Optimizado para Google Chrome y Mozilla Firefox

Lunes, 25 Septiembre 2017

facebook_bottom Twitter_bottom instagram_bottom2 youtube_bottom

Pon un Ferrera en tus momentos decisivos

11-04-17_Mario_Ferrera

El receptor de Unicaja Almería completó un fin de semana de máxima regularidad adornado con acciones clave en ambos tie-break: los tres puntos finales del primero y saque inicial para dar renta en el segundo

El sevillano entiende el sufrimiento para vencer los dos partidos de la semifinal contra Ushuaïa Ibiza Voley como “una cura de humildad” que servirá para viajar con la mentalidad de cerrar la serie en el tercero

Siempre ha estado ahí para lo que se le ha pedido, y siempre ha cumplido con creces la misión encomendada. Está más que demostrado que Mario Ferrera es un jugador excepcional, capaz de salir del banquillo y resolver un partido, y capaz de jugar de titular, hacer un trabajo regular e impoluto, y tener capacidad para dar picos de juego y garra cuando se necesita que alguien haga de referente en los balones clave. Humilde, jamás se le cae de la boca que no hay secreto: “Se trata de la experiencia después de 10 años, sin sentir la presión que podría tener antes, y que la gente sabe que mi rol es recibir todo lo que pueda para que el colocador pueda distribuir tranquilamente”. No solo eso, ya que ataca, bloquea y saca bien.

En ese sentido, hizo los tres últimos puntos del primer partido ante Ibiza, el de la remontada del viernes, con remate y bloqueo, y entró al servicio al inicio del tie-break del segundo provocando problemas en la recepción pitiusa y retirándose de la línea de fondo con un 4-1 ahorrador: “Piero en el cuarto set ya me lo decía, que estaba sacando flojo y que estaba sacando fuera, que le pegara a la pelota, y en el tie break al final tiré más de corazón que de otra cosa, porque físicamente no estaba ya para mucho más, así que tiras de cabeza y si sale, bien, y si no, lo has intentado a tope, que es lo que hay que hacer”. El de Los Palacios soltó varios pelotazos que permitieron afrontar el resto del set con viento a favor.

Eso sí, Ibiza no se rinde nunca y lo visto en el Moisés Ruiz es algo que viene a dar la muestra de lo que había advertido desde el comienzo de la temporada: “Ya se notaba que esta liga iba a ser diferente, ya se notaba que cuatro equipos iban a luchar por el título de la Copa del Rey y por el título de la Superliga, y sí que se está viendo claramente en las semifinales”. Provocar problemas en la recepción ibicenca no es sencillo, dando más mérito a su tanda de saque, pero tampoco en juego abierto: “Jugamos muchísimo en defensa, ellos muy bien en defensa, como nunca en toda la liga, y se notó en el resultado, nos lo pusieron bastante difícil, pero bueno, al final nuestros tie-break fueron mejores y nos los llevamos”.

Ese ‘como nunca’ es un matiz que a su juicio marca la eliminatoria: “Está claro que ellos no tenían nada que perder, son un equipo que sabía a lo que venía y que lo hizo lo mejor posible; desde luego que ni Nico, ni Salerno, ni Ignacio jugaron al nivel que lo estaban haciendo en la liga, jugaron aquí espectacular; está claro también que nosotros los dejamos un poco jugar, pero eran un equipo correoso y se notó muchísimo”. La defensa intensa también puede dibujar “unos partidos muy bonitos”, y justo así se toma su principal papel: “Todas las pelotas que me vengan, intentar hacerlo lo mejor posible; estoy dando todo lo que puedo y la verdad es que están saliendo las cosas bien para nosotros y para mí también”.

La entrega fue máxima, y pasó factura: “Estas dos victorias por 3-2 tan sufridas fueron difíciles, pero bueno, reventados pero con ganas de volver a vernos con ellos en Ibiza y meternos en la final”. Allí, lo obligado es la vía rápida por muchos motivos, y uno es el desgaste físico: “Una de las cosas que se pueden achacar a la liga, que se hace para recortar y para que los equipos no gasten tanto dinero en los viajes pero al final estás desgastando a los jugadores, es eso de jugar dos partidos seguidos en dos días, y creo que es una locura; los dos tie-break se notaron muchísimo, físicamente lo dimos todo y creo que se notó al final del partido, pero se ganó, que es lo importante, y ahora a Ibiza a volver a darlo todo”.

El otro sentido de la mencionada vía rápida es el mental: “Viene un poco de cura de humildad, nos creemos que primero contra cuarto hay que ganar fácil y eso no va a ocurrir ni ha ocurrido; nos viene bien para las cabezas, que este equipo no es un cualquiera y que hay que darlo todo, así que nos ha venido bien para mentalizarnos mejor para el siguiente”. Dicho esto, misión rotunda: “Vamos a por el primer partido para no alargar más la serie, ya sabemos lo duro que es jugar dos seguidos, e intentaremos darlo todo en el tercero para volver tranquilamente a Almería, descansar allí el domingo, tomar un poco el sol, hidratarnos y regresar frescos para preparar la final”. No hay nada decidido, y ese sería su deseo.

Tampoco lo hay en la otra semifinal, si bien reconoce Ferrera que el domingo “esperaba un poco más de Teruel, más de potencia en el equipo, no demostraron que estaban al nivel de Palma, que tiene muchas posibilidades pero a ver qué pasa en Los Planos, un pabellón complicado y más como están los resultados este año”. El que no ha fallado es el Moisés Ruiz, invicto: “Es importante porque hemos quedado primeros y tenemos el factor cancha en semifinal y final; que los equipos vengan sabiendo que todavía no hemos perdido pese a que no es un pabellón como Sevilla, complicado per se, sino que somos nosotros los que lo hacemos difícil jugando muy bien, fuertes en casa”.

 

Colaboradores

hla_mediterraneo diario_de_almeria godeporte halcon_viajes Hotel_avenida ideal jgonzalez Imprenta_M3 ortopedia_oliva qvision r_pino ranyel Alcazaba_Resonancia