superliga masculina de voleibol
Un póker

Manolo Berenguel para el antivirus a su versión 3.5

Unicaja Costa de Almería hace oficial la renovación del técnico para la que será su cuarta temporada consecutiva al frente del primer equipo: “Cada día con más fuerza y quien me conoce sabe que salgo a ganar”


| noticias

Cuando se sigue el curso natural de las cosas, se escucha el latido de toda una vida y se confía en un sello que se puede entender como ‘genuino’. Es en ese contexto, bajo esas circunstancias, donde se ha producido la confirmación de algo que venía siendo un ‘secreto a voces’. Ni eso, tan siquiera, porque el presidente no lanzó ni la más mínima sombra de duda sobre la pista del Moisés Ruiz con Guaguas campeón delante, con el cuerpo de Unicaja Costa de Almería todavía ‘caliente’ tras haber sido derrotado. Antonio Rodríguez dejó clara la continuidad de la apuesta por Berenguel, pero siguiendo los tiempos naturales es ahora cuando ya toca levantar la pirámide del nuevo proyecto. “¿La cuarta ya?, para mí parece que fue ayer cuando me hice cargo de la dirección técnica”, dice un Manolo que tiene un pacto con el diablo.

Por él no pasan los años, y pueden dar fe las fotos de cuando con su ciclomotor iba ‘predicando’ las enseñanzas del maestro Moisés Ruiz por las pistas de cemento de los colegios. “Físicamente está para jugar”, se escucha decir más de una vez cada temporada, proveniente del vestuario al que dirige. Pero no es cuestión de genética muscular, sino de cabeza y pasión: “Me siento cada día con más ganas y más fuerza para afrontar todos los retos que se nos presentan, y muy satisfecho de saber que la nueva directiva sigue creyendo en mí y en mi filosofía de trabajo”. Porque la tiene, y es propia, con una base sólida. “Ya se empieza a notar qué tipo de jugador es el que quiero y qué forma de trabajar me gusta: que se ‘aprieten’ entre ellos”, confiesa.

En el ‘método MB’ la constancia y la honestidad son innegociables: “El día a día es muy importante, y aunque se plantee un trabajo tranquilo porque toque de ese modo y con poca exigencia física, que siempre se haga al 100%; esto es algo que aprendí en mi época de jugador y que ya se empieza a entender en el club”. Abierto a darle protagonismo a las sugerencias que sumen y aporten, a aprender, en definitiva, no tolera la falta de compromiso, lo que supone una ‘pista’ clara del equipo que formará el ‘proyecto ahorrador’ la próxima temporada: “Quiero que sea un grupo trabajador, competitivo y que cada uno entienda su rol dentro del equipo, muy compensado, con carácter y, como he dicho, que se exijan y se ayuden los unos a los otros, donde los jugadores jóvenes y con menos experiencia tenga un papel importante”.

No es nuevo escucharle decir que “lo que nos llevará al éxito es la palabra ‘equipo’”, eso sobre la cancha, ni tampoco su involucración en el proyecto de club: “Queremos crecer en las categorías inferiores y que cada día que pase seamos más personas las que creamos en este club y que nos sintamos identificadas con él”. En la base de esa pirámide, junto a Manolo Berenguel, un cuerpo técnico que “va a ser cercano, con buena armonía, trabajando en consonancia y unidos”. Yendo un poco más allá, “nos marcaremos objetivos comunes y claros, teniendo presente en todo momento que lo que trasmitimos nosotros es lo que percibe el resto”, expresado de manera textual. Así nacerá la versión 3.5 del técnico ahorrador, puesto que pese a afrontar la cuarta temporada, no pudo completar la segunda cuando iba lanzado a ganar.

Otra de sus máximas es no preocuparse por lo que hagan y fichen los demás, algo que reconoce que es posible por la seguridad de contar con el “un sponsor principal como es Unicaja, que año tras año nos apoya”, a lo que se suma que “después las instituciones también lo hacen cada día más”. Asume que “los objetivos cercanos o lejanos se marcan en función del presupuesto”, pero en todo caso no se fija en otro proyecto que no sea el verde: “Me gustaría crear una identidad propia, en la parte que me toca, y que esa identidad y filosofía de trabajo perdure en el tiempo”. Virus de por medio, no le ha golpeado duro en su vida personal, pero sí ha hecho que la mitad de su tiempo al frente del primer equipo ahorrador esa anómala. Eso pasó, y toca un nuevo tiempo: “Hemos perdido un año por culpa de la puñetera pandemia y tienen que verse los frutos del trabajo realizado por la nueva directiva”.

Si se apuesta por Manolo Berenguel, Manolo Berenguel anima a doblar la apuesta: “Cada año se trabaja para llegar lo más lejos posible y ganar todo lo que se pueda, y los que me conocen saben que yo salgo siempre a por todas, independiente del presupuesto que tengamos”. Optimismo: “Cuando pase todo esto de la COVID-19 los éxitos deportivos y sociales tarde o temprano llegarán”. Y sí, “cuando se monta un equipo se piensa un poco en todo, siendo la primera opción pensar en ti mismo para ser lo más competitivo posible, pero también miras otros matices, y hay veces que te interesas en jugadores para contrarrestar las armas de los adversarios, pero claro, para eso tienes que tener información de los demás equipos; en este aspecto, Guaguas o Melilla nos lo ha puesto fácil anunciando sus fichajes, y seguramente si nosotros tuviéramos el presupuesto cerrado antes, actuaríamos lo mismo”.

Su carácter es conocido, “jamás doy mi brazo a torcer, jamás empezaré temporada pensando que no hay nada que hacer”, recuerda, y muestra su interés por el vóley: “Me da igual que haya ‘macropresupuestos’, pero lo que sí pediría es que durarán muchos años, eso sería bueno para el voleibol español”. El gigante ahora está muy localizado, y supone todo un reto que se afronta con un guiño histórico: “Hará 25 años que ganamos el primer título de liga precisamente ante Guaguas; ya ha llovido, y si Guaguas existe a día de hoy es gracias a un señor que se llama Paco Sánchez Jover, y es que lo difícil no es llegar, lo difícil es mantener”. Le va ‘la marcha’ en ese sentido, porque quiere rivales duros que te hagan sacar lo mejor de ti mismo, y así espera que sea la competición en la temporada 2021/2022.

Por ahora sabe lo que el resto de mortales: “Palma tiene problemas, Teruel todavía no se ha terminado de pronunciar, pero seguro que más de una sorpresa va a dar en sus incorporaciones, Melilla cada vez está más fuerte, con respaldo económico, y el resto de los equipos, con el súper equipo que ha hecho Guaguas, me invitan a decir que la Superliga de este año pinta más que bien”. Encima, ¡afición de vuelta!: “El día que vea otra vez el pabellón lleno no me lo voy a creer, es algo que anhelo y además estoy convencido de que con el trabajo que se está haciendo por parte del club vamos a conseguir llenar el Moisés, no sé si cada fin de semana, pero intentarlo lo vamos a intentar seguro”. En pistas ajenas, “dejar la impronta de ser un equipo muy, muy competitivo, y muy respetuoso a la vez, y disfrutar del respeto que nos dan”.