superliga masculina de voleibol y copa del rey
Segunda temporada

Chema Castellano, vivo ejemplo de actitud y optimismo

El opuesto reconoce que fichó por Unicaja para ganar títulos y una vez abierto el camino apuesta por el verde: "Las derrotas sufridas no son nuestra referencia, porque damos la cara en los momentos decisivos"


| noticias

Eso, se tiene o no se tiene, y José María Castellano es de los pocos que sí. Tiene la capacidad de sacar una sonrisa e incluso alguna carcajada en las reuniones de grupo, siempre positivo, siempre sumando, siempre trabajando, siempre animando a los demás. Este cartagenero llegó con un objetivo claro que ya ha visto saldado: “Me ha sentado el título de escándalo, muy bien, la verdad, ya que es justo lo que venía buscando cuando llegué a Unicaja Almería; todo jugador que sueña y aspira a ganarlos, creo que este club es el mejor equipo que puede tener como referente para conseguirlo; llegué aquí la temporada pasada con esa ambición de conseguir mi primer título, lo dije cuando llegué y lograrlo me hace sentir muy satisfecho”.

En el camino no ha dudado jamás que a la meta se llega juntos, siendo ejemplo en la relación que mantiene con su ‘rival’ por la titularidad: “Aquí al final todos somos compañeros, somos todos el mismo equipo y tenemos que remar para el mismo lado; Fayola ahora mismo está pasando mucho más tiempo en el campo, es un jugador referente en la posición de opuesto, pero es que está jugando a un nivel muy alto; todo lo que sea bueno para el equipo, yo me alegro, así que si él está en el campo y jugando a un nivel increíble, yo voy a estar desde fuera apoyándolo y animándolo, y si va a tener algún momento malo, voy a estar apoyándolo, porque el equipo lo necesita, igual que cuando yo he jugado, él me ha animado”.

Ambos opuestos comparten muchos momentos de charla y consejo mutuo, como es obligado en su posición para que las cosas salgan bien: “Nos entendemos en los entrenamientos y en los partidos, somos dos jugadores solo en nuestro puesto y no como en otras, en las que hay más variedad, y esa carga de responsabilidad que cae en el opuesto es muy grande, junto con la de los colocadores, que creo que son las dos posiciones que más soportan en aspecto psicológico; el opuesto  está obligado a estar siempre a un gran nivel porque no puede fallar muchas bolas que son decisivas, o los balones que son complicados de atacar, pasan por sus manos; tenemos que estar siempre uno detrás del otro tirando para adelante”.

A Fayola se giró en un momento muy emotivo para él, vivido el sábado pasado: “Junto a colgarme la medalla, descolgar el título fue muy bonito, y lo primero que hice fue girarme a Fayola y decirle ‘esa es nuestra, pueden decir todo lo que se ha ganado, pero ese lo hemos conseguido nosotros, y eso se nos va a quedar’; él se rio y sí que da gusto entrar a un pabellón con tanta historia de voleibol y con tantos títulos, mirar a la pared y que esté reflejado el que tú has logrado; como jugador es una de las cosas más grandes que me han pasado en mi carrera deportiva”. Está claro que Castellano sabe disfrutar de las cosas, y que no se conforma: “El año pasado el objetivo era el mismo, conseguimos estar en las dos finales, la de liga y la de copa, pero Teruel estuvo a un nivel mejor que el nuestro y se las llevó”.

Este año la Copa es verde, pero no es lo único a lo que se aspira: “Lucharemos para que el final de liga sea también de nuestro lado y consigamos cerrar un gran año”. No se ha ganado fácil, ni mucho menos, sino “con mucho trabajo y esfuerzo, pasando momentos duros”, los mismos que se está dispuesto a superar para que la Superliga sea una realidad: “Primero llegar a la final y de ahí intentar hacer unos buenos partidos y si podemos llevarnos el doblete, mucho mejor”. La confianza en el triunfo es total: “Hemos tenido derrotas, pero al final nuestras referencias son otras; podemos ganar o perder, pero en los momentos decisivos damos la cara y lo hemos demostrado, llegando a la final de Copa y ganando cuando mucha gente dudaba de nosotros por perder contra Manacor”.

El cartagenero advierte: “Creo que quien juegue contra nosotros tiene que saber que somos un equipo con mucho potencial, y aunque tengamos momentos malos, como todos los equipos de todos los deportes, al final en las citas importantes se va a dar la cara”. Y sí, “la derrota contra Manacor fue un punto de inflexión entre nosotros, nos sirvió para cerrarnos más entre nosotros, apretar más los dientes y darnos cuenta de que el potencial estaba, pero que si queríamos ganar el título teníamos que sacarlo entre todos adelante”, explica: “Así se hizo, se llegó a la final de la Copa jugando a un gran nivel y el partido fue de infarto, los del banquillo es cierto que estábamos todos locos, y si hubiésemos entrado, lo habríamos hecho genial; tocó apoyar desde fuera, pero muy contentos, porque el título es de todos”.

Si Berenguel se hubiese girado a llamar a alguno, “no habría hecho falta calentar”, al igual que desde ya la mente se ha centrado en los play off: “Cargando en pesas pensando en la lucha final para llegar en la mejor forma posible, lo que nos ayudó bastante en la Copa porque físicamente llegamos muy bien, así que ahora nos estamos preparando y entrenando duro de cara a los play off, los rivales que nos vienen ahora vamos a afrontarlos de la mejor manera posible estemos cansados o no; esperamos de aquí a final de la liga regular conseguir ganar todos los partidos, que se pueden perder, pero sobre todo quedarnos con buenas sensaciones y que el trabajo esté bien hecho de cara a las eliminatorias”.

Un buen ejemplo de alto nivel se vio ante Río Duero Soria: “Empezaron el partido bastante motivados, jugaron muy bien el primer set y a nosotros se nos escaparon detalles, fallos que no deberíamos haber cometido, pero a partir del segundo set s conseguimos imponer nuestro ritmo, que si en todos los partidos ante cualquier rival, si lo imponemos, no hay quien nos pare”. Eso se buscará también ese fin de semana en San Sadurniño: “Es el viaje más largo de la liga y a ver cómo va a ser el partido; sabemos que ‘Sansa’ se va a hacer fuerte en casa y que Soria perdió en el primer partido, así que vamos a intentar hacer las cosas bien y volvernos con buenas sensaciones para que no se haga tan pesada la vuelta”. Por último, vivió con ilusión el homenaje de la UDA y de la afición sabiendo todo el sacrificio que hay detrás de un título: “A todo el mundo, cuando se consigue algo que ha costado mucho trabajo, le gusta que se lo reconozcan, al igual que cuando las cosas van mal hay alguien detrás dándote un toque de atención; así, cuando se consiguen logros que son difíciles de alcanzar, da mucho gusto que se te reconozca, y fue un acto muy bonito, recibidos por todo el estadio y mostrar la Copa a la ciudad de Almería; muchos almerienses estoy seguro que conocen a Unicaja y vamos a intentar llevarles el trofeo de la liga también”.