superliga masculina de voleibol
Gran aportación al equipo

Jean Pascal se hace peligroso también lejos de la red

El central de Unicaja Costa de Almería consigue enlazar once saques consecutivos por primera vez en su carrera, ejecutando un total de 20 sin error ante Melilla: “Hemos trabajado mucho para que pase esto”


| noticias

Hizo un ataque espectacular, jugando Ignacio Sánchez con provocar la duda de una bola a cuatro que Jean Pascal Diedhiou hundió desde lo más alto cuando estaba a medio camino. Se entendieron a la perfección colocador y central, que no solamente se colgó, sino que cerró el punto número 13 de su equipo en el segundo set frente a un Melilla que no sabía lo que le iba a suceder a continuación. Entró, tras el doble gancho, al saque, y condujo la manga hasta su puerta de salida, ejecutando once, sí, once servicios consecutivos, con dos puntos directos, errores del rival y dificultad para montar su ataque. “Creo que fue un ‘regalito’ de los Reyes Magos, que puede que se adelantaran este fin de semana para mí”, bromea: “La verdad es que fui metiéndolo al principio y así, poco a poco, seguí cogiendo confianza, y la verdad es que salió”. No, no es fruto de la casualidad: “Supongo que todo el trabajo que hemos estado haciendo todo este tiempo atrás ha ayudado bastante en la concentración y la focalización y la verdad es que estoy contento”.

De hecho, ya tiene un nuevo hito en su carrera, puesto que “nunca antes había sido capaz de enganchar once seguidos, nunca me había pasado”, reconoce. Faltó solo uno más para haber completado el set, puesto que con 24-7 Melilla fue capaz de sumar, por fin, pero Jean Pascal no falló. En ese sentido, ejecutó nada menos que 20 servicios, no concedió ningún error y llegó a los tres puntos directos a lo largo de todo el encuentro. Quiso ser determinante así después de no estar cómodo en el ataque, ya que, no en vano, el único que metió fue el antes referido en un total de tres: “En el primer set fallé, me bloquearon uno y después me dieron otra bola y la mandé fuera, y pensé que no podía ser que fallase tanto, me dije ‘si no aporto en un lado, tengo que aportar en el otro’; me centré un poco más en los saques y me salió bien”. Cabe tener en cuenta que conforme avanza la serie, a medida que se va haciendo más larga, más difícil es soportar la presión.

En ese sentido, Diedhou se aferra a algo clave, algo que ha trabajado de un modo decidido: “Hubo un momento en el que sonreía, pero decía ‘tengo que seguir con la concentración’, y así lo hice para ir cada vez a más y darle un poquito más duro en los siguientes; eso es lo que hemos trabajado, la concentración, porque es lo que fallaba; lo hemos preparado en los partidos de antes de la Navidad porque me hacía falta”. Jean Pascal es ahora también peligroso desde lo más lejos de la red posible, y su suma va incrementándose a medida que sus compañeros lo arropan sabiendo que tiene muy buen humor: “Lo de la coña siempre está, y que no falta nunca, como pasó en el partido a medida que iba acumulando saques; cuando vas al servicio, se escucha todo, y de repente escuchar a alguien de tu banquillo decir algo…, te hace gracia, pero te concentras, y cuando salí del saque también me hicieron bromas, y me felicitaron, ya que todos me apoyan y somos una piña”.

Está claro que en voleibol todo influye, siendo complicado establecer dónde falla el rival y dónde se ve forzado a fallar: “Esperaba que CV Melilla fuera más complicado, tuvieron un montón de fallos, como toques de red o también saques, y  la verdad es que eso nos ayudó a sacar más ventaja y ganar más fácil, pero nosotros jugamos bien, cometimos muy pocos errores, lo que en voleibol significa que cuantos menos tengas, más te ayuda a cerrar y ganar los partidos; nuestro nivel fue bueno, le dimos al saque y cuando llegó la hora de cerrar, supimos resolver y ponerles en muy serias complicaciones”. Es ya historia pasada, y la que está por escribir este fin de semana próximo será más dificultosa: “Va a ser un partido bastante interesante porque en su campo… yo siempre lo digo, que ningún campo es fácil, pero el de Vecindario lo es menos, no es fácil para nada jugar y el equipo tiene muy buenos jugadores”.

Entre ellos, duelo directo con Moisés Cézar: “Enfrentarse a él supone estar obligado a mantenerte a su nivel y dar el máximo posible”. Los dos centrales más altos de la Superliga, frente a frente y con ganas siempre de medir fuerzas: “Hay un pique sano entre él y yo, y te motiva jugar bien, así que espero que salva bien la cosa y ganemos por 0-3; en el momento en que coge uno el bloqueo al otro se bromea, hablamos dentro del campo, fuera del campo no mucho, pero dentro sí y es un buen tío y me cae muy bien”. Otro referente para Jean Pascal Diedhiou es Javier Monfort, amigo de su anterior época juntos en Unicaja Costa de Almería: “Antes de que llegase Javi ya tenía un equipo bastante fuerte, y ahora con Javi Monfort se han reforzado más, y no solo él, sino que tiene unos jugadores excelentes, son muy buenos y no nos lo van a poner fácil, así que habrá que salir con el cuchillo entre los dientes”.

Bromea con su origen español en Tenerife: “Los tres años allí decía ‘soy chicharrero’ por el pique regional, y ahora que estoy aquí no puedo decirlo, aunque un poquito sí me considero, porque en Gran Canaria todavía no he estado”. Ya más en serio, se muestra encantado con la exigencia del calendario: “Creo que nos encanta jugar y competir, y más cuando el calendario es así, mucho mejor; yo creo además que son partidos que motivan, y como tenemos cerca la competición europea y la Copa del Rey y otra vez partidos complicados, más motivación para estar a tope y darle”. El central reconoce que “as pesas no pueden faltar, porque son las que nos ayudan a estar fuertes a la hora de competir, puesto que si compites sin tocarlas, llegará un momento en el que el cuerpo te lo pedirá, aunque estés cansado”. Confianza ciega en su cuerpo técnico, que “sabe cómo llevar la planificación para los entrenamos”, sí que es verdad que “siempre a los jugadores lo que nos encanta es jugar partidos así”. El mejor Jean Pascal busca su ‘boom’: “Me siento muy bien, cada vez con un poquito más de confianza, y espero seguir ayudando al equipo así hasta final de temporada y subir algunos escalones más”. Su suma es cada vez más variada, y si no se lució en ataque el sábado, brilló en saque y dejó destellos en defensa.