superliga masculina de voleibol
Cuenta pendiente con la afición

Parres se disfraza de ‘cazafantasmas’

El central del Club Voleibol Unicaja Almería da mucho mérito al triunfo en Melilla: "Muy trabajado y merecido, y hay que darle el valor que se merece tras el 1-0 y aparecer los fantasmas estos de la desconfianza"


| noticias

Tiene experiencia más que suficiente como para analizar en su justa medida cada situación en la que se puede ver el equipo y los momentos que se tengan que ir atravesando en el camino a los títulos. Por eso, las palabras de Manuel Parres en la ‘resaca’ de las tres primeras jornadas de liga son de gran peso para el grupo. El ilicitano va directo: “Contento porque el equipo supo reaccionar después de perder el primer set y que volvieran a aparecer los ‘fantasmas’ de la desconfianza que se han tenido los dos últimos partidos, en los que hemos recibido dos avisos serios e importantes, así que es una victoria bastante trabajada y merecida y hay que darle el valor que tiene, porque ya se ve que, y lo sabíamos perfectamente, si nosotros no jugamos al cien por cien, cualquier equipo es capaz de ganarnos”.

Al menos todos los actuales clubes de a Superliga tienen la capacidad de “poner en complicaciones” a Unicaja y a cualquiera, pero además Melilla tiene elementos a tener en cuenta: “Era un partico complicado, fuera de casa, en Melilla, en el que remontamos…, este es el camino, hay que seguir trabajando como lo hicimos la semana pasada en los entrenamientos y con las pilas puestas para este sábado que viene”. Uno de esos pluses locales fue, sin duda, Ferrera: “Suele ser normal que cuando un jugador juega contra su ex equipo su motivación sea extra; Mario hizo una muy buena actuación, hizo grandes números, es amigo mío y lo felicito”. A eso suma la cercanía de ‘su’ Copa, en la que los dos podrían volver a verse.

Esa sería otra historia, la tercera distinta entre ambos adversarios: “Por supuesto que me esperaría un Melilla distinto en la Copa; cuando nos enfrentamos a ellos en la primera vuelta, tercera jornada de la liga, había muy poco rodaje, y ahora es un equipo a tener en cuenta, peligroso sobre todo en su casa, está trabajando me consta que muy bien, están más motivados y en una Copa del Rey en su casa por supuesto que es un equipo muy a tener en cuenta”. Como se sabe, el calendario y la marcha de las jornadas han dicho que Unicaja se mida al otro cuartofinalista de su parte del cuadro justo antes: “Este fin de semana puede ser un partido que nos sirva de cara a la Copa para ver en qué nivel está UBE L’Illa Grau”.

Pero ojo, que Parres tiene otra razón más para salir con todo a la pista: “También para resarcirnos de la última derrota en casa, que fue muy dura, y para demostrar al público que no vamos a bajar los brazos y que vamos a ir a por todas; en lo de Manacor no podemos pensar más, tenemos que pasar página y rehacernos, pero está claro que fue más dura por producirse ante la gente que viene a vernos y que nos apoya, así que creo que les debemos a ellos y nos debemos nosotros mismos el demostrar en la pista jugando y compitiendo que podemos hacer cosas grandes y que el equipo tiene mucho nivel”.

Respecto del visitante al Moisés Ruiz, UBE L’Illa Grau “está haciendo resultados muy buenos siendo un bloque reducido, pero con gran rendimiento, compitiendo a un gran nivel, y podría ser el equipo revelación del año”. Nada de eso importa, con el matiz de que en este momento lo que corresponde es mirar más hacia adentro: “Tenemos que seguir mentalizados quizá un poco más en nosotros mismos que en el rival, nuestro trabajo ahora mismo es con nosotros, es autoexigencia, dar lo máximo con nosotros, demostrar en competición en la pista que somos un gran grupo y un gran equipo, y lo que tenemos que hacer este sábado es exactamente lo mismo”. Mirando más allá, el primer gran objetivo aparece en el horizonte.

Puestos en modo Copa, “independientemente de que Melilla sea equipo local y por ello habría un ambiente más chulo en el pabellón en la semifinal, o que UBE L’Illa Grau esté jugando muy bien”, a Parres no le surge preferencia: Me es igual el equipo al que nos enfrentemos el viernes; lo que tengo claro es que tenemos que estar concentrados en nosotros mismos, hacer el buen juego que sabemos que hay en el grupo y demostrar que estamos con muchas opciones de ganar la Copa del Rey”. A ella Unicaja “llega bien y se confirma que esa derrota contra Manacor ha venido bien para despertar”. Desde ese punto de inflexión ha habido conjura: “Nos hemos dado cuenta de que tenemos que apretar más para que no vuelva a suceder jamás y mirar hacia adelante sin bajar los brazos”.

La clave está en conseguir lo más complicado: “Trabajar dar lo máximo para que al final que todo lo que se trabaja en la semana se vea reflejado en la pista, que es lo importante y lo más difícil, que salga el día de la competición, y tener esa fuerza para demostrar que tenemos muchas opciones de ganar”. Sonrisa al hablar de ese papel de favorito que “evidentemente no se tiene”, el central lo mide en su justa medida: “A mí eso tampoco ni me viene ni me va; aunque lo tuviésemos no querría decir nada, porque ya se ha visto que muchos favoritos han caído y al revés; eso es independiente de al final lo que pase en la pista, y lo que quiero expresar es el apoyo a lo dicho por Borja, que quien dé por muerto a este equipo se equivoca muchísimo”. En la víspera del Torneo del KO “hay pendiente un trabajo con la afición para demostrarles que no hemos bajado los bazos ni los bajaremos, que lucharemos hasta el final y que este es un grandísimo equipo”.

En lo personal, sin bajar la guardia y aceptando los roles de cuando ha jugado, de cuando no le ha tocado y de cuando ha regresado a la pista: “Yo estoy trabajando duro todas las semanas para demostrarle a Manolo que puedo entrar a la cancha en cualquier momento, si bien soy consciente de que hay una dura competición en mi posición y al final es él quien toma la decisión; lo que intento en el campo es solo corresponder a esa confianza que él me da y hacerlo lo mejor posible, y si puedo ayudar extra, pues ayudar extra”. No es exclusivo de Parres, sino que lo ve igual en todos: “Ahora tanto yo como el resto de compañeros tenemos que dar el 200% en cada entreno para ponerle las cosas difíciles a Manolo y ayudar a que el equipo en el día del partido consiga la victoria”.