superliga masculina de voleibol
Un lujazo de fichaje

Carlos Jiménez cubre de ‘piel verde’ su plena madurez

Las primeras sensaciones en Unicaja Almería de uno de los jugadores más esperados del voleibol español desde su etapa formativa le dicen que está en el lugar adecuado en el momento oportuno de su carrera


| noticias

25 años recién cumplidos y estrella confirmada en un deporte que le ha llegado muy adentro por haber entrado a él de la manera soñada por cualquiera, como un juego, luego convertido en tesoro compartido con sus amigos de toda la vida, esos que del patio del colegio llegaron pasándose el balón, guardando el tercer toque para Charly y su talento innato, hasta el título de campeones de España. Como guion de película norteamericana de gesta deportiva sería perfecto, máxime basado en una ‘historia real’, pero a falta de su paso al celuloide lo que ha dejado es una gran estrella, algo que no es poco. Petrel lo crio, Palencia lo pulió y la Superliga lo confirmó, y sí, ahora es su momento de plena madurez en juego por el equilibrio físico, técnico y mental, sabiendo ya lo que es ser campeón, pero estando preparado para desempeñar un papel de protagonista, enfundado en una nueva piel verde que luce de maravilla.

Carlos Jiménez tenía “muchas ganas” de ese volver a empezar que por fin se está produciendo en el voleibol español, “se precipitó el término de la liga, mucho tiempo parados después y poco a poco se está volviendo a coger las sensaciones con las que se convivía cuando terminó todo de improviso”, pero con cautela: “Ojalá que se pueda, porque el hecho de que se dispute la Supercopa significaría que las cosas están yendo bien, y esa es nuestra mentalidad, el objetivo es ese primer título y ya está; más allá de cómo vayan surgiendo las cosas por el COVID-19, tenemos que seguir trabajando y llegar en las mejores condiciones a ese día 26; que se juegue o no se juegue es algo que no está en nuestras manos, ojalá que sí, el panorama de la actualidad provoca incertidumbre, pero nuestra obligación es llegar a esa fecha en perfectas condiciones para intentar ganar”.

El camino emprendido le está sirviendo para esa recuperación de sensaciones, “se puede decir que son buenas, poco a poco vamos progresando e intentaremos estos días acoplarnos lo más rápido posible para competir entre nosotros y volver a sentir todo lo que dejamos atrás”, asegura, madurando el riesgo de que se produzca una situación extraña e inédita: “Soy partidario de que el deporte sin público… no es que no sea deporte, pero es un espectáculo, igual que cuando haces una obra de teatro y no hay gente; hay cosas que no tienen mucho sentido, y soy partidario de jugar con público más allá de nuestra satisfacción personal, porque jugamos para agradar a la gente, me gusta que me vean jugar y considero ese punto muy necesario para el jugador, un plus bastante grande para nosotros”.

La temporada 2020/2021 parte para Jiménez con “orgullo de vestir esta camiseta”, porque “Almería tiene mucha tradición de vóley, han pasado grandes jugadores por aquí, es un club grande que ha ganado muchos títulos y para mí es también un poco de responsabilidad, mantener esa dinámica que tiene el club de siempre estar arriba en la clasificación”, asume con agrado y compromiso: “Nosotros trabajaremos para seguir cosechando esa línea buena de resultados y, por qué no decirlo, ganar todos los títulos posibles”. Soria fue su primer destino, un histórico, siguió por Teruel, con triplete incluido, y recala por fin en Unicaja Almería tras dos temporadas en Palma: “Son grandes clubes en los que he trabajado muy bien, en los que he estado muy a gusto y la gente me ha tratado genial, he sido muy feliz, y ahora recibir la llamada de Almería es un orgullo, es un gran club que funciona con mucha profesionalidad”.

Abundando al respecto, “el primer día lo comenté, que lo que me impactó y me llamó la atención fue la profesionalidad, la que se dedica en todas las tareas que se hacen en el día a día, en el gimnasio, en el material, en la pista, en el vestuario… la verdad que se nota, más allá del buen ambiente que hay entre nosotros, esa seriedad que hay y que se necesita para ser un buen grupo de trabajo, con todas las necesidades cubiertas, lo que para un jugador es importante para crecer día a día”, manifiesta a la par que finaliza con un “la exigencia es buena y hay que mantenerla durante todo el año”. Encaja con su primera valoración de la plantilla: “Es muy positiva porque se ha hecho un gran grupo de grandes jugadores, con un potencial increíble, y eso va a ser bueno tanto para competir en el día a día en los entrenamientos, para exigirte permanentemente lo máximo y tener esa competencia sana, y para competir en los partidos de este calendario tan apretado”.

Carlos Jiménez detalla sobre eso último que “este año, por la dinámica de tener que jugar muchas veces partidos seguidos, creo que al final no solo juegan los seis que hay dentro del campo, sino todos, porque el contar con todos siendo jugadores de nivel significa que en el momento en el que uno esté mal por lo que sea, va a salir otro y lo hará igual e incluso mejor, algo que tenemos que tener en mente, que habrá no partido el sábado, sino partido el sábado, partido el miércoles y partido el sábado de nuevo”, añade. Así las cosas, “es un ritmo que se acumula para el jugador y hace falta fondo de plantilla para afrontarlo de la mejor manera posible”. En ese sentido, sin dudas en el respaldo del vestuario: “Hemos hecho un grupo muy bueno, en el que varios nos conocíamos, hemos compartido o selección o estamos en Palencia, hemos compartido vestuario en los otros clubes…, nos ayudaremos a mejorar como jugadores y como personas todos juntos”.

Natural del histórico sitio de Petrer, tras vivir en Mallorca dos años no se despega del Mediterráneo, porque todo cuenta: “He tenido poco tiempo para visitar la ciudad porque ahora estamos con un buen ritmo de entrenamientos, tanto por la mañana como por la tarde, tengo poquitos ratos libres que sí intento aprovechar y he ido un par de días al centro de la ciudad, he visto la catedral, algún bar de la zona… y sí, se come muy bien aquí sobre todo, y las playas; Almería es un lugar turístico que me parece muy bonito, buen clima, mucho calor, eso sí -risas-, aquí en el pabellón estoy sudando lo que no he sudado en mi vida, pero creo que todo eso es bueno y servirá para llevar una buena dinámica cada día”. Es el lugar adecuado, además de que es el momento oportuno, y los dichos están para hacerlos buenos.