Superliga masculina de voleibol

Si la ‘semi’ fue dura… Macarro pronostica final de infarto

El central madrileño considera que el parón "frena" a Unicaja Almería y subraya que "este es un equipo muy distinto al que no ha logrado aún hacer ningún set en Los Planos", con las fuerzas niveladas en Teruel


| noticias

La tarea puesta en la mente de Daniel Macarro es puramente de matemáticas, con el manejo de los números sobre la base del ‘5’, ya que la otra ‘asignatura pendiente’ se ha aprobado en las filas blanquiverdes. Pudo ser a la primera, pero se escapó el posible 3-0 en la serie semifinal tras desperdiciar dos bolas de eliminatoria en el tie-break, pero finalmente se logró a la segunda. El caso es que Manolo Berenguel se lo ha comunicado a la plantilla, ahora ‘apta’ para vencer a un grande a domicilio, lo que toca para ser campeón: “Nos decía el míster que todavía no habíamos ganado a un equipo de los de arriba fuera de casa, que no estábamos para competir siendo visitantes, pero el otro día nos dijo ‘ya me habéis hecho pensar que podemos jugar fuera de casa, y jugar bien, como un equipo de voleibol bueno’”.

Ese ‘refuerzo positivo’ con el que el preparador ahorrador ha calado en sus hombres está muy bien merecido por parte de los mismos: “Se lo hemos demostrado y está claro que si seguimos esa dinámica allí podemos sacar algún partido”. Y sí, ahí van las cuentas a base de ‘5’, porque el mejor sobre cinco será el campeón: “En cuanto a jugadores, creo que la cosa está en el colocador -Pedro Rangel-  y Andrés -Villena-, que ahora mismo está en un nivel muy bueno, lo que significa que si conseguimos pararle a él y a Ereu en ataque, tendremos muchas posibilidades”. Las fuerzas van a estar muy parejas: “Al final somos dos equipos de un nivel muy parecido, la Copa del Rey nos la llevamos nosotros con un 3-2 de infarto, pero esto será al mejor de cinco partidos; no va a ser 3-0 para ninguno, creo, va a estar más nivelado que nunca y podemos dar mucha guerra, sobre todo allí, en Los Planos”.

De hecho, y recordando precedentes, el más reciente fue el de Melilla, quedando un poco más atrás los dos triunfos claros de los turolenses en su pista, uno bastante más lejano, el de la Supercopa, con Unicaja sin formar todavía, y otro en enero, la vuelta tras el parón de Navidad con el conjunto verde llegando como único invicto y campeón de invierno. No se dio la talla, pero ya se demostró que fue más de ficción que de realidad: “Somos un equipo completamente diferente al que jugó allí, al que perdió allí y al que no hizo ningún set allí, es más, yo creo que estamos preparados, físicamente no podemos estar mejor, ni técnicamente tampoco, ni en nada, venimos preparándonos ocho menos para esto y estoy seguro al cien por cien que no va a ser un partido como los que hemos jugado hasta ahora en Los Planos; los vamos a luchar, vamos a intentar ganar, que es lo que queremos todos”.

En el aspecto individual, Daniel Macarro sigue siendo el mismo, el que comenzó de titular la temporada, que después ocupó banquillo a favor de más protagonismo de Manu Parres, pero el que emergió en la fina de la Copa del Rey para levantar como protagonista en pista la undécima para Unicaja Almería: “Yo estoy bien, físicamente estoy muy bien, la verdad es que, como todo el mundo, quiero jugar, pero justo por eso estoy preparado para salir en cualquier momento”. Su aportación no ha bajado ni un ápice desde que Matheus ha cobrado peso en el equipo inicial, y sabe, porque así lo vivió en Melilla, que desde el banquillo se puede empujar mucho al grupo que está en la cancha: “Lo pueden decir todos los compañeros, en la semifinal estuvimos todos los del banquillo animando, dejándonos la voz, y es que es verdad que todos somos un equipo, y cuando haga falta que juguemos estaremos preparados todos”.

Hizo falta realmente ese ánimo ante uno de los mayores desgastes que se recuerda en este deporte: “Lo cierto es que no recuerdo una semifinal tan igualada, tres 3-2 en cuatro partidos es una carga física muy grande, ha sido una muy buena semifinal, Ibiza ha estado a un nivel increíble, casi nos pasa y nos gana, hasta ese punto, pero al final lo hemos podido sacar y por ello estamos muy contentos de estar en la final”. Sin sorpresas sobre la complicación, eso sí: “Claro que lo sabíamos, era el mejor Ibiza de los últimos años, por lo menos que haya visto yo, y la verdad es que tienen un equipo muy competente, muy bueno; al final por pequeños detalles nos hemos llevado nosotros la semifinal, y sí, el segundo partido aquí fue un 3-0 aquí, pero bueno, que tampoco era de esperar después de 3-2 ganar así, medio sencillo”.

La misión fue “cerrar el primer partido, pero se nos complicó bastante llegando hasta un 24-22 en el tie break y la suerte decide, el que menos falla… al final lo supimos sacar allí con otro 2-3 en un partido muy bonito”. Se está, por lo tanto, muy pero que muy bien preparados para la final: “Yo creo que se van a complicar igual o más los partidos de la final, además jugamos fuera el primer fin de semana, en un campo muy complicado como el de Teruel y lo que tenemos que intentar es mínimo sacar un partido, porque es crucial para luego aquí dar el pistoletazo y ganar nosotros; va a ser una final también de infarto, es igual o más complicada que la semifinal”. Al central madrileño le parece que perjudica a Unicaja Almería el parón, puesto que se ha cogido un alto ritmo estos días que evidentemente se va a perder y que va a ser difícil de coger de nuevo: “Nos vienen un poco mal, creo, porque ya estamos todos muy bien; pienso que nos frena un poco, pero es la Semana Santa, hay que respetar los horarios y ya está, no se puede hacer nada”. Las ganas están a flor de piel en toda la plantilla blanquiverde, ultimando detalles que sean decisivos el 27 y el 28.