Optimizado para Google Chrome y Mozilla Firefox

Jueves, 22 Junio 2017

facebook_bottom Twitter_bottom instagram_bottom2 youtube_bottom

Capitán Llabrés espera un fin de semana de resurrección

12-04-17_Toni_Llabres

El líbero ahorrador reconoce la “falta de fluidez” en el juego de Unicaja durante los dos primeros partidos de semifinal ante Ibiza Voley y lanza una orden: “Tenemos que mejorar porque será distinto fuera de casa”

El balear se espera en la isla pitiusa “un ambiente bonito pero hostil”, y se queda con la parte positiva de que se ha aprendido bien “la cuenta pendiente con las remontadas, con paciencia, esperando el momento”

Hubo un poco de todo en el primer fin de semana de la serie semifinal ante el duro equipo dirigido por Marcelo de Stefano, y nada se escapa a la mirada crítica y a los juicios de valor analíticos y constructivos de Toni Llabrés. Entre sus varias misiones como capitán la menos importante es la de levantar un título, si es que se consigue, pero desde luego que se lo merece por la gran labor desarrollada tanto dentro como fuera de la pista. Lo suyo es aportar en todo, y por ello lo que le toca antes de viajar a Ibiza es una llamada de atención: “Sabemos que tenemos que mejorar, porque va a ser distinto fuera de casa este fin de semana”. Ushuaïa Ibiza Voley sumará a su gran juego de Almería el añadido de ‘Es Viver’.

Allí el capitán de Unicaja Almería espera un todo o nada claro por parte de su rival, como es lo normal al encontrarse en el límite de la eliminación: “El sábado nos encontraremos un ambiente bonito y también hostil, lógicamente, ya que ellos se crecerán en su casa, como nosotros aquí, y querrán alargar su temporada, porque si no ganan ya la habrán acabado”. No es su isla, ya que es natural de Artà, bella localidad ubicada en la de Mallorca, pero seguramente aportará con su gente una pequeña mancha verde en la grada del pabellón pitiuso: “Cuando estamos jugando, amigos pocos, pero sí es especial para mí ir a Ibiza; llevamos muchos años jugando en contra y hemos hecho muchos amigos allí”.

En todo caso, bromea: “Le tengo mucho cariño al club y a la isla; les iba a desear suerte, pero ya no –entre risas”. Y es que tras la doble demostración ibicenca en el Moisés Ruiz se sabe que no caben las concesiones: “Parece que las dudas las teníamos nosotros y no ellos; hicieron uno no, sino dos partidos impecables; nosotros estuvimos muy irregulares, extraño eso en nosotros en dos partidos, que estuviéramos tan poco finos, pero bueno, la parte positiva o súper positiva es que sacáramos los dos encuentros adelante”. Se refiere el capitán a que en la rueda de prensa previa manifestó que Ibiza iba a llegar ‘sin dudas’, lo que confirmó sobre el terreno de juego de un modo magnífico, unido a los problemas verdes.

Por lo tanto, insiste el capitán ahorrador: “La parte positiva es que ganamos con malas sensaciones, con poca fluidez en todos los aspectos del juego, no sé por qué, a qué es debido, porque estábamos con mucha ilusión y mucha motivación, pero bueno, siempre que pasan cosas que no nos gustan o que son difíciles intentaremos aprender de ello para que no vuelvan a pasar”. Eso sí, no todo debe tener una lectura negativa: “Nosotros teníamos una cuenta pendiente con las remontadas, que parecía que sí y al final no, y el equipo en esta última fase parece que lo ha aprendido, a luchar cuando las cosas no van bien, a esperar nuestro momento y a tener paciencia”. Se ganaron dos tie-break seguidos.

No se conforma, como es lógico ante su gran nivel de autoexigencia y su ambición por ganar la duodécima Superliga: “Tenemos que hacer lectura de los partidos, porque puede ser que te pase en uno, siendo lo extraño que te pase en los dos”. No quiere con ello restar mérito al gran trabajo de Ibiza: “Sí que es cierto que ellos jugaron muy bien, yo no los había visto jugar así en toda la temporada, y tenemos que ir para allá sin ningún tipo de dudas, confiando en nuestro juego, que es lo que nos ha dado resultados a lo largo de la temporada, y a ver qué pasa”. No hay nada decidido, ni en esta semifinal ni en la otra: “Las dos eliminatorias, aunque estamos 2-0, han tenido partidos apretados”.

La realidad es que a Unicaja Almería y a Ca’n Ventura les queda un solo partido para acceder a la gran final, mientras que sus respectivos rivales deben ganar tres consecutivos: “Es vedad que tanto Teruel como Ibiza están contra las cuerdas, no se puede negar que remontar un 2-0 en es complicado, pero sí es cierto que jugando en tu casa tienes muchísimas más posibilidades”. En ese sentido, se da la circunstancia de que ni almerienses ni palmesanos han cedido ni un solo partido en su propio pabellón, los verdes en el Moisés Ruiz y los mallorquines con mudanza en los tres últimos del German Escalas al Son Moix: “Somos muy fuertes aquí dentro, lo hemos demostrado desde principio de temporada”.

Es un gran valor añadido el contar con factor cancha a favor: “Nos crecemos, estamos evidentemente cómodos, es nuestra casa, el público nos apoya y aprieta, y sobre todo los resultados nos acompañan para que nuestra confianza se siga manteniendo ahí arriba”. Además, la plantilla está enchufada: “Somos ahora trece jugadores y todos tememos que estar siempre predispuestos a lo que dice el entrenador, que estás dentro y tienes que ir fuera, pues para afuera, que estas fuera y tienes que ir dentro, siempre preparado, porque el juego lo puede requerir en cualquier momento”. Hubo rotaciones en el primer partido: “No sé si hubo fallos en ese momento, pero los que entraron desde fuera lo hicieron muy bien”.

 

Colaboradores

hla_mediterraneo diario_de_almeria godeporte halcon_viajes Hotel_avenida ideal jgonzalez Imprenta_M3 ortopedia_oliva qvision r_pino ranyel Alcazaba_Resonancia