superliga masculina de voleibol palma de mallorca
Ramón Sedeño reconoce "el gran honor que supone haberse medido a sus grandes equipos"

Unicaja Almería realiza un último agradecimiento a Seguí

El club ahorrador muestra su consternación por la muerte del histórico mecenas del voleibol mallorquín y le reconoce un antes y un después en este deporte en España a partir de su tan apasionada aportación


| noticias

El calado de la figura de Damián Seguí se sabía desde antes de que saltara a los medios en el mediodía de este jueves la noticia de su triste fallecimiento, pero ha demostrado su real dimensión pasadas unas pocas horas. El mundo del voleibol español se ha pronunciado generando un aluvión de reacciones de consternación por una pérdida tan sensible, inundándose las redes sociales de mensajes desde todos los puntos del ‘planeta vóley’. Una de las primeras manifestaciones de dolor fue la emitida por el Club Voleibol Unicaja Almería, que siempre ha tenido claro que la grandeza propia reside también en la de los nobles adversarios: «Honor a quien honor merece, y mi buen amigo Damián se lo ha ganado con creces».

Con esas sentidas palabras el presidente Ramón Sedeño ha querido expresar lo que a título personal trasladó en los primeros momentos de duelo a la familia de este empresario, que tanto empujó para cambiar el voleibol español y dotarlo de un nivel acorde al contexto europeo: «Los éxitos continentales cosechados por el Son Amar fueron toda una inspiración para Unicaja Almería, hasta el punto de que fuimos capaces de igualar su gesta de ser subcampeones de Europa». Hubo «un antes y después en este deporte a partir de que se erigiese como firme defensor un Damián Seguí que en demasiadas ocasiones se sintió solo, pesándole hasta el extremo de dar un paso al lado angustiado por la falta de apoyos a sus sueños».

En ello también ha visto Sedeño muchas similitudes con el club ahorrador, «ya que ese sentimiento de abandono es común», pero también la capacidad para seguir adelante pese a las adversidades: «Ese carácter lo forjó como gran empresario y como gran directivo de este deporte, dejando honda huella en ámbito internacional a tenor de su aportación como miembro de la Confederación Europea de Voleibol -CEV-, e hizo que crease su ‘obra póstuma’ con el Ca’n Ventura». El mandatario de los verdes ha querido dejar bien claro que «a Damián Seguí, Unicaja Almería tiene que agradecerle haberle obligado a ser mejor, siendo por tanto mayor en esa dura relación deportiva el peso de los títulos ganados por nuestro club que los que no conseguimos porque nos los ganó con alguno de sus equipos», ha aseverado.

En ese sentido, Ramón Sedeño ha reconocido «el gran honor que supone haberse medido a los grandes conjuntos formados por este personaje fundamental para el vóley», insistiendo en que ha sido así «tanto si se ha ganado como si se ha perdido el título en cuestión», puesto que «a Unicaja Almería no le importa perder con quien es mejor sobre la cancha de juego». No ha importado lo más mínimo que la nueva aparición de Damián Seguí tras muchos años apartado, «al no soportar tener a su querida Palma todo un lustro desaparecida de la máxima categoría», deshiciera el grupo tricampeón de los ahorradores, fichando a Andrés Villena, Álex Fernández y Guilherme Hage como tres estandartes de su proyecto póstumo, más también con pasado en aquel momento, y presente ahorrador ahora, como Viciana y Fran Ruiz.

De hecho, Sedeño ha descrito como «una lástima que los problemas de salud no le permitiesen seguir al frente de un club que, no hay que olvidarlo, consiguió dos ascensos para llegar directamente a alzarse con un doblete». El Ca’n Ventura de los cinco ‘viejos conocidos’ fue el verdugo de Unicaja en semifinales de la Copa del Rey en Leganés y en la final de la Superliga, en la que conquistó dos veces el Moisés Ruiz y cerró en un espectacular Son Moix el título en un tercer partido en el que los ahorradores lo dieron todo pero sin ser suficiente: «Sobre la pista tuve la ocasión de hablar por última vez en persona con él, felicitándole por la victoria y pidiéndole seguir con esa lucha deportiva tan bonita, pero no le fue posible».

El presidente blanquiverde ha recordado que «se respetó su retiro y personalmente hablé con él por teléfono en varias ocasiones interesándome por su estado no solo físico, sino anímico», ha matizado: «Damián ha sido una excelente persona, que ha ayudado a todo el que ha podido y con la que el voleibol español estará siempre en deuda, no solo por sus proyectos propios, Son Amar y Ca’n Ventura, o por su patrocinio al CV Portol, sino por hacerle creer que otro tipo de gestión es posible y que el nivel competitivo puede y debe elevarse, mostrando el camino pero no con palabras, sino con hechos, actuando, como también aportó a la riqueza de su isla».

Por todo ello, desde el Club Voleibol Unicaja Almería se ha lamentado su pérdida profundamente y no se ha dudado en otorgarle «el reconocimiento que se merece, uniéndose a la magnífica afición mallorquina que Seguí logró congregar de nuevo en un templo como Son Moix, entendida, respetuosa y seguro que agradecida de que este mecenas puro y auténtico, este romántico del voleibol, le haya devuelto otra vez la pasión por un deporte que ojalá que tuviese a muchos ‘Damianes’ más repartidos por ahí». Ramón Sedeño ha finalizado la semblanza a su amigo con el deseo de «que Palma jamás pierda su condición de patria del buen vóley».