superliga masculina de voleibol

Ramón Sedeño presenta su dimisión irrevocable como presidente del Club Voleibol Unicaja Costa de Almería

El hasta ahora, y desde hace 18 años, máximo dirigente de la entidad ahorradora realiza un anuncio emocionado de su renuncia en la Junta Directiva y anuncia también la marcha del histórico Guillermo Carmona


| noticias

El órgano blanquiverde acuerda impugnar la decisión de no conceder títulos, adoptada por la Asamblea de la RFEVB en polémica votación: “No es tanto el título, sino la suciedad de cómo se ha llevado a cabo”   

Después de 20 títulos, pero sobre todo tras haber cumplido en gran medida el sueño de disputar las finales, puesto que ha vivido 46 y el Club Voleibol Unicaja Costa de Almería solo ha faltado a 9, entre las tres competiciones nacionales, en sus 18 años de mandado, Ramón Sedeño González dice ‘adiós’ a la presidencia. Su decisión no ha llegado sola, sino que se ha visto acompañada de la de su mano derecha durante todo este tiempo, Guillermo Carmona, con 22 temporadas de aportación a los éxitos del club y presente en 27 de los 29 títulos que se han levantado. Así, este día 23 de julio pasa a formar parte de la historia del club como el final de un brillante ciclo y el inicio, según el deseo de ambos, de otro incluso mejor. “Después de tantos años es bueno que otras personas vengan con otras ideas y nuevas iniciativas, y con mucha ilusión”, ha manifestado Sedeño en nombre de los dos.

Así lo habían previsto y así se ha desarrollado, compartiendo este momento final tal y como han compartido durante dos décadas alegrías y algunos sinsabores al frente de la entidad ahorradora, “es más complicado de lo que parece gestionar el club”, y yéndose con orgullo y cargados de agradecimiento. Una vez finalizada la ‘primera’ Junta Directiva de la tarde, y aprovechando la presencia de todos sus integrantes, se ha realizado otra Junta consecutiva, de carácter universal, en la que Sedeño ha manifestado hablar “en nombre de Guillermo también” a la hora de poner sobre la mesa su “dimisión irrevocable”. En su argumentario, principalmente el desánimo que le provoca la situación actual del voleibol español “por los tejemanejes urdidos en la Federación Española”. No tanto la ‘no concesión’ de títulos, sino “el doble discurso de un presidente hipotecado y el oscurantismo reinante” han precipitado su marcha.

Momento histórico con el arrope de los títulos del club

Ramón Sedeño ha sido muy claro ante quienes le han acompañado en esta gestión: “Tengo 71 años, el proceso electoral en el club tenía que ser en octubre y había que pensarse llegar a los 75 manteniendo ese nivel de actividad, pero los últimos hechos acaecidos me han servido para tomar la decisión al pensar ‘qué necesidad tengo yo de estar metido en todo esto que está pasando, en medio de tanta intriga palaciega y viendo la inmundicia y la deshonestidad con la que se actúa”. Eso sí, no ha caído en dramatismo, aunque sí ha sido presa de la emoción lógica por todo lo que deja tras de si, y ha expresado su confianza en la nueva Junta Directiva que se forme al finalizar el proceso electoral que se iniciará en breve: “Se cierra un ciclo de 18 años y tiene que abrirse uno totalmente distinto, en el que yo estoy dispuesto a colaborar”.

En ese sentido, ha matizado que “no sería humano abrir la puerta y cerrarla a salir”, por lo que ha tendido su mano para facilitar la transición con un mensaje totalmente en positivo: “El futuro está por hacerse”. Sedeño y Carmona han estado al frente del club más de la mitad de su historia, y por ello los reconocimientos expresados son el fruto de la experiencia: “Quiero resaltar y que conste en acta el agradecimiento a Unicaja por ser el patrocinador de este club durante más de 34 años; estudios muy profundos habría que hacer para encontrar otro así en el deporte en general, si es que lo hay, y por supuesto que único en el voleibol, al Banco y a la Fundación; como no, a las instituciones públicas, con luces y sombras porque han sido muchos años, pero con las que hemos estado colaborando y que nos han ayudado en la medida de lo posible; también agradecimiento a todos los patrocinadores y colaboradores, y por supuesto al personal que ha pasado por el club, jugadores y técnicos”.

Una mención aparte ha habido para la Junta Directiva, “todos hemos hecho posible que el club esté donde está, con el prestigio que tiene y el respeto que se ha ganado de las instituciones y de la sociedad”. Uno de sus integrantes, José Luis Muñoz, va a sustituir a Ramón Sedeño interinamente hasta que se realice el proceso electoral, lo que será en el menor plazo posible, como último gesto de servicio al club, ya que ha manifestado que su estancia va unida a la del hasta ahora presidente y, por tanto, su salida será automática una vez facilite el funcionamiento en normalidad hasta la llegada de los nuevos dirigentes. Cabe resaltar que la primera reunión de la tarde ha incluido con la aprobación de la concesión del escudo de oro del club tanto a él, como a Félix García Cerezo, como al propio Guillermo Carmona, por acumular más de diez años en la Junta Directiva, en la que han estado por última vez.

Y es que la convocatoria de la Asamblea General Extraordinaria que cabe en esta situación se hará en las próximas horas con, a su vez, apertura del proceso electoral en el orden del día y todo lo que conlleva el proceso legal. Además de la toma de la palabra por parte de José Luis Muñoz para puntualizar su papel de ‘facilitador’, sin otras pretensiones, hizo uso de la misma Félix García Cerezo pidiendo que constase en acta su petición de un reconocimiento público por parte del club a Ramón Sedeño y Guillermo Carmona. En el legado que queda de sus mandatos, más allá de títulos y finales, está el compromiso absoluto con la sociedad y con el voleibol, la adhesión incuestionable a los principios del bien común y el desarrollo, y una entrega total al servicio de la difusión de los valores propios del deporte como herramientas para la construcción de las nuevas generaciones.

No obstante, lo acaecido en la Junta Directiva Ordinaria ha sido de gran importancia, puesto que su orden del día contuvo el informe del presidente, dando cuenta de las cuestiones más relevantes del transcurso de la temporada, lo que fue ampliado con el punto tercero, adoptar un Acuerdo de impugnación de la decisión de no concesión de títulos de Superliga en la temporada 2019/2020 de la Real Federación Española de Voleibol. Ha sido aprobado por unanimidad después de que Sedeño haya hecho un relato escrupuloso, siguiendo el orden cronológico de acontecimientos desde el mismo anuncio de jugar a puerta cerrada hasta “la bochornosa votación realizada en la Asamblea de la RFEVB”, dando en ese momento pistas sobre lo que después iba a anunciar: “El discurso del presidente hacia Unicaja era uno totalmente distinto a lo que iba haciendo por otro lado, y la ‘suciedad’ con la que se ha actuado me ha llevado a pensar ‘dónde estoy yo metido’”.