seminal de copa del rey en son moix ante ibiza
No se crea ni se destruye, solo se transforma

Berenguel y la ley de la conservación de la energía

Unicaja Costa de Almería afronta la recta final de la temporada con la convicción de hacer valer el trabajo hecho y la competición disputada: “Mi mensaje al grupo tras Saaremaa fue ‘finales en todos los partidos’”


| noticias

Restan cinco partidos para el final de la fase regular y los ahorradores van primeros, con dos puntos de ventaja sobre Teruel, pese a que los turolenses han caído tres veces por solo una de Unicaja Costa de Almería. Por lo tanto, y sabido que dentro de dos jornadas se ven las caras y que ambos dependen de si mismos para acabar líderes y tener el factor cancha a su favor, Manolo Berenguel no quiere ni una sola concesión: “Quiero acabar en lo más alto sobre todo por probar también otra cosa distinta a la del año pasado; siempre he dicho que los títulos de liga se ganan fuera de casa, pero sí es cierto que la temporada pasada fuimos como segundos, en la final no tuvimos el factor cancha y no nos fue bien, además de todo lo demás que nos pasó, así que este año nos gustaría afianzarnos en la primera plaza y a ver qué pasa”. No cambia su discurso, “sigo pensando igual, que los títulos se ganan fuera de cada”, pero “sería bueno empezar aquí, a ver si se comienza firme y mejor”.

Claro está, todo eso es una hipótesis a futuro, puesto que los cuartos de final y las semifinales serán todo un ‘campo de minas’: “El orden de las ocho primeras plazas ahora mismo es una lotería y eso es lo bonito de la liga; yo quiero quedar lo más alto posible por el factor cancha, pero sí es cierto que está interesante, un poco loca, bo te puedes relajar en ningún momento y eso también lo hace más atractivo”. A su juicio, “los ocho primeros que van a entrar van a ir a por todas, hay equipos que ya pensando en un futuro de la temporada que viene quieren quedar lo más alto posible y eso los hace más peligrosos, así que es complicado con cualquiera que te toque entre esos ocho primeros y ya se ha demostrado en varias ocasiones, que puede cualquiera ganarle a cualquiera y no te puedes relajar”.

La lectura está clara: “Las últimas jornadas que quedan de la fase regular y playoffs, todos los partidos son finales, así los queremos tratar, y espero llegar en las mejores condiciones posibles”. Se refiere Berenguel con ello a que “si se consigue el liderato en la fase regular, a afrontar los playoffs de la mejor manera posible, o sea, intentar llegar con el mayor número de altas; ya sabemos cómo llevamos la temporada por tema de lesiones, lesiones que son fruto de la mala suerte y no se pueden achacar absolutamente a nada, así que esperemos que en la parte final de la temporada nos respeten mucho, porque ya nos toca y lo necesitamos”. Además, aplica la famosa ley de conservación de la energía que dice que la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma, en referencia al gran trabajo realizado hasta el momento y a la alta competición disputada, que debe hacerse valer.

Incluso en eso Berenguel aplica equilibrio, parafraseando a Piero Molducci: “Ya en su momento dijo que el deporte solo entiende de resultados, entonces aquí todo eso está muy bien, una lectura que le he hecho a los jugadores, porque es la realidad también, que a pesar de las bajas hemos estado a la altura, tirando, tirando y tirando, lo hemos estado intentando hasta el final, una final de la Copa del Rey que pudo haber ganado cualquiera, la clasificación a cuartos de la Challenge, con el rumbo del partido cambiado con la introducción de Ignacio y de Fran, y justo cuando venía de hacer un punto directo en el tercero, en el cuarto lo intenta y no puede, está roto y no puede seguir, y el arma para darle la vuelta, un Fran que estaba magnífico, no pudimos utilizarla… al final es la lectura, que los resultados no acompañan, pero el equipo ha tirado, ha luchado, ha competido y que con los pocos que estamos, sigue compitiendo, lo ha demostrado, y lo que no nos mata nos hace más fuertes”.

Una prueba de fuego, una más, se presenta este fin de semana en el Matilde de la Torre, fortaleza de Textil Santanderina, que ha salido de playoff por derrota ante el Río Duero Soria, pero que pugna por entrar de nuevo, y que además tiene cerca el descenso: “Todas esas circunstancias lo hacen un rival muy peligroso; ya lo vimos la semana pasada en Manacor, que un equipo que está abajo, que tiene ganas de sumar, lo intentó a toda costa contra nosotros, nos puso entre las cuerdas y al final supimos reaccionar; el equipo jugó bien y reaccionó cuando tenía que hacerlo, pero eso nos da una idea de que todos los que entren en playoff son muy peligrosos, así como que las salidas fuera de casa se hacen cuesta arriba”. Respecto al conjunto de José Ignacio Marcos, “es muy fuerte, ya lo vimos en casa, muy peleón, con una dirección muy buena, un equipo que sabe lo que hace, que sabe a lo que juega y sabemos lo que nos puede hacer; lo que nos vamos a encontrar en su casa es lo que vimos aquí, pero multiplicado por dos”.

Al menos el bloqueo titular es de muy alto nivel, “con un opuesto que yo creo que es el que más fuerte le pega de toda la liga, así que si tiene el día te puede sacar a pelotazos”, por lo que se trabaja concienzudamente este choque: “Nosotros, a usar nuestras armas para contrarrestar todo eso”. Algo que ahora se tiene y que antes no, una de esas armas, es algo más de tiempo: “Ahora, tal y como estamos con la plantilla, unos que no se recuperan y otros que caen, pues ajustando los días y los entrenamientos para no tener tanta carga física; al principio de semana trabajando mucho más analíticamente, tranquilo todo; como tienes la semana más tranquila por no jugar en miércoles y no viajes largos, aun así jugamos fuera y hay muy largos, como este, pero son semanas ‘normales’, digámoslo así, que nos permiten trabajar de las dos formas, tanto recuperar jugadores como dar caña cuando hay que darla”.

Por último, sobre la recta final de cinco partidos de los que el primero es contra un equipo que se juega playoff y descenso, y los cuatro siguientes son contra los de la parte alta de la tabla, miel sobre hojuelas: “Sí lo prefiero así, son rivales que vienen fenomenal para playoff, para saber lo que nos vamos a encontrar, y nosotros, seguir ajustando cositas, que siempre, siempre, siempre se tiene que hacer, todos los días se aprende algo y trabajamos para eso”. Ahora mismo, como en el resto del curso, “jornada a jornada”, y no hay más: “Tuve reunión con los jugadores después de la ‘no clasificación’ contra Saaremaa y les dije cómo pensaba que deberían tratar estos partidos; lo he dicho antes, tratarlos como una final cada uno, sobre todo porque si te pones a pensarlo fríamente, quedan dos meses de trabajo, nada más, y hay que aprovecharlos y jugar en ese nivel de final; aprovechar el tiempo en el día a día, que es lo que creo que marca la diferencia, a pesar de las adversidades, pero hay que seguir trabajando y es lo que estamos haciendo”.