superliga masculina de voleibol y copa del rey
Paso a paso

Parres reta a la mala suerte tirando de fortaleza mental

El central ahorrador lamenta la 'acción tonta" en la que se lesionó en la semifinal de la Copa del Rey y confía en llegar a la disputa del play off: "Unicaja Almería está trabajando muy bien y yo debo tener paciencia"


| noticias

El típico gesto de rabia, bien sea en el acierto o en el error, de esos que salen del modo más natural en los partidos, ha apartado al que estaba siendo mejor Manu Parres de la temporada. Pero los desafíos, y este es muy complicado, están para los grandes, siendo este central de tan dilatada trayectoria uno de ellos, con fuerza para afrontarlo: “Es la primera vez que estoy tanto tiempo parado por una lesión y la motivación que tengo es querer llegar lo mejor posible al final de la temporada para ayudar al equipo”. De lo malo el ilicitano saca un desafío y mantiene muy fría la cabeza: “Ahora hay que esperar a que se cure bien la fractura que tengo sin que se deje de confiar en que al final estaré ahí con los chicos”.

Todo el bloque ahorrador lo anima y él mira al frente: “No es una situación cómoda porque me estaba encontrando en mi mejor forma, estaba participando más en el equipo titular, y al final una baja, no solo para mí, sino para los compañeros y para el club en general, no es buena, así que estoy llevándolo lo mejor posible”. Eso se traduce en que os días pasan “no con mucha impaciencia, porque sé que hay que ser paciente con lesiones así, pero es que tan cerca del final, tan cerca del play off, tan cerca de cosas importantes para el equipo…, hay que estar tranquilo”, dice mientras que no pierde la cuenta: “Esta es la cuarta semana y esperemos que dentro de dos más a lo sumo empiece a notar mejoría y a entrenar con los chicos”.

Los servicios médicos ya le advirtieron de que “los plazos de recuperación iban a ser largos”, y durante ese tiempo prefiere la ilusión del mañana que el lamento del ayer: “Sinceramente fue una acción sin pensarlo, en el momento haces ese gesto y al final no piensas en las consecuencias; muchas veces lo he hecho y nunca ha pasado nada, pero no puedes estar recordando cómo te lesionaste sin pensar que ha sido mala suerte, llamémosla una acción ‘tonta’, así que lo que tengo que hacer es seguir con la recuperación y no pensar más en cómo fue”. El principal lamento es “más que nada, no poder estar ayudando al equipo en los entrenos, al grupo, y es difícil de llevar porque me encontraba en un buen momento y lesionarse así creo que es duro para cualquier jugador”.

Abundando sobre ello, “lo más difícil es ver que el grupo está ahí esforzándose y trabajando y que tú no puedes estar con ellos”, además de que “obviamente fuera se pasa peor, ya que estar con el grupo y trabajando es lo que un jugador quiere, estar ayudando y haciendo todo lo mejor para el equipo”. Eso sí, el consuelo que a Manu Parres le calma un poco es que ve fortaleza: “Al equipo lo veo trabando duro y al final con ese trabajo duro es como se consiguen los resultados”. Por tanto, lo tiene claro: “Confío en que se siga trabajando así, no en un doblete ni en jugar la final, sino que ahora mismo toca pensar en los partidos que restan de fase regular, acumular el mejor trabajo posible, y después en el play off; ir pasito a pasito”.

Esas ganas le llevaron incluso a plantearse jugar la final de la Copa, cuando tras unas primeras pruebas médicas no se pudo determinar el alcance la lesión: “Yo creo que cualquier jugador en el momento de la lesión, si no sabes exactamente el grado, estas ante una final y quieres jugarla, intentas por lo menos probarte y ver hasta qué punto puedes echar una mano, pero en el momento en el que calenté supe que algo no iba bien; al final es el entrenador el que toma la decisión, pero yo no iba a estar en el campo ‘molestando’, por así decirlo, porque no iba a estar al cien por cien, así que apagué la adrenalina del momento y tuve claro que prefería que un compañero jugase por mí; cuando estás ahí, lo mínimo es intentarlo”.

Centrándose en lo que viene, lo próximo es uno de sus exequipos, un Barça Vóley al que define como “difícil siempre”, dentro del contexto de una Superliga cada vez más apretada: “Si no juegas al cien por cien ante cualquier rival, lo pasas mal, y creo que ahora el Barcelona, con los dos refuerzos que ha hecho en las últimas semanas, es un equipo más a tener en cuenta que antes, así que vamos a tener que estar concentrados para ganarles”. De culé viene Marcilio Braga: “Recuerdos con él, muy buenos; es un jugador muy experimentado, que tiene muy buenos recursos, que aquí hizo un año magnífico, hicimos el triplete; venía de un periodo de inactividad pero lleva unas semanas entrando y habrá cogido el nivel que tiene, por lo que seguro que será un jugador a tener en cuenta este sábado”.

Pensando en los play off, primero trabajo propio: “Intento mantener la forma en la que estaba, trabajando duro en el gimnasio haciendo todo tipo de ejercicio de tren inferior para que luego, cuando mi vuelta, notar lo menos posible la inactividad de competición y de entrenamientos”. Poniéndose en situación de lucha final, no hay elección: “Las opciones creo que serán Palma o Ibiza y no elijo a ninguno, porque indistintamente que toque uno u otro, ahora tenemos que acumular buen trabajo para llegar en buena forma”. El modo de jugar la eliminatoria ya se verá cuando corresponda: “Ahora no está dentro de las expectativas, después se estudiará y se trabajará tácticamente, pero lo importante es estar al cien por cien cuando llegue”. Es tan de presente que sí que se ilusiona al escuchar la opción de volver a jugar en Europa, pero “hay que centrarse en el final de esta temporada”.