superliga masculina de voleibol
Primera vez y ojalá que la última

La COVID interrumpe ‘El blus del autobús’ de los verdes

Un positivo en Arenal Emevé Lugo aplaza el partido que Unicaja Costa de Almería iba a jugar este sábado en el segundo viaje consecutivo a Galicia, que habría supuesto 4.600 kilómetros por carretera en 7 días


| noticias

Lo cantaba Miguel Ríos por primera vez en 1992 y 29 años más tarde lo iba a hacer suyo el club ahorrador, pero la ‘música’ se ha visto interrumpida por culpa del maldito coronavirus. Apenas unas horas antes de subir en el autobús se confirmó lo que ya se había avisado, a primera hora de la tarde, desde las oficinas de Arenal Emevé. Había un positivo en sus filas y claro riesgo de aplazamiento de partido, a la espera de lo que dictaminasen las autoridades sanitarias gallegas y la RFEVB. Así, se entró en un compás de espera que no supuso cambio de planes hasta primera hora de la noche, cuando se produjo la comunicación de que no se iba a poder jugar por ser los integrantes de la plantilla ‘loitadora’ “susceptibles de contagio”, en las palabras textuales de la presidenta lucense, Bibí Bouza, lo que se ha oficializado este viernes.

‘Vivo en la carretera’, comienza uno de los estribillos más famosos y cantados de la música española, justo lo que tocaba al equipo ahorrador en este tramo central de la primera vuelta. A primera hora de la noche del jueves se deshicieron las maletas, puesto que estaba prevista la salida a las doce de la medianoche, y se rehízo la planificación para dar continuidad al trabajo. Doble sesión el viernes para los pupilos de Manolo Berenguel y descanso el fin de semana, disfrutar de la Superliga desde fuera por la culpa una pandemia que no acaba. Desde Unicaja Costa de Almería, en relación a ello, se agradece la preocupación de la presidenta Bouza por tener en todo momento informado al club ahorrador y advertir con el tiempo suficiente para impedir un viaje tan largo que habría resultado infructuoso, dada la situación.

Y es que el sorteo del calendario del pasado verano determinó que en dos jornadas consecutivas correspondiesen dos de los tres viajes a Galicia, los más distantes desde Almería, o lo que es lo mismo, que en siete días había que recorrer la friolera de ¡4.600 kilómetros! Son la suma de los 2.200 de San Sadurniño, en ida y vuelta, ya superados, y los 2.400 del Moisés Ruiz al Municipal de Lugo y regreso. En todo caso, es importante destacar que no ‘desaparecen’, ni mucho menos, sino que van a ser un factor a tener en cuenta más adelante… y en peores circunstancias. No en vano, tocará recuperar la jornada 7 antes de que concluya la primera vuelta, por los efectos que pueda tener ese resultado de cara a la clasificación para la Copa, y visto lo apretado del calendario habrá que hacerlo entresemana, o todo hace indicar eso. Serán tres partidos en siete días y dos salidas, ojo, las dos que quedan, a Baleares.

Sin culpables en nigún caso, es el momento de aprovechar para seguir advirtiendo de que la COVID-19 sigue presente en la sociedad española, europea y mundial, y que no se puede bajar la guardia. Se trata del primer y ojalá último caso del curso presente en una Superliga que había comenzado con fuerza a recuperar al público en los pabellones. Sin duda, no debe suponer un freno a esa vuelta a la normalidad del voleibol, sobre todo por la extrema y elogiable responsabilidad con la que Arenal Emevé Lugo está llevando esta situación y por el empeño del resto de clubes, algo que Unicaja Costa de Almería reconoce y ensalza, en mantener fuera del voleibol a un coronavirus que nunca deja de amenazar. A las 10.00 horas de este viernes se hizo oficial el aplazamiento por parte de la RFEVB, y ambos clubes se han puesto ya manos a la obra para alcanzar un acuerdo de nueva fecha de disputa del partido.

En ese sentido, el mail de la Federación dice de modo literal que “rogamos a los dos equipos que nos comuniquen a la mayor brevedad posible la nueva fecha (…), que deberá celebrarse siempre antes de la última jornada de la primera vuelta”, con el recordatorio del día límite, el 11 de diciembre de 2021. Cabe recordar que Unicaja Costa de Almería llegaba líder de la clasificación a esta jornada, con seis partidos ganados de seis, único invicto, pero que su rival Arenal Emevé Lugo, iba ya lanzado tras un comienzo dubitativo. En plena escalada en la tabla, otra temporada más ha acertado con fichajes y la base de la casa no da ningún signo de resquebrajamiento. Esto se debe al buen trabajo acumulado durante años, ahora dando buenos frutos. Solo con lo que Palharini definió como su ‘ADN’, habría materia suficiente para hacer un gran papel en la máxima categoría.

Pero además los ‘loitadores’ se han vuelto a armar con jugadores que ofrecen un alto rendimiento. Así, después de las tres derrotas de tres del incio, ha logrado darle la vuelta a la situación y sumar tres victorias en las últimas tantas jornadas. Clara progresión de resultados, sobre todo la ha experimentado en juego. Tras ceder ante Palma en casa y en Soria, hizo su primer set frente a Guaguas (1-3 y avisando). Recibiría a Unicaja Costa de Almería en su bonito Pabellón Municipal metido en una gran racha positiva, victorias sobre Ibiza por 1-3, San Sadurniño por 3-1 y Valencia por 2-3 y remontando. Atesora, por tanto, ocho puntos en la clasificación, escalando hasta la séptima plaza y entrando en puestos de Copa del Rey. Tenía, eso sí, la mala noticia de la grave lesión de Luca Biliato, compañero de Pablo Kukartsev en Guaguas el curso pasado y que estaba rindiendo a alto nivel como receptor.