superliga masculina de voleibol
Un privilegio

La ‘mayoría de edad deportiva’ de Palharini será verde

Unicaja Costa de Almería renueva al receptor hispano-brasileño, uno de los grandes referentes de profesionalidad en el mundo del voleibol, que cumplirá su temporada 18 en la élite repartida hasta en 6 países


| noticias

“Siendo sincero, ni siquiera me he planteado otra opción”. Rotundo Marlon Palharini a la hora de hablar de su firma de continuidad en las filas ahorradoras: “No he tenido ninguna duda a la hora de renovar aquí por una simple razón, por el equipo humano que compone este club”. Comenzó a darse a conocer en un gran Tenerife Sur, junto a Thomas Ereu y un completo plantel dirigido por todo un histórico, Jaime Fernández Barros, ‘descubridor’ de Jean Pascal Diedhiou varios años más tarde. Eso sucedió allá por la campaña 2003/2004, y sí, reseñar a personajes del voleibol es clave para esta maravillosa persona, de perfil tímido, que no hace mucho ruido, sino que solo se dedica a trabajar y a mantener el pálpito del vóley de siempre. Así, una tras otra, el receptor ha ido sumando temporadas con paso firme y se dispone a ser de los pocos privilegiados que podrán presumir de alcanzar la ‘mayoría de edad deportiva’.

Para Unicaja Costa de Almería es todo un privilegio que Palharini llegue vestido de verde a la ‘ceremonia’ de su decimoctava temporada en la élite, y una suerte que el receptor repita tras su primera experiencia que quedó corta para ambas partes: “No es que esperara la renovación, era un deseo que así fuera, ya que me supo a poco estos meses en el club y ha sido una pena no poder finalizar la temporada; por eso, quería formar parte del equipo desde el principio”. Ese es un gran matiz a tener muy presente, puesto que llegó a las filas blanquiverdes consumada la primera vuelta de la Superliga, pero ahora podrá hacer la pretemporada con un grupo que espera, o más bien sabe, que será competitivo al máximo: “Estoy seguro de que tendremos un equipo ganador que ilusionará a nuestros aficionados un año más, ya que este club tiene esa capacidad de atraer a buenos jugadores, con ese magnetismo”.

Es su modo de expresar una sensación generalizada entre los profesionales de este deporte, “Unicaja tiene un imán que hace que todos queramos formar parte de él”, y luego llega la confirmación de que fichar en Almería es una gran opción: “Ya lo he dicho en alguna ocasión, que desde el primer día que llegué me acogieron como a uno más, haciéndome sentir parte del proyecto, y para mí eso fue muy importante, me sentí como en casa y, sin duda, puedo decir que ahora lo estoy”. Trotamundos del voleibol, habiendo pasado por Italia, Bélgica, Chipre, Francia y Suiza, en pocos clubes ha repetido campaña, con el récord de tres en el Chênois ahora dirigido por Charly Carreño, así que eso es otra muestra del motivo de satisfacción para el club ahorrador, sobre todo porque su veteranía es una herramienta para Marlon que se pone a disposición del equipo, ‘contagiando’ profesionalidad.

De hecho, no tiene miedo en la competitividad por un puesto en el equipo titular, y a la vez tiene mucha sabiduría como para valorar el concepto de ‘equipo’ como se debe: “Lo primero que espero es un grupo competitivo con el que poder luchar por todos los títulos, y a partir de ahí seguir trabajando duro para devolverle al club la confianza que ha depositado en mí”. Luego, si los que hay al otro lado de la red son del más alto nivel, mucho mejor: “Personalmente desearía que no cambiase mucho la Superliga, pero siendo realista, con los tiempos que vivimos, creo que la próxima temporada será diferente porque afectarán las medidas de seguridad sanitarias, los aforos de público, eso sin olvidarse del tema económico, que incidirá en los fichajes, si bien espero que no al nivel de la competición”. Así, “es pronto para hablar de los posibles rivales a los títulos, pero lo que tengo claro es que lo primero es centrarnos en nosotros mismos, hacer un grupo sólido, estable y regular desde el comienzo”.

Este es un asunto que a Marlon Palharini le parece clave y en el que insiste: “Hay que conseguir que el equipo trabaje con la misma intensidad, el mismo carácter y las mismas ganas de mejorar y ganar, y es por eso, en este momento, que pienso que nuestro mayor rival somos nosotros mismos”. Desde luego que sabe muy bien de lo que habla: “Tantos años jugando en diferentes ligas y países, y al final siempre llego a la misma conclusión, que para que un equipo funcione, para llegar a alcanzar los objetivos, todo el mundo tiene que cumplir su función, cada jugador debe asumir su rol; durante mi carrera he desempeñado diferentes roles, y creo que eso me ha hecho ser jugador que se adapta a lo que el entrenador necesita en cada momento”. No solo eso, sino que, a sus 35 años, no tiene fisuras, “me siento tanto física como mentalmente fuerte para dar al equipo mi mejor versión”, asevera, con un mensaje: “Estoy dispuesto a cumplir cualquier papel que Manolo y Guille me exijan”.

Así es este receptor, internacional centenario, firmando un aval de garantía antes de que se le pida: “Estaré al 100% sea cual sea mi rol”. No solo deja la sensación de enormes ganas de volver, sino que anima con sus palabras: “Sí, claro que soy optimista con la vuelta; pienso que se están cumpliendo las fases de desescalada, sobre todo en Andalucía, y que eso nos permitirá volver a la pista en pretemporada”. Eso sí, y como dijo en la última rueda de prensa de la temporada para un partido que finalmente no se pudo jugar, la ausencia de público es un hándicap: “Creo que un equipo sin su afición es un equipo sin alma, pero seguridad y salud van primero, así que nosotros los deportistas tenemos que dar ejemplo y ser responsables; tanto jugadores como club, deberemos cumplir las medidas de sanidad que nos indiquen, y si esto conlleva empezar sin público, habrá que aceptarlo”.

Gran aliciente es volver a Europa, “por supuesto”, algo muy positivo, ya que “jugar competición europea siempre es un plus de motivación que cualquier equipo desea”. En su foro personal, “estoy deseando volver a sentir ese nivel de exigencia que da competir en los trofeos de la CEV”, confiesa. Esa será una cuestión que se resolverá más adelante, y mientras tanto, a disfrutar de Almería, “una ciudad fantástica”. Vivir tanto tiempo fuera, como le ha sucedido a él, “hace que valores más esa calidad de vida que tiene Andalucía, y Almería es privilegiada por sus playas y su gente, y es una ciudad donde te sientes a gusto para vivir”. Marlon Palharini une pros y apenas ve contras, “muy ilusionado con el proyecto, agradecido con el club por la confianza, ansioso al no ver la hora de volver a pista y empezar fuertes, como los aficionados se merecen, ya que no pudo finalizar la temporada con la gran final, y afortunado por defender los colores de este club”.