Unicaja costa de almeria
Todo un clásico de sabiduría

El doctor García prescribe ‘público’ como medicamento para el vóley: “Sin afición es como jugar a la PlayStation”

El galeno de Unicaja Costa de Almería renueva su vínculo con el club, en el que vivirá su décimo octava temporada “con la misma ilusión que en 2003”, preparado para abordar con éxito una “competición extraña”


| noticias

No es de la quinta de Marlon Palharini, por aquello de la mayoría de edad deportiva que el receptor alcanzará en la 2020/2021, aunque José García también se dispone a cumplir la suya propia. En su caso, será la que se mide en estancia en el club de su vida. Tampoco es de la misma edad que ninguno de los otros jugadores que va a cuidar con esmero durante los próximos meses, aunque en el trato que tendrá con todos y cada uno de ellos parecerá que sí. Si se hace una búsqueda en Google con el texto ‘mejores cualidades de un médico’, los casi 18 millones de páginas podrían tener un resumen de dos vocablos, ‘Doctor García’, un sabio del que fluyen de modo natural características fundamentales. Dedicación, comunicación, preocupación por las personas, trabajo duro y humildad son las que describe la primera entrada de la búsqueda, pero suponen tan solo el inicio de una lista interminable de valores, si se habla de este hombre que encarna la profesionalidad en la medicina deportiva. De él, de su mesura y de la confianza que aporta, fundamental, no se priva el club.

Ha llegado el momento de otra renovación más de un galeno llegado al vóley desde el fútbol, por lo que su carrera en este campo es más extensa que la descrita en el seno de Unicaja Costa de Almería. Años atrás confesó que le sorprendió al meterse de lleno en esta modalidad la capacidad mental y el esfuerzo físico que exige, así que lo suyo ha sido renovar retos temporada tras temporada, y llegar así a la décimo octava vestido del verde ahorrador como lo hizo aquel primer día lejano en el tiempo: “Para mí es un verdadero placer y lo viviré con la misma ilusión que en 2003 empecé a trabajar para este club tan importante, es también para mí un verdadero honor el seguir perteneciendo a su staff técnico, y es un reto nuevamente, porque habrá  un equipo nuevo en su gran mayoría, gente nueva, con unas características, de una manera de pensar…”. Por eso nunca es lo mismo y sus ‘pacientes’ lo enriquecen.

Hay una cosa que tiene bien clara: “Seguramente los fichajes serán de una calidad excepcional, porque todos los jugadores que vienen a este club son así, y si no son excepcionales, aquí, con el trato que se les da y con todo el trabajo diario, se vuelven excepcionales”. Lo dice el médico de las finales, con 42 ya vividas en los pasados 17 años, quedándose con las ganas de la cuadragésimo tercera, la de la SVM que se ha tenido que interrumpir por una pandemia que pide no olvidar: “El comienzo de la pretemporada se fecha por cuestiones más técnicas que otra cosa, pero sí me gustaría que comenzásemos cuando tuviésemos todas las garantías de que no hay ningún riesgo ni para los jugadores ni para la gente que nos va a ver; para mí es importante que las tengamos y no perder la preocupación de mantener unas normas de higiene, de distancia y lo que sea necesario para que no haya ningún problema”.

Y claro, su visión es doble, como ciudadano y como médico: “Preocuparme, como cualquier profesional de mi sector, me preocupa la salud de todos los jugadores y la sanidad en general, de toda la población, porque hemos pasado un confinamiento que ha sido duro, muy duro, pero la gente ha dado un ejemplo espectacular de cómo estar así durante tanto tiempo, con lo que eso repercute, y por tanto hay que aplaudir a la sociedad, que se ha comportado genialmente”. Respecto a los jugadores, se va a prestar especial atención a contagios: “Más adelante, si hay que hacer test, o lo que se precise, se harán a medida que vayamos viendo la evolución de la situación”. En cuanto a lesiones, “siempre es una etapa nueva, surgirán unas nuevas, y otras que sean parecidas, pero no les doy muchas vueltas, sino que mantengo la máxima de que la única intención de nuestros servicios es recuperar a los jugadores cuanto antes para que el entrenador pueda disponer der ellos en cualquier momento”.

