia, igualmente se pueden ver en breve afectados por un posible endurecimiento de las medidas de movilidad.

Sin duda ninguna para el mandatario ahorrador, “lo primero para este club es su patrimonio humano, representado por una plantilla a la que tengo que dar las gracias por todo lo que ha demostrado en un año complicado, plagado de lesiones pese a lo que ha sabido compaginar la vuelta a Europa, a través de la CEV Challenge Cup, con la Superliga, competición esta que ha dominado claramente, siendo, sin ningún tipo de discusión, el más regular hasta que se ha detenido”. Sedeño no ha querido olvidarse de los patrocinadores y colaboradores llegado este momento tan difícil, a los que ha agradecido “su empuje y apoyo, su fe en un proyecto que va más allá de lo deportivo, que es cada vez más transversal, apegado a su entorno y garante del bien común”. En ese sentido, “con Unicaja Banco y Fundación Unicaja abanderando los valores que el club enarbola, a las administraciones se debe el impulso de haber vuelto a competición europea, algo que ha sido beneficioso para todos, y todo el día a día se ha hecho más sencillo con los demás colaboradores y patrocinadores”. Por último, “ante la afición solo cabe descubrirse, por su aliento incondicional y su saber estar, por su sabiduría y por su respeto a todos los adversarios”. Sedeño se queda con que “se sigue aumentando el número de asistentes a los partidos, percibiéndose que da sus frutos el trabajo de promoción y que convencemos con nuestra filosofía aplicada al deporte, con nuestro modo de entender la relación con ellos”.