Optimizado para Google Chrome y Mozilla Firefox

Lunes, 25 Septiembre 2017

facebook_bottom Twitter_bottom instagram_bottom2 youtube_bottom

Un guiño de Lucas Madalóz: hacer historia de Almería

 

El fichaje de Unicaja para el play off por el título de la Superliga busca la complicidad con los colocadores del plantel verde, demuestra una aclimatación total y avisa de que dará una mejor versión en Mallorca

Lo suyo es ser “un atacante de fuerza”, le da igual ocupar sitio como receptor o como opuesto, se siente tranquilo y lanza un mensaje de motivación: “Una final sin emoción no es una final, vamos al quinto”

Se suele decir eso de ‘le va la marcha’, expresión perfectamente ajustada para dar una visión muy cercana de lo que hace a Madalóz estar en su salsa. El brasileño no aparenta tener solo 21 años, ni física ni mentalmente. En lo primero encaja en lo de ‘caballo’, muy hecho, y en lo segundo destila madurez, compromiso y una capacidad enorme de adaptación. De hecho, en su poco tiempo en Almería no ha perdido ni un segundo. Se siente bien en la ciudad y sobre todo en el seno del equipo, hasta el punto de dar mensajes que calan: “He hablado con Alemán y con De Amo que tenemos que hacer historia de Almería”. Ambos son los que tienen que nutrirle de balones en los entrenamientos y en los partidos.

Pero no es solo un canto al sol, sino un desparpajo y un descaro que hacen que se espere de él lo mejor en Son Moix: “Yo estoy preparándome para hacer en Palma un juego muy bueno”. Le gusta todo lo que rodea a lo que está seguro de que será una doble visita consecutiva al pabellón mallorquín: “Será con presión, pero con presión son los mejores que existen para jugar”. Desde luego que tiene un don para motivar, ya que no se queda ahí sino que abunda más todavía: “Se sabe que será difícil, pero una final sin emoción no es una final; vamos a hacer el tercer partido con el equipo estando bien, me gusta mucho este clima, me gusta el cinco –bromea-; estamos perdiendo 2-0 ahora pero vamos a ir al quinto partido”.

Lo que más desea Madalóz es jugar y aportar, siéndole indistinto la posición en la cancha que le corresponda dada su versatilidad: “Es más cómodo ahora opuesto, pero tanto si me pone como receptor como si lo hace de opuesto, hay diferencias, pero digamos que me lo tomo como casi lo mismo; la diferencia es que tengo que recibir, pero ataque, bloqueo y saque es la misma cosa en ambas posiciones”. Su mente está claramente depositada en ‘reventar’ el balón: “Mi papel es el de un atacante de fuerza”. Aunque también le gusta ser cuatro, los dos partidos de la final los ha hecho como dos, y se ha sentido muy bien: “Con comodidad, y creo que estoy entrenando muy bien”.

Es evidente que se sintió dolido por haber perdido dos veces este pasado fin de semana: “Siento un poco de frustración por perder los dos encuentros en casa, ante nuestra afición, nuestro equipo no ha jugado muy bien tanto en bloqueo como en defensa, que nos ha ayudado mucho en los anteriores partidos, pero salgo del fin de semana con el sentimiento de que lo he hecho todo, todo lo que he podido para el equipo”. Se lo toma como un principio: “Como dice un amigo mío, nada es imposible, y queremos ganar dos partidos más; sabemos que no va a ser fácil en Palma, en casa de nuestro adversario, pero siento que los jugadores de Almería están muy ‘mordidos’ porque tienen muchas ganas de ganar”.

Desvela Lucas Madalóz el pálpito interno en la plantilla: “Tenemos la consciencia de que va a ser un juego muy duro y lo vamos a afrontar así”. Con las palabras de Dreyer al término de cada uno de los dos primeros partidos se siente agradecido, pero no es suficiente: “Me alegra mucho saber que estoy siendo una preocupación para el otro equipo y sobre todo me alegra más que estoy consiguiendo tener un papel importante en mi equipo, pero siempre un poco más, y un poco más”. No le cabe la menor duda de que será así porque se siente bien acogido y valorado, y además hay complicidad en pista: “Con el equipo estoy sintiendo una confianza muy grande de mis compañeros, titulares y reservas, y del cuerpo técnico”.

Si el brasileño pronuncia “estoy tranquilo” como lo ha hecho, Ca’n Ventura puede tener un serio problema este sábado. Esta vez no tendrá a la afición de cara, con la que le gusta interactuar: “Me gusta mucho jugar con la ‘torcida’, si bien esta vez yo no la he llamado tanto porque entré más concentrado con los compañeros intentando mantener la calma, la tranquilidad, concentrado en el juego”. No lo pudo resistir y sí que pretendió levantar a la grada en algún momento: “Sí la he llamado pero no tanto como me gusta”. Su impresión del público blanquiverde es elevada: “Es una afición muy buena, siempre apoyando al equipo, y ante ella nosotros salimos con el sentimiento de que hemos hecho todo lo que pudimos”.

De hecho, para que toda la aclimatación haya sido perfecta y rápida ha sido de gran ayuda esa hinchada siempre fiel: “La ‘torcida’ tme tiene un cariño muy grande y cuando acaban los partidos intento prestarle toda la atención, como ellos conmigo”. También es curioso que se sienta en esta final como en Brasil: “Sí que me ha sorprendido que haya tanto brasileño; no conocía a todos personalmente, solo por referencias de mis compañeros, y al final me fui a conocerlos y a hablar un poco con ellos; tenéis muchos brasileños en España”. El último en llegar es un Lucas Madalóz que quiere hacerse notar y que sabe lo que hay que hacer: “Sí he estado antes en situaciones así”. Apuesta por alargar la serie hasta el final.

 

Colaboradores

hla_mediterraneo diario_de_almeria godeporte halcon_viajes Hotel_avenida ideal jgonzalez Imprenta_M3 ortopedia_oliva qvision r_pino ranyel Alcazaba_Resonancia