superliga masculina de voleibol
Proyecto a máximos

Antonio Rodríguez, nuevo presidente de Unicaja Almería

Finaliza el proceso electoral del club ahorrador con la proclamación de la única candidatura presentada y la apertura oficial de una nueva etapa de crecimiento institucional, reforzando la ambición deportiva y social


| noticias

“El hecho de haber concurrido una sola candidatura, sin nadie más optando a la presidencia del club, lejos de provocar conformismo y relajación, lo que ha motivado en mí es mayor responsabilidad a la hora de formar mi equipo de trabajo y de diseñar, con absoluto esmero, el futuro de Unicaja Almería”. Se llama Antonio Rodríguez (Huétor Tájar, 1962), imagen prototípica de la expresión ‘hombre hecho a si mismo’. Alguna década atrás ya fue miembro de la junta directiva del club que ahora pasa a presidir, entidad con la que siempre ha estado vinculado también emocionalmente, amor al verde, siguiendo con atención los aconteceres que ha descrito a lo largo de los años. Es por ello que su casilla de salida no se sitúa al principio del tablero, pero por lo metódico que ha demostrado ser en su brillante trayectoria profesional, tiene la intención de escuchar en un ‘empezar desde cero’ y revisar sus propios pilares.

Desde ellos pretende construir un proyecto sólido, en un horizonte inicial de cuatro años, que se levante con idéntica aspiración respecto a estas tres décadas de historia, la de lanzar proyectos deportivos muy ambiciosos y considerar igual de importante el compromiso con la sociedad, pero a su vez con la convicción de un crecimiento institucional que presenta un gran potencial: “Unicaja Almería es una ‘marca reconocida’, un referente del deporte nacional que se ha ganado tener prestigio internacional, y que vamos a ver en otra dimensión mucho más elevada a medida que pongamos en marcha todas y cada una de las ideas con las que llegamos”. No es plural mayestático este que usa, sino toda una declaración de intenciones de repartir responsabilidades y confiar en el buen hacer y capacidad de la gente que le rodea. Trabajando desde los 15 años, primero en una gestoría administrativa de Granada, desde 2000 es parte del equipo directivo de la entidad Unicaja Banco, convirtiéndose en uno de sus grandes activos. Ese vínculo de confianza con el principal patrocinador del club, “apoyo firme, sin fisuras, durante nada menos que 30 años ininterrumpidos”, le supone llegar con un aval para sus sueños.

Este martes, día 8 de septiembre de 2020, llegó a término el proceso electoral a raíz de la dimisión de Ramón Sedeño, producida el pasado junio. En tiempo casi ‘récord’, y sin necesidad de acudir a las urnas, se han seguido todos los pasos legales y estatutarios y se ha producido el relevo, tras la proclamación directa de Antonio Rodríguez al no haber sido presentada ninguna otra candidatura. Unas horas antes, el lunes, finalizó el plazo de impugnaciones, sin que se haya producido ninguna, algo validado por la comisión electoral y que se puede tomar como un apoyo unánime, y de ahí el más alto grado de responsabilidad, al nuevo presidente: “Como aficionado al deporte, tanto en su práctica como siendo espectador, ante la posibilidad de asumir la presidencia de un club deportivo tradicionalmente vinculado a la entidad financiera que represento, vi la oportunidad de ayudar a dar continuidad a un proyecto que sigue creciendo tras más de tres décadas de existencia y éxitos, y elevarlo más todavía”.

De esas palabras se desprende una valoración “positiva” a la gestión previa, “como lo demuestran los títulos obtenidos hasta la fecha y el hecho de que cuando no se han alcanzado, se ha conseguido al menos optar a ellos llegando a las finales, sin olvidarse de la labor social, objetivo prioritario e irrenunciable, por supuesto”. Efectivamente, piensa dar uso a las bases que se encuentra, pero sumándole otros modos y perspectivas para llegar más lejos. Además, ve un Unicaja Almería como un club de gran nivel y acreditada trayectoria, “porque es lo que toca afrontar con valentía”. El primer paso de Rodríguez va a ser “lanzar puentes donde no los haya”, o lo que es lo mismo, “alcanzar nuevos compromisos de colaboración con las diferentes administraciones públicas y con el tejido empresarial que permitan potenciar tanto la imagen deportiva de nuestro club, como la imagen de Almería y su provincia en el exterior”.

Al tiempo que se reforzarán las alianzas ya existentes, en esa pretensión de lograr una nueva dimensión institucional, y que se establecerá una ronda de contactos, no descuidará el más alto nivel competitivo, “presentar un proyecto deportivo que dé continuidad a los logros y éxitos alcanzados por este club durante los últimos años, para mantener la condición como club más laureado del voleibol español”, ni algo “no menos importante, sino todo lo contrario, como el aspecto social, en el sentido de trasladar los valores del deporte a la sociedad, y en particular a los jóvenes de la provincia de Almería, incrementando también la afición a esta disciplina”. De esas palabras se desprende el visto bueno a la línea estratégica de recuperar la amplitud de las categorías inferiores del club, “para que vuelvan a ser un santo y seña, sobre el que construir el futuro deportivo, sacando hornadas de grandes jugadores, tal y como ha sido en otras etapas anteriores”.

Para comenzar, espaldarazo total al cuerpo técnico, “continuidad en su composición actual”, considerándolo “plenamente capacitado para alcanzar los objetivos que nos proponemos”. Después, perfilar definitivamente su ‘núcleo duro’ de colaboradores, puesto que “todos los socios serán escuchados”, representado en su junta directiva, “un grupo heterogéneo, compuesto por profesionales tanto del sector público como del privado, todos ellos vinculados al mundo del deporte y, a la par, provenientes de diferentes segmentos, léase empresarios, docentes, juristas, economistas…”. Son la punta de lanza de “una masa social envidiable”, a la que Antonio Rodríguez dirige un primer mensaje: “Proyecto de continuidad del club en el tiempo, contando para ello con la confianza y compromiso de nuestro principal patrocinador, Unicaja Banco, eso es lo que la afición tiene garantizado, lo que se traducirá en aspirar a mantener al equipo de sus amores en la cima de todas las competiciones”.