superliga masculina de voleibol
Una estrella

Colito, de vivir muy deprisa a disfrutar del trayecto

El flamante opuesto de Unicaja Almería, que adelantó su incorporación al trabajo dos semanas para llegar a la pretemporada minimizando los efectos del confinamiento, busca en el verde el ritmo de la regularidad


| noticias

Es bastante complicado para un atleta ‘todo potencia’, como él, aplicar las leyes de la resistencia, pero afortunadamente para Agusto Renato Colito, en sus 23 años de vida, habiendo sido ‘disparado’ como un tiro, viéndose obligado a convivir con tanta presión desde que era casi adolescente, tiene todo lo necesario para que su nombre marque una época en el voleibol internacional. Ahora, después de haber corrido tan rápido, se dispone a contemplar el paisaje que irá dejando tras de si a medida que pone un ritmo constante de crecimiento. “La regularidad”, es es lo que dice un tipo honesto como él cuando se le pregunta por su objetivo personal, y ello asumiendo que “la verdad es que fue todo muy rápido”. Hace memoria para que no se olvide que “jugaba en Superliga 2, en L’Illa Grau, el año que me incorporé a la Selección, fue bastante sorprendente la llamada, y desde entonces, todo a pasos agigantados”.

Pero quien lo conoce sabe que no miente cuando dice “no me lo acabo de creer, ya que soy de por si humilde y trato de trabajar día a día, y dar lo mejor de mí, y devolver la confianza que se deposita en mí”, textualmente, como un grande. A ritmo de rap, su música favorita, conectado al mar, “me encanta la playa”, se siente en el sitio en que debía estar en este momento de su carrera: “Unicaja Almería es un club serio, profesional, como había visto desde fuera, lo que ahora corroboro, y a esto se suma que los compañeros, el cuerpo técnico, todos, son fantásticos, que recibo un trato excelente de su parte, y es para estar bastante contento”. La ciudad le encaja, pero es cauto, responsable y comprometido, por lo que ha respetado mucho las salidas por la COVID-19: “Tampoco he podido ver mucho de la ciudad, por eso, pero sí he visto el centro y algunas playas, que me gustan mucho”.

Es más, ha tenido más tiempo que los demás para poder hacerlo, puesto que prefirió ganarle tiempo a la pretemporada e incorporarse antes, a primeros de mes: “Ahora es lógico que estemos todos más cansados y pesados, es parte de la pretemporada, y el trabajo que hagamos ahora nos va a servir más adelante; por mi parte, llego no en un estado físico ideal, pero bueno, en la cuarentena intenté hacer lo que pude, con lo que tenía en casa, más rutinas que pesas, pero también vine a principios de agosto, me incorporé antes y pude utilizar el gimnasio, comenzar a rodarme antes de la pretemporada, así que mejor”. Sus primeras horas, las contenidas en las dos semanas que se han consumido, son satisfactorias: “Estamos haciendo bastante buen grupo, la mayoría ya nos conocíamos y los demás cuajamos bastante bien, no hay problema de parte de nadie, todos ponen su granito de arena… por ejemplo a la hora de ayudar, vamos todos y creo que eso es importante”.

Siente el tutelaje del míster, y lo agradece: “Con Manolo tengo una relación bastante buena, siempre está intentando sacar mi máximo, digamos, me está desde el primer día insistiendo en ello, y espero responder con números y buenos partidos cuando comencemos la temporada”. No solo será atacar, que sí, “lógicamente al final en mi posición tienes esa responsabilidad de tener que gestionar bolas más complicadas o tener que llevar el peso, pero es bueno que haya alguien detrás de ti, insistiéndote, sabiendo que puedes dar tu máximo y aprovecharlo para sacar lo mejor de ti y llegar a ser lo mejor posible”. Lo dicho, honesto, expone su objetivo de mejora: “En el bloqueo tengo bastante salto y me falta algo más de velocidad, creo yo, y en defensa es algo en lo que más sufro, lo común para todos los opuestos; lo hago lo mejor que puedo e intento siempre mejorar, no es que sea muy malo, pero para ser muy bueno tengo que mejorarlo más”. Colito va lanzado, pero a ritmo constante, a la meta.

Está dispuesto a manejar ese plus de responsabilidad en ataque, si bien hay equipo de grandes atacantes en todas las posiciones, manejados por “dos colocadores que son muy completos”. Sobre ellos, “Ignacio con bastante más experiencia, debido a su trayectoria, pero igualmente Esteban es un chico joven, como yo, con ganas de aprender, mejorando día a día todo el mundo, y al final yo creo que juegue el que juegue va a ayudar igualmente al equipo”, explica literalmente. Ahí entran todos los objetivos colectivos: “Lógicamente, cuando vas a Almería sabes que es un equipo candidato a pelear por todos los títulos, algo implícito, y ojalá que se pueda levantar alguno esta temporada”. Por ganas no va a ser: “Desde el primer entreno todo el mundo se nota deseando empezar y jugar, demostrando, dando el cien por cien en los entrenamientos, y así es como en los partidos se va a jugar; eso se nota desde el primero día, que hay muchas ganas, y ojalá que ganemos todos lo que podamos”.

El primero se va aproximando mucho ya, fijado para el 26 de septiembre si el virus lo permite. La Supercopa irá seguida del inicio de la fase regular de la Superliga, y se suma Colito al grupo de los optimistas sobre el ‘sí’ a su celebración en tiempo y en forma: “Soy bastante positivo en general, lo que veo, igual no, pero suelo tirar por la parte positiva y creo que se va a jugar, y espero que se juegue”. Añorará ese calor del público, si no hay afición en la grada: “Personalmente me gustaría que sí hubiese, porque es otro ambiente diferente, tienes a la gente apoyándote o no, pero a mí me gusta que haya esa tensión, sentir la grada, una motivación extra”.