superliga masculina de voleibol
Siempre mirada al frente

Álex ‘Fénix’ Fernández está resurgiendo con más fuerza

El líbero vive una temporada difícilmente igualable en cuanto a la mala suerte, reducida a solamente siete partidos, y acumula ya tres meses sin hacer vida normal, pero crece: “Ser mucho más fuerte de cabeza”


| noticias

La Wikipedia parece el recurso más fácil para buscar información, si bien se sabe que la prisa es mala consejera, y que en estos momentos necesitamos lo contrario, que los consejos sean buenos y mucha tranquilidad. Una buena consulta siempre es el diccionario de la RAE, ajustado a la normal de lenguaje para hablar y escribir con la máxima precisión posible. En este pequeño texto se recoge un buen número de palabras que son aplicables, de un modo u otro, en una circunstancia u otra, al más grande luchador jamás conocido, un Álex Fernández al que cabe descubrir en su verdadera naturaleza, la del Ave Fénix. En el fondo de la cuestión, bebiendo de las fuentes de la mitología y de las creencias de los Incas, está que resurge de sus propias cenizas, lo que Alejandro ya ha comenzado a hacer tras vivir, sin duda, su peor temporada, la del colmo de la mala suerte, ratificada con poder salir del hospital para recluirse en casa porque hay una pandemia en la calle.

“La verdad es que sí, en todos los sentidos esta temporada ha tenido contratiempos y baches, pero desgraciadamente lo que estamos viviendo ahora es una crisis total de ámbito mundial, y en lo que todos tenemos que pensar es en recuperarnos para que todo vuelva a la normalidad”. El canario merece un cambio de nombre, acorde a la definición de Álex ‘Fénix’ Fernández, ‘ave fabulosa, semejante a un águila, que según los antiguos era única en su especie, perecía quemándose y renacía de sus propias cenizas’. Si alguien piensa en quejarse del confinamiento, que piense tanto en él como en las seguro que muchas personas enfermas con anterioridad que han acumulado aislamiento e ingreso con cuarentena: “Estar tanto tiempo en el hospital y ahora no poder salir de casa tampoco se me está haciendo un poco pesado, pero bueno, intento ser positivo, pensar en mi rodilla para recuperarme y saber que todo esto será un proceso que pasará, no queda otra que aprender de estas situaciones que quizás sirven para mejorar y ver las cosas desde otras perspectiva”.

Seguro que, sin pretenderlo, es un aviso de vuelta realmente fortalecido: “Es lo que estoy intentando, regresar y que sea con tranquilidad, como no, haciendo las cosas bien durante la recuperación; tengo todo el verano para recuperarme, así que con calma y haciendo la cosas bien, ese es mi objetivo”. Es, en todo caso, lo único que pide la situación que atraviesa, un paso del tiempo tedioso en ocasiones, “llevo dos meses y medio prácticamente sin poder hacer vida normal, que se dice pronto -ríe- y parece que todavía me queda un mes más”, que lo está haciendo poderoso, más de lo que era, en el aspecto mental: “Siempre hay cosas positivas, esta época que estoy pasando en mi vida creo que me está ayudando a ser mucho más fuerte de cabeza y a visualizar las cosas de otra manera, lo que comenté antes, que tenemos que aprender de las situaciones”.

Abundando al respecto, este guerrero, que siempre ha mantenido la calma, al que su extraordinaria capacidad de escudarse en la concentración ha hecho un enorme jugador de comportamiento exquisito en la pista, capaz de disfrutar de sus victorias con respeto y de sus derrotas con dignidad, lo deja muy claro: “A decir verdad, ahora físicamente no estoy en mi mejor momento, ha sido mucho tiempo parado por culpa de la rodilla, pero ya estoy empezando a moverme y a hacer pequeños entrenos, lo cual también me está ayudando en lo mental, aunque anímicamente me encuentro bien y tengo claros los objetivos que quiero conseguir; sé que en momentos difíciles es cuando más fuerte de cabeza y positivo se tiene que ser, y creo que es la única fórmula de conseguir lo que buscas”. Como no, y en esa misma línea, su mensaje a la sociedad en general sobre COVID-19 es positivo: “Mucho ánimo y fuerza, que esto lo vamos a conseguir entre todos; pronto volveremos a la normalidad”.

Lo hace desde unas Islas Canarias que soporta mejor la ola de contagios: “Estamos viviendo la crisis no tan fuerte como lo hacen otras comunidades autónomas, a las que mando todo mi apoyo, pero está claro que sí es una situación dura y difícil, y lo que tenemos que hacer todos es cumplir con las indicaciones de las autoridades, y seguro que así nos iremos recuperando”. Para él queda su periplo, primero con una fractura de dedo que solo se produce una entre un millón, yendo a defender, en un entrenamiento, un balón muy ajustado que primero rebota en el suelo de un modo nefasto para él y para el club, siendo baja sensible que debilitó al equipo en la final de la Supercopa. Después, cuando volvió a coger el ritmo, el menisco, impredecible igualmente, lo volvió a apartar, dejándolo a él sin Copa del Rey ni octavos de la CEV y a Unicaja Costa de Almería sin él en los retos clave de la temporada: “Por supuesto es una pena, pero tampoco se puede hacer más; pensar eso no sirve de nada”.

Con todo, no se bajó del barco nunca: “intenté ayudar al grupo siempre, estando en momentos complicados personales, y es con lo que me quedo”. Su análisis de la temporada se resume en la palabra “difícil” aplicada a la perspectiva del equipo, “para qué nos vamos a engañar, jugadores que a priori serían titulares, lesionados de largo periodo, muchas veces poca gente para realizar buenos entrenos… pero sí hemos tenido momentos de un voleibol buenísimo en gran parte de la temporada, teniendo en cuenta los problemas que teníamos; la pena ha sido no poder terminar el año luchando por la liga, porque creo que teníamos muchas posibilidad de luchar por el título”. La cuenta particular la tiene presente: “He jugado poco, siete partidos, contando la competición europea; los dos primeros después de romperme la mano me costaron un poco, pero poco a poco fui cogiendo confianza y jugando mejor, la verdad; cuando mejor me encontraba fue en Graz, que ganamos, pero justo ahí me lesioné de la rodilla y acabó mi temporada; da pena ,porque era un grupo muy bonito y teníamos buenas expectativas, pero son cosas que pasan en el deporte”.