Fueron las causantes de una debilidad inesperada de la final de la SVM dos años atrás y han castigado duramente a la plantilla del curso pasado, pero hay que tener presente que es obligado contar con ellas, si bien se puede desear que haya menos mala fortuna: “Las lesiones seguirán viniendo, eso muy está claro, porque estamos hablando de jugadores de alta competición, y la alta competición, como yo he dicho siempre, es fuente de lesiones, pero esperemos que este año por fin no sean ‘raras’, ni complejas, y que nos respeten”. Ello se situará en un contexto específico y que cambia respecto a los últimos tiempos: “Está claro es que va a ser competición más extraña, más equipos, y espero y deseo que esta pandemia vaya desapareciendo totalmente, que volvamos a una normalidad, que podamos pasarlo bien, divertirnos, cada persona que vuelva a su trabajo y volver a toda la actividad normal y corriente; deseo que todo el mundo tenga un poquito mas de paciencia, que por supuesto siga teniendo cuidado y protegiéndose, aunque parezca que esto haya pasado”.

Si se cumple, habrá solución a algo que le parece fundamental al doctor García en el desarrollo de la práctica deportiva de competición: “Hacer deporte sin público no es lo mismo, es una falacia no tener gente que te apoye; tu gente tiene que estar ahí, en la grada; habrá que guardar unos sistemas de seguridad, pero lo que sí está claro es que el alma de cualquier competición es el público, son los seguidores, los aficionados, ya que si no hay aficionados, está deslustrado totalmente el producto en si”. Por si no se ha entendido, lo dice directamente: “Yo soy partidario de que, si se ha pasado la pandemia y estamos en un sistema donde no hay riesgo, con todos los medios de seguridad, bien con mascarillas, bien con geles o bien con distancias, la gente apoye a su equipo, de que la gente vibre con el vóley, porque jugar al vóley y no tener gente que vibre contigo, con esa jugada, esos remantes, pues no tiene aliciente, no es lo mismo, seria como jugar a la PlayStation, mirando la tele”. Una vez más lo dice: “Soy partidario de que la gente tenga la oportunidad de ver a su equipo, y sufrir, y luchar, y vivir las alegrías y las penas con él; es fundamental que la gente esté en la grada”.

Lo dice tras más de dos décadas dedicado a la medicina deportiva y sabiendo dar el valor justo a las emociones, como hace con el trato directo y diario con la plantilla: “Va a ser el mismo de siempre, con mucha educación y respeto, ya que el conseguir que la gente te respete es respetándola a ella, evidentemente, y estar pendiente de cualquier cosa que los jugadores puedan tener, ante cualquier lesión física estamos aquí, pero también otras lesiones que no son físicas, más bien estados emocionales de los que también estamos pendientes en todo momento”. Regresando al principio, salto generacional no existe: “El hecho de ser un poco más mayor hace que la gente te mire de otra manera, pero intentas ponerte a su nivel, a pesar de la diferencia de edad, lo que me ayuda a ser mucho más cercano a todos los jugadores”. Uno más, bromas y risas, rigurosidad y base sólida de confianza en la relación, José García nunca les falla, los acompaña y les comprende, con lazos siempre duraderos.

En cuanto a la inminencia de comienzo de trabajo, “los planteamientos iniciales van a ser los de siempre, un reconocimiento general en cuanto lleguen, veremos cómo están, como no están, haremos una analítica, como siempre, y en función de dónde venga cada jugador, habrá que tener en cuenta las posibilidades de esa pandemia, si ha sido afectada la provincia o zona y cosas de estas, para tenerlo un poco más presente, pero por lo demás, no va a diferenciarse demasiado”, explica antes de dar un matiz: “La única diferenciación que vamos a tener es que tendremos que estar mucho más pendientes de esos posibles rebrotes”. Si se va a Europa, el cuidado va a ser el mismo, “el servicio médico siempre al cien por cien”, como también respecto a las categorías inferiores, como novedad del gran proyecto canterano del club, en el que el control médico a las bases será un pilar: “Siempre hemos visto las lesiones de las categorías inferiores, porque llevar un control de ello siempre es bueno, pero ahora con más amplitud, porque hay que cuidar de la cantera para que el club siga creciendo en triunfos, pero sobre todo en valores tales como la educación, el respeto o el compañerismo, porque no todo vale para ganar”.