superliga masculina de voleibol
Darlo todo siempre

Dimitry Baranov se destapa como el más autoexigente

El central ruso, titular en su primer partido de la Superliga con Unicaja Costa de Almería, se conjura para "trabajar, trabajar y trabajar más" en el plano personal, apostando por el equipo: "Somos realmente fuertes"


| noticias

Aguarda con gran ilusión su debut como ahorrador en el Moisés Ruiz y promete ofrecer a la afición “un gran juego” tras agradecer el apoyo en Teruel, advirtiendo sobre Vecindario, “uno de los mejores de la SVM”

Si la cara es el espejo del alma, en el caso de Dimitry Baranov se vislumbra una gran bondad envuelta en una humildad que incide en su manera de entender su profesión como jugador. Siempre tiene una sonrisa amable para todo el mundo fuera de la pista de juego y un gesto de aliento para sus compañeros dentro de ella, pero para sí se reserva una exigencia tremendamente alta que raras veces le hace sentirse satisfecho con su propio desarrollo de entrenamiento. El central busca la perfección en cada pelota, y cuando se le felicita por sus actuaciones, prácticamente siempre da una respuesta de autocrítica, porque quiere más: “Gracias, estoy satisfecho, pero rara vez estoy satisfecho con mi juego, porque sé que puedo hacerlo mejor, y con esto me motivo a seguir creciendo como jugador y ser aun mejor”.

Con esa solo frase se define a si mismo de manera muy clara, por lo que incluso su buena actuación en Melilla, partiendo en el equipo titular que venció con rotundidad en el debut liguero, le invita a seguir creciendo y buscando su mejor versión, y una vez que la alcance, superar sus límites: “Me gusta jugar en la alineación inicial, claro, aunque no todo funciona; pienso que todavía tengo que trabajar, trabajar y trabajar, y continuaré trabajando duro en el entrenamiento para jugar con más frecuencia en el siete de inicio que ponga el míster”. En ese sentido, y trasladado a todo el equipo, hace una lectura ‘de intenciones’ respecto a que fuese el único partido resuelto sin ningún set para el rival de toda la primera jornada: “Esta será una lección que vamos a tener presente, para que seamos más fuertes como equipo, pero también creo no se ha visto todo y que mostraremos nuestro fuerte más adelante”.

Sin apenas rastro ya de a final de la Supercopa, que sí sirvió para entrar duro a ese partido en el Javier Imbroda y no bajar la guardia, Baranov lo único que añade sobre aquella derrota es que “no puedo decir nada malo, todos los muchachos intentaron jugar, pero ese día la suerte estuvo del lado del oponente”. Se trata de otra muestra más de su referida humildad, sin verse sorprendido por el buen juego en Melilla visto el gran trabajo realizado durante ya dos meses de preparación. La imagen sólida de su Unicaja Costa de Almería y la esperanza razonable de un crecimiento en todas las prestaciones del equipo se resumen en pocas palabras: “Para esto entrenamos duro todos los días, para ser campeones”. La transformación de Dimitri en búsqueda de un altísimo nivel de competitividad ayuda en la búsqueda de ese objetivo.

Todo eso es lo que quiere mostrar en su nueva casa, un Moisés Ruiz que no conoce como local puesto que la pretemporada se ha realizado con una decena de partidos fuera. Sí le tiene todas las referencias cogidas al recinto deportivo en el que espera auparse al estrellato, pero le falta un encuentro muy esperado, el que protagonizará el equipo con su afición: “Sí, por supuesto, será genial jugar en nuestra propia casa, que ya sentimos con nuestros hinchas, que aman y apoyan tanto al equipo”. Por el momento se queda con la demostración que la gente blanquiverde hizo en el partido de la Supercopa, que el ruso reconoce y agradece, buscando corresponder con un gran espectáculo y una primera alegría: “Realmente me gustó mucho el apoyo de los aficionados en Teruel, así que les digo ‘muchas gracias’, ¡y me alegraría ver este apoyo nuevamente en mi casa!”.

Para él, la interrelación con la grada es básica, “¡nos das fuerzas y nos motivas!”, le dice dirigiéndose directamente a ella, más el añadido de la mejor propuesta para la tarde del sábado: “Intentaremos mostrarle un juego interesante para que disfrute en el pabellón”. Ayudará lo suyo que el rival sea de mucha entidad, caso del Vecindario ACE Gran Canaria dirigido por el mítico Paco Sánchez Jover y con dos ex del club en sus filas, Arabisen Rodríguez y Moisés Cézar: “Se trata de uno de los rivales más fuertes en el campeonato de España y creo que será un partido serio para ganar”. Dimitry Baranov se suma a Ignacio Sánchez y Guilherme Hage en la confianza en las posibilidades de Unicaja Costa de Almería: “Tenemos un equipo fuerte y una preparación muy seria, así que creo que, si damos todo al 100%, podremos vencer a cualquier oponente en la Superliga y no solo en ella”.

Lo que se ha logrado de entrada es ser el primer líder de la clasificación, midiéndose en la segunda jornada a otro de los equipos que se alzó con el triunfo, en su caso ante Soria por 3-1. La jornada deparó equilibrio entre locales y visitantes, con tres victorias por cada lado y con los ahorradores en lo más alto de la tabla. El liderato a Baranov le inspira: “Ahora estoy leyendo un libro sobre este tema ‘cómo ser el mejor en lo que haces’, de Igor Mann, y en él está escrito que ‘el truco es que en tu vida siempre eres el número 1’”. No se queda solo con esa cita, sino que concluye sus valoraciones añadiendo una más, en este caso del cantante, compositor, poeta y actor ruso Vysotsky Vladimir Semenovich (1938-1980), de notable influencia en la cultura de su país: «Y en el mundo no hay picos que no se puedan tomar».